Cinco países de Asia (China, Indonesia, Filipinas, Vietnam y Tailandia) son responsables de más de la mitad de los 8 millones de toneladas de plástico vertidos cada año a los océanos, según un informe de 2017 de la ONG Ocean Conservancy.

La Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean) -que agrupa a Indonesia, Malasia, Singapur, Tailandia, Filipinas, Brunéi, Vietnam, Laos, Birmania y Camboya- es el quinto bloque económico mundial, por detrás de la Unión Europea, Estados Unidos, China y Japón. Representa el 9% de la población mundial, esto es, casi 650 millones de habitantes.

Durante la cumbre de la Asean, esos países adoptaron el 22 de junio de 2019 una “Declaración de Bangkok sobre la lucha contra la contaminación marítima en la Asean”.

En el texto, los 10 países de la organización se comprometen a “reducir de forma significativa los desperdicios marinos” producidos en sus territorios. No obstante, como suele ocurrir con los documentos de la Asean, no se especifica ninguna medida concreta para lograrlo.

América Latina lucha también contra el plástico

En América Latina y el Caribe, la batalla contra el plástico también se libra día a día.

Según la ONU, un tercio de todos los desechos generados en las ciudades latinoamericanas van a parar a vertederos abiertos o a la naturaleza, contaminándola. Se eliminan 145,000 toneladas de residuos cada día de forma incorrecta, y apenas un 10 por ciento de ellos se puede volver a utilizar gracias al reciclaje.

Chile, Perú y Costa Rica han tomado medidas legales contra el problema, y Jamaica y Panamá están creando alianzas regionales para contrarrestarlo.

Un asunto que no solo se resolverá aprobando leyes que obliguen a detener la producción de plástico y a reemplazar ese material por otros que no afecten al medioambiente, sino también modificando conductas y concientizando a la sociedad desde la educación más temprana.

Go to Source