La sentencia indica que no puede desarrollar su profesión “con unas exigencias mínimas de continuidad, dedicación, rendimiento y eficacia”.

El Juzgado Social número 14 de Barcelona ha estimado el recurso presentado por un trabajador de pedidos de almacén de una empresa logística contra la decisión del Instituto Nacional de la Seguridad Social de no concederle una incapacidad permanente derivada de una enfermedad común. Sin embargo, la sentencia establece que el trabajador, representado por el gabinete Tribunal Médico, debe ser declarado en situación de incapacidad permanente absoluta, ya que sus lesiones le impiden desarrollar ninguna tarea.

La sentencia establece que el demandante sufre una fibromialgia severa con fuertes dolores en las cervicales y un trastorno depresivo grave y cronificado. La juez detalla que el recurrente ha permanecido “en situaciones de incapacidad temporal de larga duración, con escasa respuesta a múltiples tratamientos analgésicos y psicofarmacológicos” por lo que no puede desarrollar las tareas propias de su profesión “con unas exigencias mínimas de continuidad, dedicación, rendimiento y eficacia”. Por eso le concede la incapacidad permanente absoluta.

Tras conocerse esta sentencia, el responsable del centro jurídico Tribunal Médico Alejandro Rusiñol aseguró que “los tribunales están siendo tendentes a proteger al ciudadano que sufre patologías del espectro del Síndrome de sensibilización central, como la fibromialgia, el síndrome de fatiga Crónica, la sensibilidad química múltiple o electro-sensibilidad porque no son patologías menores. No podemos permitir que las personas que las sufren, vivan un calvario invisible a los ojos de la Seguridad Social”.

Go to Source