Después de más de catorce horas de discusiones, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, acaba de suspender la reunión de los jefes de Estado o de Gobierno europeos, ante la imposibilidad de que estos lleguen a un acuerdo sobre el reparto de los puestos de responsabilidad en las instituciones europeas para la próxima legislatura. Poco antes, el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, había hecho saber que se sentía «más optimista», al ver que su apuesta por el socialdemócrata holandés Frans Timmermans para presidir la Comisión «se abre camino poco a poco», a pesar de las reticencias de una buena parte de los dirigentes del Partido Popular Europeo y los de otros países del Este que no están de acuerdo con la candidatura del holandés.

Una parte de los líderes eurpoeos acabanan de llegar hace dos días de Japón y han pasado la noche sin dormir, ocupados en infructuosos contactos bilaterales en todas direcciones. Los líderes europeos se reunirán mañana a las 11 de la mañana, justo después de que se haya constituido el Parlamento Europeo en Estrasburgo. Los diputados también habían decidido aplazar hasta el miércoles la elección de su presidente, que es uno de los puestos incluidos en el «paquete» que se está negociando en Bruselas.

Go to Source