Los líderes de la UE se reúnen hoy sin perspectivas de llegar a un acuerdo

Los miembros del Consejo Europeo se reúnen esta tarde en Bruselas por segunda vez en menos de 10 días para tratar de encontrar un consenso sobre los nombramientos a la cabeza de las principales instituciones en una discusión que, salvo sorpresa, está previsto que dure toda la noche, hasta el punto que se ha previsto en la agenda la posibilidad de un desayuno de trabajo el lunes. El calendario apremia a los dirigentes europeos, puesto que deberían haber desbloqueado la situación antes de que el martes día 2 se constituya el Parlamento Europeo, cuya primerísima decisión ha de ser elegir a su presidente. Dado que se ha optado por hacer un paquete con los principales cargos (la Presidencia de la Comisión, del Consejo y del Parlamento, así como el responsable de la política exterior y el de presidente del Banco Central Europeo) para facilitar un equilibrio entre familias políticas y procedencias geográficas, todos los grupos políticos quieren saber qué pasa con los otros cargos antes de decidir a quién apoyan como presidente del Parlamento.Los representantes de los países más importantes como Alemania, Francia, Italia o España y los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, ya se han reunido aprovechando la Cumbre del G-20 celebrada en Osaka (Japón), pero hasta ayer mismo no había señales de que hubieran aproximado posiciones.

La decisión del presidente francés Emmanuel Macron y del jefe del Gobierno español Pedro Sánchez de asociar a los grupos liberal y socialista para vetar como presidente de la Comisión al candidato del grupo más votado en las elecciones europeas de mayo, el popular alemán Manfred Weber, ha desencadenado un bloqueo que puede hacer que el proceso tenga que aplazarse hasta el otoño.

En estas circunstancias, lo más probable es que el acuerdo final contenga una solución inesperada, porque en todos los escenarios conocidos es prácticamente imposible que se imponga uno de los escenarios conocidos. La actitud de Macron y Sánchez ha sido percibida en Berlín como una actitud antialemana y anti PPE y está fuera de toda duda que los alemanes o los populares (respectivamente el país más importante y el grupo político mas numeroso en el Parlamento) no aceptarán, sin más, que la presidencia de la Comisión se otorgue a un francés o a un socialista.

Go to Source

EE.UU. se reúne con los talibanes en Qatar para sellar la paz el 1 de septiembre

El Gobierno de Estados Unidos inició ayer en Qatar una ronda directa de negociaciones con los representantes de la guerrilla Talibán en un intento de poner fin a la que es la guerra más larga en la que se han visto implicadas las fuerzas armadas norteamericanas. El departamento de Estado dijo esta semana que espera poder llegar a un acuerdo con los islamistas a los que derrocó en 2001 antes del próximo 1 de septiembre.

Que el gobierno norteamericano se siente cara a cara con la guerrilla Talibán sin presencia del gobierno legítimo de Afganistán demuestra qué irresuelto sigue un conflicto que se ha cobrado las vidas de 147.000 afganos y casi 7.000 soldados de EE.UU., según un recuento de la universidad de Brown. Los islamistas se han negado a declarar un alto el fuego y de hecho llegaron a la mesa de negociación horas después de matar a 26 milicianos afines all gobierno afgano.

La delegación norteamericana la encabeza el enviado especial de la Casa Blanca para Afganistán, Zalmay Jalizad, quien ha maniobrado para lograr el objetivo final de una negociación entre el gobierno en Kabul y la guerrilla Talibán tras 18 años de guerra. Este conflicto fue iniciado por George W. Bush tras los ataques terroristas contra Nueva York y Washington en 2001. Su sucesor, Barack Obama, anunció el final de las operaciones bélicas en 2014, y dejó unos 10.000 soldados para operaciones de seguridad. En su punto máximo llegó a haber en el país centroasiático 100.000 uniformados de EE.UU.

Justo en el día en que EE.UU. y los islamistas se reunieron en Doha, la capital catarí, el presidente legítimo afgano, Ashraf Ghani, nombró a su jefe de gabinete, Abdul Salam Rahimi, como nuevo enviado especial para la reconciliación nacional, una señal de que su ejecutivo, salido de las urnas, se dispone a entrar en negociaciones para alcanzar un acuerdo.

Régimen fundamentalista
La guerrilla Talibán no sólo es responsable de una insurgencia que ha matado a unos 30.000 civiles, sino que ha sido acusada por Aministía Internacional de graves crímenes contra la humanidad, como detención ilegal, tortura y ejecuciones sumarias. Antes de ser derrocados por EE.UU., los ‹talibanes› impusieron en Afganistán un retrógrado régimen fundamentalista que oprimía a la mujer y perseguía a quienes no fueran musulmanes, además de destruir valiosas obras del patrimonio artístico mundial como los célebres ‹budas de Bamiyan›.

Entre sus tácticas más recientes está la de infiltrarse en las fuerzas armadas afganas para matar a soldados norteamericanos y de la OTAN durante operaciones conjuntas. El martes mataron en un tiroteo a dos soldados norteamericanos.

El jefe de la diplomacia de EE.UU., Mike Pompeo, visitó por sorpresa el martes Kabul, la capital afgana, para reunirse con miembros del gobierno nacional, a los que les anunció que cree que se está avanzando hacia un acuerdo de paz definitivo. Sin embargo, debido a la amenaza que los islamistas suponen, Pompeo tuvo que llegar en secreto por temor a atentados, ya que los ‹talibanes› controlan más territorio que nunca después de ser expulsados del poder en 2001.

El secretario de Estado dijo en un discurso facilitado después a los medios que «ambas partes están listas para consensuar un borrador en el que los ‹talibán› se comprometen a que Afganistán no vuelva a ser nunca refugio de terroristas».

Go to Source

El inesperado desafío al sultán Erdogan

Todos en Turquía están esperando a que el hasta ahora todopoderoso e imbatible Recep Tayyip Erdogan reaccione y de un golpe en la mesa tras la humillante derrota electoral que ha sufrido en Estambul. Hasta ahora, el denominado Sultán Erdogan no ha consentido que nadie pudiera poner en duda su poder y cuando los acontecimientos se han escapado de seguir el canal de sus intereses se ha ocupado de reconducirlos con todo tipo de medidas, incluido un peculiar intento de golpe de Estado fallido en 2016 que provocó la detención de miles de personas de todos los estamentos de la sociedad turca. Creó un supuesto enemigo exterior, antaño su aliado inseparable, Fetulá Gülen que según aseguraba Erdogan conspiraba en el interior del país y era el responsable de todos los males. Es preciso recordar este oscuro episodio de la reciente historia turca para advertir de lo que es capaz Erdogan por mantenerse en el poder. El pasado 20 de junio, un tribunal turco en Sincam, provincia de Ankara, sentenció a cadena perpetua a 151 personas en uno de los juicios más masivos celebrados con motivo del fallido golpe de Estado de 2016. Entre los condenados, un exjefe de la Fuerza Aérea y el edecán de Erdogan en el momento del golpe que pasará a la historia por la supuesta ineptitud de más de 130 generales y almirantes que fracasaron en la intentona golpista. Lo nunca visto.

Imagoglu, figura emergente
Ahora, el presidente turco se enfrenta al desafío de Ekrem Imamoglu, figura política emergente del Partido Republicano del Pueblo, que ha vencido la maquinaria política-electoral del islamista Partido de la Justicia y el Desarrollo que llevaba 25 años gobernando Estambul. El propio Erdogan lanzó su carrera desde la alcaldía de esta ciudad de 1994 a 1998 y ahora alcanza más sentido y fuerza su famosa afirmación de que «Quien gana Estambul gana Turquía», repetida con frecuencia por alguien que no dudó en presionar al poder judicial y a la Junta Electoral para que se repitieran los comicios locales en el baluarte económico y político del país. Por eso, el resultado es aún más trascendente porque si en marzo, en la primera ocasión, Imamoglu ganó por una diferencia de 13.000 votos, un 0,16%, al candidato de Erdogan, el exprimer ministro Binali Yildirim, en la segunda votación la diferencia es de más de 700.000, un 9,22%. El voto kurdo ha sido muy relevante. El Partido Republicano del Pueblo de Imamoglu es laico y está liderado por Kemal Kiliçdaroglu, pero nadie duda de que, en la próxima contienda electoral para la presidencia de la República en 2023, la persona que va a enfrentarse a Erdogan es Ekrem Imamoglu, quien ha sido capaz de derrotarlo en su feudo de Estambul. Y aquí está otro gran punto de atención: no ha perdido el candidato del AKP, ha perdido el propio Erdogan porque su implicación en la campaña ha sido total y no ha dudado en utilizar toda su influencia para que se repitieran las elecciones. Una de las razones que esgrimen los analistas turcos, además del peso político, económico y social de gobernar Estambul, para que Erdogan se haya implicado tanto es evitar que puedan salir a la luz el avispero de intereses, abuso de poder y corrupciones que se han registrado en los últimos 25 años de control islamista del AKP, como escribe Semih Idiz, analista de Sigma Turquía, un think tank de Ankara.

A la hora de evaluar las consecuencias del resultado electoral en la principal ciudad turca donde votan 10,5 millones de votantes, el 15% de los 57 millones de electores de un país con unos 80 millones de habitantes; y que genera el 31% del PIB del país, hay que tener muy en cuenta la influencia de la crisis económica en el ánimo de los habituales votantes de Erdogan que, en gran parte, se han quedado en casa engordando los datos de abstención.

El pasado 7 de mayo, la lira turca se desplomó a su nivel más bajo de los últimos siete meses al conocerse la decisión de la Junta Electoral de repetir los comicios en Estambul, en una decisión que causó además bastante agitación política. Los datos económicos son reveladores de una situación complicada con un índice de paro del 14,7% en el período de diciembre a febrero, el más alto de casi una década, mientras la economía sufría una contracción superior al 3% en el cuarto trimestre de 2018, su peor dato en los últimos diez años. La lira, la moneda turca, cayó casi el 30% en lo que los expertos consideran un camino ineludible hacia una mayor recesión.

Erdogan, sin estrella
En Turquía, algunos analistas se atreven a preguntarse ¿por qué permitió Erdogan su derrota en Estambul? Como escribe Daniel Pipes, presidente del Middle East Forum, gobierna como un cuasi dictador absoluto desde hace seis años y debía haber exigido la victoria. Controla el Ejército, la Policía, el Parlamento, el Poder Judicial, los bancos, los medios de comunicación y el sistema educativo; construye palacios y aeropuertos donde quiere. Y más con su enorme poder de nuevo Sultán pero consintió unas elecciones libres en Estambul y no manipuló los resultados. Pipes habla del enigma Erdogan, con sus decisiones ilógicas y contraproducentes, con su política exterior errática en busca de influencia y protagonismo en la región de la mano de Rusia y al lado de Irán y Siria, vetado por Estados Unidos y la OTAN, mala relación con la UE pero, internamente, duda de que se trate de una nueva era en Turquía con un cambio seguro en 2023.

Vaticina que las elecciones en Estambul se verán como una anomalía en su camino por el poder absoluto y que su impulso tiránico volverá a resurgir. En Turquía, sin embargo, buena parte de los que han sufrido las iras de Erdogan consideran que esta demostración del pueblo de Estambul y de otras cinco grandes ciudades del país, incluida la capital Ankara, demuestran el declive del islamista Erdogan y de su partido, tocados pero no destruidos.

Go to Source

Redes sociales: cuando sí entran armas pero se vetan pezones

Usamos sus servicios, pero no son nuestros. Tenemos presencia a pesar de no ser sus dueños. Hablamos, compartimos conocimientos. Hablamos. Creemos que nos pertenecen porque en el perfil aparece nuestro nombre. La realidad es bien distinta: son empresas privadas, en su mayoría bajo una bandera repleta de barras y estrellas. Y sí, tienen sus reglas. Son sus reglas y no se pueden cambiar.

Por eso, en ocasiones, puede llegar a extrañar su comportamiento a la hora de tratar ciertos contenidos. Siempre se menta la aparentemente hipocresía de plataformas como Facebook o Instagram al imponer un dudoso criterio de selección de publicaciones: armas sí se pueden subir pero si se muestra un rescoldo de pezón femenino te arriesgas a ser silenciado. Estas decisiones tienen cabreada a la comunidad de influencer, que se han quejado a lo largo de los años que sus fotos creativas no tienen espacio en estas plataformas.

El debate no es nuevo. Pero, a veces resuena la tormenta. Melo Moreno, «influencer» anteriormente conocida como Yellow Mellow, ha querido liderar un nuevo empuje para criticar la censura en redes sociales.
Todo comenzó cuando publicó en su perfil de Instagram una imagen
en donde aparecía ella en topless junto a tres as de sus amigas. Era una imagen creativa de un viaje a Tenerife, pero sucedía algo: a las jóvenes se les apreciaban los pechos.

Lo que podría ser un simple recuerdo se convirtió en un bumerán contra la censura en internet. La «influencer» lo denunció, posteriormente, en su cuenta de YouTube. «Es una foto bonita del buen rollo de ese momento. ¿Por qué al pecho masculino sí se le permite subir fotos libremente y se censura en cuanto aparece uno femenino? Por eso quise ver qué pasaba. Puse un mensaje de llamada a la acción», puntualizó. La respuesta no pudo ser más evidente: miles de tuiteros y usuarios de redes sociales publicaron la controvertida imagen a mansalva. A partir de entonces, ha conseguido volver a subirla y generar más de trescientos mil «me gusta». Su objetivo, reinvidicar el pecho femenino.

Esta historia, que no deja de ser una anécdota, sucede en más ocasiones de lo que nos pensamos. Son las políticas de uso del servicio, y que han criticado numerosos usuarios, la mayoría, es cierto, residentes en España. Pero hay que entender, sin embargo, la idiosincrasia estadounidense para apreciar los motivos. «Tú estás utilizando una red social que tiene unas reglas, que incluye un apartado relativo a los contenidos que pueden afectar a usuarios.
No es censura, las empresas ponen las reglas del juego», valora a este diario Samuel Parra, jurista experto en derecho digital. Desde la plataforma fotográfica, propiedad de Facebook, se agarran a sus términos de uso: «Ciertos públicos pueden sentirse molestos ante diferentes tipos de contenido (…) eliminamos determinadas fotos de pezones femeninos, pero se admiten las fotos de cicatrices por mastectomías y mujeres».

Estas redes sociales cuentan con un manual interno, que no se suele hacer público, pero sirven para ofrecer los detalles que los moderadores van a concretizar. Ahí se especifica lo que está permitido y lo que no. En el de Facebook, en su día, no se permitía publicar, por ejemplo, fotografías de pezones femeninos, tampoco donde se derraman fluidos. «Me parece bien que se hagan manifestaciones que se reivindiquen actividades occidentales, pero son las reglas del juego que establecen las plataformas; si no nos gustan podemos irnos a otras», subraya. «Ellos (referente a Estados Unidos) tienen otra cultura. Sí se permiten armas, que se publiquen accidentes de tráfico violentos, y tenemos que entender que esto funciona así», añade.

En los últimos años, la mayoría de este tipo de servicios digitales han introducido mecanismos de revisión automática. Controles automatizados que intentan operar casi en tiempo real. Software basado en Inteligencia Artificial que, sin embargo, cometen errores garrafales, como confundir a personas negras con monos o animales con culos. «En la revisión en la que confiaría, con la tecnología que hay hoy, es en la humana. El aprendizaje automático está muy verde. Si es una máquina es muy fácil engañarla. Hay ensayos en donde se ve un koala pero una máquina ve puntos», sostiene.

Go to Source

«El cambio democrático en Cuba y Venezuela están estrechamente ligados»

Marco Rubio tiene un mensaje para Venezuela: mientras él esté en el Senado y siga asesorando, como hace, al presidente Donald Trump, el relevo de Nicolás Maduro al frente del país seguirá siendo una prioridad en la política exterior de Estados Unidos. «La situación de Venezuela ha desatado una crisis sin precedentes en nuestro hemisferio», asegura el senador por Florida, que tiene asiento en las decisivas comisiones de Exteriores e Inteligencia. «El presidente Trump sigue teniendo entre sus prioridades abordar la crisis creada por la “narcotiranía” de Maduro en Venezuela», añade, en español, a las preguntas de ABC.

Dado que la Administración norteamericana tiene abiertos más frentes de los que puede abordar a la vez -desde la guerra comercial con China al programa nuclear de Irán- Rubio, republicano y de ascendencia cubana, se ha convertido en el principal defensor del cambio en Venezuela en Washington, asesorando al presidente sobre una crisis que ya ha provocado cuatro millones de refugiados en Sudamérica. Unos 72.000 de ellos han pedido asilo en EE.UU. en los pasados cuatro años, según Naciones Unidas, y ahora el senador trabaja para que el gobierno les ofrezca protección migratoria especial y desista de deportarlos.

Rubio ha apoyado de forma decisiva al opositor Juan Guaidó desde que este se proclamara presidente encargado de Venezuela el 23 de enero. El apoyo del senador se mantiene aun a pesar de las acusaciones de corrupción contra dos colaboradores del presidente interino en Colombia, investigados por malversación de fondos recaudados para ayuda humanitaria. Rubio cree que Guaidó ha operado de forma transparente: «A diferencia de Maduro y su cúpula delictiva, que lo único que han hecho es destruir el país con su corrupción y mentiras, el presidente interino Guaidó de inmediato pidió a la fiscalía de Colombia que investigara la situación». «Existe una clara diferencia entre la “narcodictadura” de Maduro y el nuevo gobierno interino», añade el senador.

Desde que Guaidó juró el cargo, el núcleo duro de la política estadounidense hacia Venezuela lo han conformado el propio Rubio, el secretario de Estado [ministro de Exteriores] Mike Pompeo y el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton. Los tres se han involucrado plenamente en el intento de forzar el relevo de Maduro, advirtiendo incluso en varias ocasiones de la posibilidad de una intervención armada en colaboración con otros socios de EE.UU. en el continente americano. De acuerdo con la legislación norteamericana, es el Capitolio y no el presidente quien debe autorizar las intervenciones armadas en el extranjero.

Rubio niega además las informaciones publicadas recientemente en EE.UU., con fuentes anónimas, de que Venezuela ya no es una prioridad para Trump o de que existe una división en la Casa Blanca sobre la necesidad de que Maduro salga cuanto antes del poder. «El presidente Trump está rodeado de un gran equipo de asesores, y todos ellos entienden la gravedad de la crisis a la que se enfrenta Venezuela. Esos rumores sin fundamento lo único que hacen es crear una narrativa equivocada de un tema que goza del apoyo bipartidista en EE.UU», asegura Rubio, recordando que él ha colaborado con senadores demócratas como Robert Menéndez en leyes para ampliar la protección migratoria a los venezolanos.

También rechaza el senador la noción de que Guaidó goce ahora de menos apoyo en Washington, afectado por la división de la oposición. «Esa noción de que el presidente interino Guaidó ha perdido la iniciativa es inexacta», dice Rubio. «El pueblo venezolano se enfrenta a diario a una crisis sociopolítica que francamente es difícil de ignorar. El presidente Guaidó asumió el papel de presidente interino de acuerdo con la constitución venezolana, y cuenta ya con el reconocimiento de más de 50 países. Nadie debe dudar de que EE.UU. continuará apoyando las aspiraciones democráticas del pueblo venezolano», añade.

Son de hecho 54 los países que han reconocido a Guaidó, entre ellos la mayoría de la Unión Europea, incluida España. Sin embargo, según el senador Rubio, estos aliados de EE.UU. deben hacer más en un momento que sigue siendo crítico para Venezuela. «Europa, como el resto de la comunidad internacional, tiene que seguir apoyando al gobierno interino de Juan Guaidó si quiere la restauración de la democracia y que haya elecciones libres en Venezuela. Aunque los países miembros de la Unión Europea reconocen al presidente Guaidó, sus palabras deben ir acompañadas de acciones», asegura. «Es muy importante que ahora nuestros aliados europeos consideren la posibilidad de aplicar sanciones contundentes y de retirar visados a los aliados de la “narcodictadura” venezolana».

El futuro de la región
Rubio se opuso a las políticas aperturistas de Barack Obama hacia el régimen de Cuba e instó a Trump a que las revertiera, algo que este ha hecho. Una de las razones de Rubio para endurecer la presión sobre el régimen cubano es que este es el responsable de que Maduro siga en el poder, enviándole apoyo militar y de inteligencia. «No es ningún secreto que el régimen cubano se ha convertido en todo un exportador de su ideología socialista a toda Latinoamérica», dice a ABC el senador. «El cambio democrático en Cuba y Venezuela están estrechamente ligados. Cuba no ha tenido elecciones libres en más de 50 años, y no podemos permitir que un sistema corrupto y antidemocrático se extienda y se perpetúe en Venezuela. Esa influencia es un cáncer que debe ser atacado desde la raíz», añade.

El senador insiste en que el cambio en Venezuela es y debe ser parte crucial en la política de EE.UU. hacia el resto del continente. «Estamos en un punto crucial en la historia de América Latina», dice, «un punto en el que el futuro democrático de la región está en juego».

Go to Source

Hay que lograr la armonía entre la humanidad y la naturaleza, dice Guterres en el G20

El mundo necesita crear condiciones para la “armonía entre la humanidad y la naturaleza”, dijo el Secretario General de la ONU este sábado en Osaka, Japón, durante una reunión con los cancilleres de China y Francia, al margen de la cumbre del G20.

Tenemos que rescatar al planeta“, aseguró Antonio Guterres, quien expresó su gratitud a ambos países no solo por su acción en la lucha contra el cambio climático sino también por su enfoque multilateral para abordarlo, algo que había sido “absolutamente esencial” para el éxito de la conferencia de la ONU sobre el clima de 2018 (COP24) en Katowice, Polonia, el pasado diciembre.

Sin embargo, señaló que la reunión recientemente concluida en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Bonn no fue un éxito, y dijo que las realidades sobre el terreno hoy en día son “aún más difíciles” debido a la falla política en algunas áreas del mundo.

Necesitamos un impulso en la voluntad política. Cuento mucho con la determinación tanto de China como de Francia, tanto con el Acuerdo de París, tanto con la lucha contra el cambio climático como con el multilateralismo, para permitir que nuestra capacidad supere las dificultades actuales”, dijo.

Mirando hacia el futuro

El Secretario General se refirió a la próxima Cumbre sobre la Acción Climática, que celebrará en Nueva York en septiembre. “Será para aumentar la ambición, para asegurarnos de que podamos comprometernos claramente a implementar la decisión que se tomó en París d invertir 100.000 millones por año, para impulsar la capacidad de mitigación y adaptación del mundo en desarrollo.

Al mismo tiempo, espera que los recursos se puedan utilizar para reformar y reponer el Fondo Verde para el Clima, un mecanismo que describió como esencial para la financiación de la acción contra el cambio climático.

Guterres informó a la reunión que la ONU está trabajando muy de cerca con la Convención Marco y el Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, cuyo reciente informe emitió una “alerta roja” pero también se consideró como” un fuerte estímulo para la acción “. 

“Creemos que es necesario limitar el aumento de la temperatura a finales del siglo a 1,5 grados”, lo que “requiere la neutralidad de carbono a mediados del siglo y un mayor esfuerzo con las contribuciones determinadas a nivel nacional que se revisarán en 2020”, dijo el titular de la ONU.

Reconociendo las dificultades y los problemas que tiene cada país, también expresó su gratitud a Francia y China por su determinación para aumentar, ambicionar y asegurarse de que la voluntad política de la comunidad internacional, de manera multilateral, sea la misma. 

“Cuento mucho con la determinación de sus dos países para asegurarse de que la Cumbre sea un éxito, que la revisión de las contribuciones determinadas a nivel nacional sea un éxito, y que otros que son más reacios, que son más problemáticos, al final se sienta que están involucrados ”, concluyó el Secretario General.

Go to Source

Tregua comercial

La cumbre del G-20 celebrada en Osaka (Japón) no ha resuelto los problemas más candentes de la globalización, la oleada de proteccionismo y el fracaso de la unanimidad en la lucha contra el cambio climático, pero al menos no se ha agravado la coyuntura y vuelve a haber algunos signos estimulantes. De hecho, el primer ministro nipón, Shinzo Abe, en la rueda de prensa al término de la reunión, manifestó que el Grupo de los Veinte «fue capaz de reafirmar los fundamentos del libre comercio», y destacó el respaldo del G-20 a «lograr mercados abiertos, libres y no discriminatorios» y «un terreno de juego justo». El imprevisible presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tras su reunión con su colega chino, Xi Jinping, admitió que las conversaciones encaminadas a poner coto a la guerra comercial «están de nuevo por buen camino». Fuentes chinas confirmaron que las negociaciones, que fueron abruptamente interrumpidas en mayo, se reanudarán, y Washington ha levantado su amenaza de imponer nuevos impuestos a las importaciones, que habrían afectado a intercambios por más de 300.000 millones de dólares anuales. No obstante, los analistas comparan esa distensión con la que tuvo lugar en la cumbre del G-20 en Argentina a finales de 2018, que desembocó tiempo después en otra ruptura y en un recrudecimiento del conflicto. Veremos. En lo referente al otro gran asunto, el del cambio climático –la reunión ha tenido lugar mientras Europa padecía una intensa ola de calor–, la unanimidad ha sido imposible, aunque los demás países del G-20 han reafirmado la «irreversibilidad» de los Acuerdos de París y se han comprometido a la «plena implementación» de sus medidas nacionales pactadas en 2016; además, se ha fijado la fecha de 2020 para «actualizar las contribuciones nacionales» a la lucha común contra el calentamiento global. Sin embargo, en la declaración se hace mención a que Estados Unidos «reitera su decisión de retirarse de los Acuerdos de París porque suponen una desventaja para los trabajadores y contribuyentes estadounidenses». El aislamiento de EE UU, a quien todos han abandonado (incluso el Brasil de Bolsonaro), es un presagio de esperanza para el mundo. La imprevisibilidad de Trump impide afirmar con rotundidad que hemos asistido a un discreto triunfo del multilateralismo frente al proteccionismo, pero la realidad es que el balance de Osaka es hasta cierto punto positivo.

Go to Source

Mette Frederiksen, de “jamón chillón” a primera ministra de Dinamarca

A sus 41 años, se ha convertido en la primera ministra más joven de la Historia. Tras defender en el pasado que Dinamarca “es una sociedad multiétnica”, asume el cargo con el compromiso de mantener la estricta política de extranjería del Gobierno anterior.


La recién elegida primera ministra de Dinamarca, Mette Frederiksen.
AFP

Cubrió su discurso con una capa de humor, pero el mensaje real quedó muy claro: ahora mandamos nosotras. Cuando Mette Frederiksen sucedió a Helle Thorning-Schmidt al frente de los socialdemócratas daneses, en junio de 2015, se dirigió directamente a su antecesora para recordarle las andanadas de machismo que ambas habían tenido que soportar de sus propios compañeros, veteranos ‘hombretones’ de izquierda que trataban con desprecio a aquellas mujeres jóvenes que se atrevían a levantar la voz en las reuniones del partido.

“A ti te llamaron ‘Gucci Helle’. A mí me llamaron ‘el jamón chillón’. De algún modo, tu apodo suena un poco mejor”, dijo Frederiksen aquel día. ‘Gucci Helle’ fue en 2011, con 44 años, la primera mujer que ocupó la jefatura de Gobierno en Dinamarca. Esta semana, ‘el jamón chillón’ se convirtió en la segunda, y a sus 41 años también en la primera ministra más joven de la Historia.

Las diferencias entre Thorning y Frederiksen no se reducen al apodo. La primera venía de Copenhague, la capital, y cobró cierta notoriedad internacional por su glamurosa imagen: amplia sonrisa, melena rubia y grandes ojos azules. La segunda es pura provincia. Nació y se crió en Aalborg, cuarta ciudad danesa, casi en la otra punta del país. Lleva el pelo recogido y su fama en el extranjero se debe a la firmeza con que, siendo socialdemócrata, defiende que mantendrá la estricta política de extranjería del Gobierno anterior, formado por liberales y conservadores, pero que en asuntos de inmigración actuaba al dictado del nacionalista Partido Popular Danés (DF).

Aquí aparece una de las características que han marcado su carrera: la capacidad para dar giros de 180 grados. El primero se inició en 2005. Con la vehemencia que la caracterizaba entonces, bastante atemperada actualmente, Frederiksen criticó a los padres que trasladaban a sus hijos de colegios públicos a privados. Sobre todo, a quienes lo hacían para evitar escuelas con alta concentración de inmigrantes: “Son unos egoístas”. Cinco años más tarde, inscribía a su hija mayor en un centro privado. Se las vio y deseó para justificar su decisión, admitiendo que se había precipitado al generalizar sobre el egoísmo paterno: “Hablamos con su guardería y concluimos que lo mejor para ella es ir a un colegio más pequeño que el público que tenemos al lado de casa, que por cierto es magnífico”. Desde 2012, su hijo menor también va a la misma escuela privada.

El giro actual resulta mucho más trascendente. Supone el cambio más radical con lo que fue la política tradicional socialdemócrata respecto a la inmigración. No tanto porque la evolución del partido en este sentido se inició ya a finales de los 80, sino porque la primera ministra pertenecía a la facción más reticente a aceptar el desplazamiento hacia la derecha.

De hecho, quienes primero lanzaron la voz de alarma ante los problemas de integración en Dinamarca no fueron los nacionalistas, sino alcaldes socialdemócratas del cinturón obrero de Copenhague, el Vestegn, la comarca oeste. Advirtieron de que la concentración de no occidentales, principalmente musulmanes, estaba contribuyendo a la creación de sociedades paralelas. Frederiksen figuraba entre quienes consideraron que eran unos “exagerados” que habían perdido el sentido de la proporción ante una cuestión que tampoco era “para tanto”.

Por aquella época también se avergonzaba de su abuelo, como ha admitido en un artículo publicado durante la reciente campaña electoral. El hombre, un panadero jubilado ya fallecido, se quejaba de que en su modesto barrio cada vez había más vecinos con los que no podía comunicarse porque hablaban “extranjero”. Su nieta lamentaba que fuese tan cerrado e insolidario. En el artículo dice haberse dado cuenta de que “la cerrada e insolidaria” era ella.

Frederiksen se estrenó como diputada en 2001, con sólo 24 años. Tenía aspecto casi de adolescente, con la cara más redonda y el pelo corto y de punta. Fueron unas elecciones históricas: el comienzo de la colaboración de liberales y conservadores con el DF, el fin de Dinamarca como supuesto paraíso para inmigrantes. En realidad, como bien apunta Mattias Tesfaye, nuevo ministro de Integración, de padre etíope y madre danesa, los socialdemócratas han apoyado prácticamente todos los endurecimientos de la ley de extranjería aprobados desde 1986.

Aun así, Frederiksen seguía agarrada a la retórica clásica: “Nos estamos convirtiendo en una sociedad multiétnica. Debemos aceptarlo”, declaró en 2001. “Y no debemos dificultar las reagrupaciones familiares. Lo importante es la integración, no la cantidad de extranjeros que llegan”. Incluso criticaba a su propio partido: “Cada vez que damos un paso a la derecha, los demás dan dos”, dijo en 2002. “Es una lucha que no podemos ganar”.

Diecisiete años más tarde, más que pasos, lo que ha dado ha sido un triple salto. Sus mensajes son ahora totalmente opuestos: los inmigrantes deben adaptarse a la cultura danesa; las reagrupaciones familiares tienen que limitarse; y las devoluciones a los países de origen tienen prioridad sobre la integración. “Si queremos asegurar nuestro estado de bienestar, hay que impedir que vengan más inmigrantes de los que podemos manejar”, afirmó durante la campaña.

Quizá eso explique porque el primer ministro saliente, el liberal Lars Løkke Rasmussen, concluyó como lo hizo el discurso que pronunció al entregar a su rival las llaves del Ministerio, tal y como manda la tradición: “Estoy seguro de que Mette será una jefa de Gobierno fantástica”.

Go to Source

Las nuevas guerras que libra Colombia después de las FARC

Varios grupos rebeldes se disputan el territorio abandonado por la ex guerrilla tras la firma del acuerdo de paz. Siembran el terror en su batalla por el control de la coca y la minería ilegal


Miembros del Frente Ernesto Che Guevara, del ELN, en el departamento del Choco.
AFP

No les ha llegado todavía la paz. Ni la que firmó el Gobierno de Álvaro Uribe con los paramilitares ni la más reciente de Juan Manuel Santos con las FARC. Siguen en medio de un conflicto armado que nada tiene que ver con revoluciones populares ni ideologías. Se trata de la sempiterna pelea por controlar los negocios ilícitos.

Hastiados de quedar en medio del fuego cruzado, y conscientes de que la solución no será ni fácil ni pronta, los lugareños sólo aspiran a que “Caparrapos” y “Gaitanistas” no les involucren en sus disputas y libren sus batallas lejos de la población. Casi siempre se matan entre ellos pero también asesinan a ciudadanos inocentes por una vaga sospecha de ser colaborador del rival o estar en el sitio equivocado.

El caso de El Doce, pequeño corregimiento del municipio de Tarazá, inmerso en la región del Bajo Cauca, no es único. El acuerdo de paz con las FARC sacó a la guerrilla más antigua y poderosa de sus feudos y rebajó de manera significativa las cifras de atentados en buena parte de Colombia. Pero continuó el terror en las regiones donde proliferan los cultivos de coca y el narcotráfico, así como la minería ilegal de oro, que proporcionan ingentes beneficios.

La desmovilización de las FARC dio paso al fortalecimiento del ELN, el EPL y los Gaitanistas, (herederos de las AUC), además de la presencia activa de los Caparrapos, La Constru, Pachelis y Pachenkas, entre otras bandas. Sin olvidar la irrupción, cada día más potente, de las disidencias de las FARC, presentes en 16 departamentos y con la intención de seguir creciendo. Un informe de inteligencia de las Fuerzas Militares cifra en 2.296 sus combatientes y en 1.452 los integrantes de sus redes de apoyo.

Las distintas guerras que disputan para ocupar los territorios que abandonaron las FARC tienen sumidos a los pobladores en el miedo y la zozobra. De ahí que caseríos enteros hayan tenido que huir hacia las cabeceras municipales y continúen los asesinatos de líderes locales que consideran un obstáculo para sus fines. Ya van 317 muertos entre enero de 2018 y abril del presente ejercicio, según Medicina Legal, cifra que la ONU considera “alarmante”. En cuanto a desplazados, la Defensoría del Pueblo registró, entre enero y mayo de este año, 8.223 víctimas y otras 14.773 personas confinadas, es decir, no abandonan el perímetro de sus localidades por temor a que les maten.

El desorbitado crecimiento de los cultivos de coca es una de las razones que esgrimen los expertos para ese desolador panorama, igual que la incapacidad del Estado colombiano para copar las zonas que dejaron las FARC y generar en ellas el desarrollo económico que prometieron.

Cóctel explosivo

Lo que ocurre en el Bajo Cauca, que afecta a los departamentos de Antioquia y Córdoba, refleja la compleja realidad de esa otra Colombia. Los “Caparrapos” siempre trabajaron con los “Gaitanistas” hasta hace año y medio en que rompieron relaciones e iniciaron un sangriento conflicto que se lleva por medio a quien se cruce en su camino.

El botín en disputa son unas 15.000 hectáreas de coca, incontables laboratorios de cocaína, minas de oro y rutas de narcotráfico que van de Venezuela hasta el Pacífico y el Atlántico.

Los “Caparrapos” no sólo reclutan jóvenes nativos, también sellan alianzas con antiguos enemigos. Conforme a fuentes castrenses, establecieron alianzas con el ELN, los “Pachelis” de Medellín, que suministran sicarios y armas, y los narcos mexicanos.

En la orilla contraria los “Gaitanistas” contratan ex guerrilleros, ex militares, trajeron refuerzos propios de otras áreas y cuentan con el apoyo de otros cárteles de México a los que envían la droga.

Al explosivo cóctel se han incorporado las disidencias de los Frentes 18 y 36 de las FARC, interesados en los mismos dominios.

Al margen de imponer la ley del silencio, las bandas crean sus propias fronteras y someten a los pobladores a sus dictados, como pudo comprobar EL MUNDO en El Doce y en pueblos aledaños, así como en otras zonas de los departamentos de Chocó, Norte de Santander, Nariño, Putumayo, Bolívar, Cauca. En esos lugares los protagonistas y las alianzas a veces varían pero los métodos apenas cambian.

En Catatumbo, departamento de Norte de Santander, frontera con Venezuela, los principales actores son el ELN y el EPL. Antiguos amigos, llevan más de un año enzarzados en una guerra cruenta. Los primeros creían que podrían eliminar a sus rivales y quedarse con el control absoluto de la segunda mayor extensión de cultivos de coca del país. Pero el EPL no sólo ha resistido, sino que se expandió a regiones donde jamás había existido.

A una de ellas, norte del Cauca, llegaron pese a que el ELN se hizo fuerte y desde hace unos meses apareció la potente disidencia del Sexto Frente de las FARC, el otrora amo y señor de dicho feudo.

Al otro lado de la nación, en Chocó, también los elenos ganaron terreno. En el río San Juan intentan ampliar el reino a costa de los Gaitanistas, con quienes sostienen una sangrienta confrontación armada que genera todo tipo de tragedias entre los pobladores.

Para contrarrestar la oleada violenta, las fuerzas militares, que disponen de un menguante presupuesto, han puesto en marcha la Fuerza de Tarea Aquiles en el Bajo Cauca y reforzado otros cuerpos en las regiones más conflictivas. Pero el nuevo modelo de valorar resultados operacionales de cada brigada, diseñado por el equipo del comandante del ejército de Tierra, general Nicasio Martínez, ha levantado una polvareda de críticas al considerar que la presión excesiva a los oficiales puede degenerar en “falsos positivos”, concepto que refiere los asesinatos de civiles a manos de militares para presentarles como bajas de guerrilleros y otros delincuentes en combate.

El general, blanco de los ataques, negó a este diario que promoviera delitos atroces. “Todo lo hacemos dentro del marco de la ley”, manifestó. Y agregó que sólo pretende dinamizar la labor de sus hombres, empujarles a que actúen, ante el enorme desafío que representan el narcotráfico y las bandas ilegales.

Go to Source

Detenida la capitana del Sea Watch después de atracar sin autorización en Lampedusa

Salvini aseguró que los migrantes irán a cinco países de la UE, aunque no los citó, y atacó al Gobierno holandés por “su vergonzosa indiferencia” respecto a un barco que lleva su bandera


La capitana del Sea Watch en el momento de ser detenida. | REUTERS

Después de 17 días a la deriva, la odisea del barco humanitario Sea Watch 3, que llevaba a bordo 40 migrantes rescatados en aguas del Mediterráneo, llega a su fin. La comandante del barco, Carola Rackete, ha atracado esta madrugada la embarcación en el puerto de la isla siciliana de Lampedusa, ignorando la prohibición de las autoridades italianas.La capitana alemana ha sido detenida por la policía y se enfrenta a una condena de hasta 10 años de cárcel y una multa que podría alcanzar los 50.000 euros.

Eran cerca de las 02.00 horas de la madrugada cuando Carola Rackete, capitana del barco de rescate de la ONG alemana Sea Watch, decidió entrar en el puerto comercial de Lampedusa, invocando el estado de necesidad de los 40 migrantes a bordo de la embarcación. “Estamos todavía esperando una solución que no parece que vaya a llegar. Por tanto, he decidido, sola, entrar en el puerto que está libre por la noche”, dijo Rackete en un vídeo publicado en las redes sociales, anunciando su decisión de elevar anclas y atracar en el puerto de la isla siciliana.

Poco después de una hora, la capitana atracó el barco, obligando a retirarse a una patrullera de la guardia financiera italiana que se había colocado estratégicamente para evitar que el barco humanitario llegase al puerto. Una vez finalizada la operación, la policía subió a la embarcación y Rackete fue detenida acusada de “resistencia o violencia contra un buque de guerra”, un delito que contempla penas de tres a 10 años de prisión. Al amanecer, comenzó el desembarco de los migrantes, que se abrazaron a los voluntarios y miembros de la tripulación antes de descender del barco.

Carola Rackete, convertida en un símbolo de resistencia contra la política migratoria de Matteo Salvini, fue recibida con aplausos en el puerto por un centenar de personas entre las que se encontraban el sacerdote de la isla y el médico lampedusano Pietro Bartolo, recién elegido diputado en el Parlamento Europeo. Hasta allí también se acercó una ex senadora de la Liga de Salvini acompañada por un grupo de simpatizantes que pidieron el arresto inmediato de la comandante. “Sois cómplices de los traficantes. Esta es mi isla y la estáis invadiendo”, gritó la exponente liguista. A bordo del barco se encontraban varios parlamentarios del Partido Democrático (PD).

En las próximos días, la comandante será interrogada por la autoridades italianas. Hasta entonces, Rackete permanecerá en arresto domiciliario. Con el reciente decreto de seguridad impulsado por el ministro del Interior, Matteo Salvini, la embarcación será incautada mientras que la ONG y la capitana se enfrentan a una sanción económica y una pena de prisión en caso de condena.

“La comandante Carola no tenía otra opción”, dijo Gioria Linardi, portavoz de Sea Watch Italia, recordando que “durante 36 horas había declarado el estado de necesidad que las autoridades italianas habían ignorado”.

“Fue una elección desesperada”, añadieron los abogados de la ONG, Leonardo Marino y Alessandro Gamberini. Rackete ya había sido imputada por la Fiscalía de Agriento el viernes acusada de favorecer el tráfico ilegal de personas. “Las razones humanitarias no pueden justificar actos de inadmisible violencia frente a quienes trabajan en el mar para garantizar la seguridad de todos”, ha dicho este sábado el fiscal de Agrigento, Luigi Patronaggio.

El ministro del Interior y líder de la Liga, Matteo Salvini, ha mostrado su satisfacción por la detención de la activista alemana a la que ha acusado de “comportamiento criminal” por haber puesto en peligro la vida de los agentes de la Guardia de Finanza durante su maniobra para atracar en el puerto. El también vicepresidente del Gobierno ha anunciado que los migrantes desembarcados -en principio eran 42 pero dos fueron evacuados horas antes- serán redistribuidos en los países europeos que han mostrado su disponibilidad a acogerlos (Francia, Alemania, Luxemburgo, Finlandia y Portugal), una de las exigencias de Salvini para permitir el desembarco.

El Sea Watch 3 se encontraban frente a las costas de Lampedusa desde hacía dos días, después de entrar sin autorización en aguas territoriales italianas, y había solicitado sin éxito el permiso para desembarcar a las personas que había rescatado el 12 de junio en el Mediterráneo, entre las que se encontraban nueve mujeres (dos de ellas embarazadas), dos bebés y cuatro menores no acompañados, que necesitaban atención médica urgente. Carola Rackete advirtió este viernes en una rueda de prensa a través de Skype de la precaria situación que se vivía a bordo -algunos migrantes habían amenazado con lanzarse al agua- y dijo que estaba dispuesta a afrontar las consecuencias de su decisión. “Ahora solo quiero que las personas puedan bajar a tierra”, añadió.

Go to Source