A lo largo de su historia, la NASA ha estudiado diversos asteroides ya sea por su composición, o porque representan algún riesgo para la Tierra.

Sin embargo, hay uno en el que la agencia espacial estadounidense ha puesto especial importancia, y se trata del asteroide conocido como Psyche 16, una enorme roca espacial cuya particularidad es estar hecha de grandes cantidades de oro, hierro y níquel.

Tal es la cantidad de metales con las que cuenta, que incluso la web informativa Oil Price calcula que el valor de la roca en más de 700 quintillones de dólares.

Es decir que, si por alguna razón llegara a nuestro planeta, automáticamente convertiría a todo el mundo en millonario, aunque por su enorme tamaño (140 millas de diámetro) representaría un grave riesgo para nuestro planeta.

Y es que, en caso de una hipotética colisión con la Tierracausaría una catástrofe global cuyo resultado sería la extinción de gran parte de las especies animales y vegetales.

Por fortuna, la NASA no estima que nuestro planeta se encuentre en la trayectoria de Psyche 16, aunque creen que podría albergar secretos sobre cómo se formó La Tierra, en particular, su núcleo sólido.

Cabe señalar que el centro de la Tierra nunca ha sido explorado y con la tecnología actual es imposible, por lo que este asteroide representa una gran oportunidad de investigación, ya que podría tratarse del núcleo sólido de un planeta que no llegó a formarse.

Es por ello que la NASA emprenderá una misión para su estudio en el 2022, mandando una nave que llegaría en el 2026, cuando se estacione entre las órbitas de Marte y Júpiter.

De esta manera, los científicos podrían estudiar la composición del objeto, su campo magnético y su topografía, entre otros objetivos, con la esperanza de entender mejor el planeta que habitamos.

Go to Source