Los agujeros negros continúan siendo un gran misterio para la comunidad científica y astronómica, pues, aunque se sabe de su existencia, en realidad es muy poco lo que se conoce de ellos.

Sin embargo, un reciente estudio publicado en la revista The Astrophysical Journal, revela que los agujeros negros podrían llegar a crear vida en los planetas que entren en ellos.

Así lo determinó un grupo de investigadores de la Universidad de Harvard (EE.UU.), liderados por el astrónomo Manasvi Lingam, quien indicó que la radiación emitida por los agujeros negros puede crear moléculas orgánicas y alimentar la fotosíntesis, posibilitando la vida.

Para llegar a esta conclusión, los científicos estudiaron los Núcleos Galácticos Activos (NGA), una zona en la que anteriormente se creía que, si un planeta era atraído, la vida dentro de este podría terminar de manera inmediata, debido a que la atmósfera de estos desaparecería gracias a la enorme radiación de los Agujeros Negros.

Sin embargo, mientras se encontraban estudiando esta zona, descubrieron que, al parecer, después de destruir la atmósfera de un planeta, esta se rompería en moléculas, las cuales son necesarias para la creación de compuestos virales a la hora de construir proteínas, lípidos y al mismísimo ADN.

Eso quiere decir que, si un planeta sin vida es atraído a un Núcleo Galáctico Activo, entonces este podría desarrollar vida gracias a las partículas creadas a partir de la destrucción de su atmósfera.

De esta manera, Sagitario A, el agujero negro en el centro de nuestra Vía Láctea, es capaz de crear compuestos orgánicos en los cuerpos celestes a 140 años luz y alimentar la fotosíntesis a 1,109 años luz. Por su parte, la distancia mínima necesaria para que en un planeta pudiera aparecer vida es de unos 100 años luz.

Aparte de eso, es probable que la vida activada por los agujeros negros en los planetas que se mueven cerca del centro de nuestra galaxia haya podido ya desarrollarse hasta la forma bacterial.

“Si se supone que las tasas de evolución molecular y especiación son similares en otros mundos, las fases activas de algunos agujeros negros pueden durar el tiempo suficiente para permitir el desarrollo de al menos la fotosíntesis anoxigénica”, concluye el estudio.

Go to Source