El número de personas que padecen tracoma, una infección ocular ocasionada por la bacteria Chlamydia trachomatis y la principal causante de ceguera en el mundo, disminuyó un 91% entre los años 2002 y 2015, según informó este jueves la Organización Mundial de la Salud.

Los nuevos datos presentados en Maputo, la capital de Mozambique, durante la 22ª reunión de la Alianza de la OMS para la Eliminación del Tracoma indican que se ha conseguido reducir el alcance del padecimiento al pasar de los 1500 millones de afectados a inicios de siglo a solamente unos 142 millones este 2019.  

A este extraordinario logro se le ha de añadir que el número de personas que precisan de una intervención quirúrgica para remediar la triquiasis tracomatosa -la fase tardía y cegadora del tracoma- también disminuyó de los 7,6 millones de afectados en 2002 a los 2,5 millones en 2019, una reducción del 68%.

El director del Departamento de Control de Enfermedades Tropicales Desatendidas de la Organización, el doctor Mwelecele Ntuli Malecela, indicó que la eliminación del tracoma representa una contribución a la salud ocular y a la calidad de vida de las personas más pobres y desfavorecidas del mundo y, por lo tanto, nos acerca un paso más al logro de la protección sanitaria universal”.

Ntuli Malecela destacó que este avance fue posible gracias a las generosas donaciones de un antibiótico llamado azitromicina, a las constantes contribuciones de una red de agencias de financiación y socios, y a los esfuerzos de cientos de miles de trabajadores.

Sin embargo, la OMS advirtió que el tracoma continúa siendo un padecimiento endémico en 44 países y ha causado deficiencia visual o deteriorado la visión a casi 2 millones de personas alrededor el mundo.

Los próximos años decisivos

Desde el año 2011, ocho países consiguieron eliminar el tracoma como un problema de salud pública, de acuerdo al reconocimiento que otorga la Organización Mundial de la Salud. Un logro que consiguió replicarse al menos en un país de cada región donde opera la OMS y el tracoma es endémico. 

“Se trata de un gran avance, pero no podemos permitirnos el lujo de caer en la complacencia”, dijo el doctor Anthony Solomon, oficial médico a cargo del programa mundial de eliminación del tracoma de la OMS. “Deberíamos poder desterrar el tracoma a los libros de historia en los próximos años, pero sólo lo lograremos redoblando los esfuerzos actuales. Los últimos países serán probablemente los más difíciles”, dijo.

La importante disminución de la prevalencia del tracoma fue el resultado de una combinación de factores como una mayor voluntad política donde la infección es endémica, el incremento de las medidas de control y la obtención de datos de calidad.

Go to Source