Un reciente estudio del suelo marino en la costa noreste de EE.UU., derivó en el hallazgo de una enorme reserva de agua dulce, atrapada entre sedimentos debajo del agua salada del océano Atlántico.

Científicos de la Universidad de Columbia y la Institución Oceanográfica Woods Hole, encargados de este descubrimiento, revelaron que este acuífero abarca la costa desde Nueva Jersey hasta Massachusetts, y se encuentra a unos 600 pies por debajo del fondo del océano.

Es decir que esta reserva contiene alrededor de 1,700 millas cúbicas y sería suficiente para llenar 1,000 millones de piscinas olímpicas, lo que la convierte en la formación de este tipo más grande que se haya encontrado en el mundo.

Según revela CNN, se trata de agua dulce que debería pasar por un proceso de desalinización para ser consumida, ya que es sutilmente salada por haberse mezclado con el océano.

Sin embargo, este hallazgo sugiere que podría haber otros acuíferos de agua dulce similares en todo el mundo, un recurso natural potencialmente enorme para nuestro planeta.

“Sabíamos que había agua dulce allí, pero no sabíamos ni su extensión ni su geometría”, señaló Chloe Gustafson, autora principal del estudio. “Podría llegar a ser un recurso importante en otras partes del mundo”, añadió.

Este trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, revela que el agua de este acuífero es hielo derretido después de la última era glacial. Esto quiere decir que el hielo quedó atrapado en un sedimento rocoso y se ha ido alimentando por una fuente de agua subterránea que llega desde la costa.

Desde la década de 1970, las empresas en la región que perforaban petróleo en el fondo del mar a veces golpeaban bolsas de agua dulce, pero no estaba claro cuánta agua había allí.

Ahora, gracias a medidas innovadoras de ondas electromagnéticas para mapear el agua, fue como detectaron esta enorme reserva que había sido invisible a otras tecnologías.

Al respecto, Kerry Key, coautor del estudio, indicó que, si pueden demostrar que hay grandes acuíferos en otras regiones, “eso podría representar un gran recurso en lugares como el sur de California, Australia, el Medio Oriente o el África sahariana”.

Según los expertos, este tipo de acuífero puede ser abundante en el planeta, aunque todavía faltan más estudios para determinar sus verdaderos volúmenes y cómo se distribuyen por los océanos del mundo.

Go to Source