El Departamento de Isabel Celaá informa a los medios de comunicación que deben aportar datos que “dejan en muy buen lugar” a los profesores españoles


Isabel Celaá, durante el Consejo de Ministros
JAVI MARTÍNEZ

El Ministerio de Educación ha repartido un argumentario interno para informar a los medios de las principales conclusiones del estudio TALIS de la OCDE con datos que “dejan en muy buen lugar” a los profesores españoles. “Objetivo: inducir portadas y titulares positivos sobre la buena profesionalidad docente”, dice el encabezamiento del documento, al que ha tenido acceso EL MUNDO.

En pleno debate sobre la necesidad de mejorar la formación de los docentes españoles, el equipo de Isabel Celaá ha optado por resaltar las cosas buenas y poner menos énfasis en las malas. Parece no querer herir susceptibilidades en la profesión y buscar que los periodistas le hagan el juego.

El pasado miércoles, el secretario de Estado de Educación en funciones, Alejandro Tiana, presentó en la sede del Ministerio el informe TALIS, un macroestudio que se publica cada cinco años con una multitud de datos sobre la formación de los docentes. La sala estaba abarrotada de periodistas y a algunos les llamó la atención que se resaltaran cuestiones poco nucleares pero sí benevolentes. De hecho, la nota de prensa que se difundió después se titulaba: “El 94% de los docentes volvería a elegir la misma profesión”.

“Seis aspectos positivos”

“En la valoración que el Ministerio hace del informe TALIS 2018 queremos remarcar seis aspectos positivos que dejan en muy buen lugar la profesionalidad docente en España. Algunos de ellos bien podrían ser titulares de prensa contribuyendo de ese modo a dar una imagen más positiva y realista de los puntos fuertes que tiene la educación española”, señala el argumentario de seis páginas, en el que también se detallan otros seis puntos “más débiles”, aunque el texto se cuida de responsabilizar de ellos a la Lomce del PP o de precisar que, a pesar de los malos datos, la situación ha mejorado en la generación más joven. También puntualiza que algunos de estos puntos más desfavorables ya los apuntaron los propios docentes en el Foro del Profesorado que el Ministerio organizó el pasado noviembre. “Es necesario resaltar que no todo es o blanco o negro y que España se posiciona en una situación comparable a la del promedio de la OCDE”, sostiene el argumentario.

Los puntos positivos que destaca hablan del compromiso de los docentes con la igualdad de género, la equidad y la inclusión -“Es una excelente noticia sobre la calidad ética y profesional de nuestro profesorado que los medios de comunicación deberían resaltar”-, así como con la penetración de las TIC o la satisfacción con la profesión.

Miembros del equipo de Celaá reprodujeron posteriormente en las redes sociales las líneas de este argumentario e incluso el propio Tiana llegó a reprender en Twitter a una periodista por su cobertura poco complaciente del informe.

En la comunidad educativa ha sorprendido que la presentación y la cobertura mediática fueran “demasiado optimistas” y hay cierta incomprensión por la forma en que se han suavizado algunos aspectos de una estadística tan relevante como TALIS, pues su información resulta muy valiosa para establecer y mejorar las políticas educativas.

Precisamente este lunes, en un seminario de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) que clausuró el propio Tiana, se habló de “graves déficits” en la organización de la profesión y se recordaron algunas cuestiones en la que TALIS dice que hay que mejorar. Por ejemplo, el 74% de los profesores admite no haber recibido formación en el centro educativo en su primer empleo; apenas el 24% declara formar parte de una red de docentes y sólo el 19% dice participar en la formación basada en el aprendizaje y observación entre iguales (en la OCDE es el 44%).

Go to Source