El ministro francés de Interior considera falso decir que la UE no se ha mostrado solidaria con Italia ante la crisis del Mediterráneo


Migrantes que estaban a bordo del Sea Watch desembarcan, en Lampedusa.
EFE

El Gobierno francés se ha mostrado dispuesto a acoger a 10 de los 40 migrantes rescatados en aguas del Mediterráneo por el barco humanitario ‘Sea Watch 3’, según anunció el sábado el ministro de Interior francés, Christophe Castaner. París quiere “identificar a 10 personas que necesiten protección” para que sean transferidos “de inmediato” a territorio francés.

“Francia asume sus responsabilidades en el Mediterráneo central desde el inicio de la crisis migratoria”, dijo Castaner en un comunicado de prensa. El ministro galo consideró que es “falso decir que la Unión Europea (UE) no se ha mostrado solidaria con Italia en este contexto”, como sostiene Matteo Salvini, su homólogo italiano.

El responsable de Interior francés precisó que 13.000 migrantes necesitados de protección que llegaron a Italia entre 2016 y 2017 han sido acogidos en otros países europeos, incluida Francia, “en un período en el que Italia había elegido una cooperación estrecha con sus socios europeas”.

El Gobierno francés recordó que la UE ha pagado 951 millones de euros a Italia para apoyarles en materia de seguridad y la gestión de fronteras, así como asilo, inmigración e integración. Ha enviado agentes a Italia de la Agencia Europea de Fronteras (FRONTEX), la Oficina Europea de Apoyo al Asilo (EASO) y de la Oficina Europea de Policía) EUROPOL para apoyar a las autoridades italianas. Y ha buscado soluciones para reducir la llegada de salidas desde Libia de migrantes trabajando con los países de origen y de tránsito, así como con la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

El ministro francés de Interior lamentó que ahora que la crisis migratoria está disminuyendo “sustancialmente” con la puesta en marcha de estas medidas, “el actual Gobierno italiano ha tomado soluciones no concertadas con sus socios europeos, al mismo tiempo que denuncia una falta de solidaridad de Europa y de sus Estados Miembros”.

París denunció que Roma ha anunciado un cierre de los puertos “en violación del derecho internacional del mar, pese a que los desembarcos de personas rescatadas en el mar continúa produciéndose en Italia, tanto por barcos de ONG como de barcos de los guardacostas italianos. “Italia continúa necesitando esa solidaridad europea que sin embargo denuncia”, señaló Castaner.

El responsable de la cartera de Interior precisó que Francia ha acogido en los últimos meses en su territorio “a cerca de 400 personas necesitadas de protección que habían desembarcado en Italia y Malta, en concertación con otros estados miembros y bajo coordinación europea”.

Castaner dijo que Francia seguirá siendo solidaria con el pueblo italiano a la hora de acoger personas necesitadas de protección. Y, una vez más, hizo una llamamiento a sus homólogos europeos para que establezcan “un mecanismo perenne de solidaridad, a fin de garantizar el desembarco rápido y en toda seguridad, en el puerto más próximo, de las personas rescatadas en el mar, en el marco de un dispositivo europeo previsible, fiable y respetuoso del derecho internacional”.

El ministro de Interior galo recordó que al mismo tiempo hay que seguir luchando de forma concertada contra la inmigración irregular. El presidente francés Emmanuel Macron ha propuesto a sus socios europeos “refundar” Schengen – el espacio europeo de libre circulación de personas- para que las fronteras de la UE estén mejor protegidas y armonizar el derecho de asilo.

Go to Source