Economía

10 consejos para mantener tu vivienda sin necesidad de reformas

Un grifo que gotea, un armario dañado, un enchufe que no funciona bien… A priori, estas y otras muchas situaciones pueden parecer una cuestión baladí. Sin embargo, dejar pasar pequeñas reparaciones por pereza o, sencillamente, porque no parecen urgentes, suele ser el detonante de problemas mayores que, a la larga motivan multitud de reformas.

Y es que una transformación completa del baño supone una inversión notablemente superior al cambio de un grifo. Lo mismo que, por ejemplo, un cortocircuito ocasionado por el mal estado de los elementos eléctricos de la instalación puede motivar una reparación mucho más abultada que la de un simple interruptor. Estos son solo algunos ejemplos pero lo cierto es que un mantenimiento apropiado no tiene por qué implicar reformas, de hecho, es la mejor garantía para evitarlas.

Las casas, como las personas, no son ajenas al paso del tiempo y por eso resulta clave cuidarlas. Incluso sin ser un ‘manitas’ son muchas las tareas que podemos realizar para brindarles un mantenimiento apropiado sin necesidad de reformas y aquí va una selección con 10 consejos imprescindibles aptos para todo tipo propietarios.

1. Limpieza general

El orden y la limpieza son básicos en cualquier hogar. Pero más allá de las labores habituales, es importante realizar una limpieza en profundidad, al menos, una vez al año. Mover muebles, lavar cortinas, tapicerías, limpiar interiores de armarios… Además de ser un buen momento para deshacernos de todo aquello que resulta innecesario, la tarea es clave para detectar posibles desperfectos que puedan estar ocultos bajo el mobiliario, los electrodomésticos o similares.

2. Presupuesto y plan de mantenimiento

Mantener una vivienda sin necesidad de grandes reformas implica ir haciendo pequeñas mejoras a lo largo del tiempo, sobre todo, si hablamos de casas con solera. Para no desviarnos del objetivo, resulta más que interesante elaborar un plan de mantenimiento así como establecer un presupuesto anual para este cometido.

3. Cuidado con las fugas

El agua o, mejor dicho, sus efectos y todas las averías que supongan fugas y filtraciones son grandes enemigas del mantenimiento del hogar. No es solo que impliquen un gasto añadido sino que pueden ocasionar daños mayores que terminen por requerir de una reforma para su reparación. Por eso conviene estar atento a cualquier posible mal funcionamiento y, en caso de detectar avería, sustituir las piezas dañadas antes de que vaya a más, procurar evitar comportamientos que puedan ocasionar obstrucciones en las cañerías o revisar las instalaciones con cierta frecuencia.

4. La instalación eléctrica, fundamental

La luz tampoco escapa a la prevención y es, junto a la fontanería, otro de los aspectos claves para el mantenimiento. Los expertos recomiendan renovarla si su antigüedad supera los 15 años pero, incluso si no es tan longeva, hay que cuidarla para mantener su estado en perfectas condiciones. Apostar por bombillas de bajo consumo, reparar interruptores o enchufes que no funcionen correctamente o apostar por la incorporación de sistemas inteligentes puede prolongar su vida útil al tiempo que añadir confort al hogar sin necesidad de grandes reformas.

5. Mantenimiento del sistema de climatización

Tanto las calderas como los aparatos de aire acondicionado llevan implícito un mantenimiento que, por lo general, suele realizarse una vez al año. El mismo suele realizarse a modo de puesta a punto de cara a la temporada, bien sea el invierno en los casos de la calefacción o el verano si hablamos de sistemas de frío.

En todo caso, las tareas implican la limpieza de los sistemas y componentes de modo que no solo se prevén posibles averías, sino que se prolonga la vida útil y óptimo estado de los aparatos.

6.Aislamiento para puertas y ventana

Muy vinculado a la climatización del hogar está el mantenimiento de puertas y ventanas. Un mal aislamiento de las mismas que permita la entrada de aire frío se traduce en un incremento del gasto de calefacción y, en consecuencia, también de la factura. Pero no solo eso.

El mal estado de las mismas puede suponer humedades en los alrededores de los marcos que obliguen, no solo a cambiar estos elementos, sino también a reparar y pintar paredes afectadas por el moho. ¿Lo mejor? Asegurarse de que están perfectamente selladas para evitar sorpresas.

7. Protege el mobiliario

El mobiliario es otro de los capítulos que invita habitualmente a las reformas y es que el paso de los años puede causar estragos. Sin embargo, es posible proteger sus superficies aplicando los tratamientos apropiados sobre las maderas, colocando fundas a los sofás o, sencillamente, limpiando a conciencia su superficie.

8. La distribución, una gran aliada

Si de lo que se trata es de cambiar por completo el hogar manteniendo intacto su atractivo pero sin reformas, la distribución puede ser una gran aliada. Cambiar de sitio los muebles, reconvertir un viejo trastero en un despacho o hacer del cuarto de la plancha el nuevo dormitorio de invitados son solo algunas ideas.

9. Renovar sin cambiar

Mantener la casa sin reformas es una manera de renovar sus interiores sin grandes inversiones. Tal vez el cambio de la arandela de un grifo que gotea o un interruptor roto no supongan notables diferencias pero, a nivel de mobiliario, hay muchas posibilidades.

Desde restaurar antiguas piezas olvidadas en el trastero, hasta forrar los frentes de los armarios con vinilos u otros materiales para darles un aire renovado, hay todo un elenco de opciones por explorar.

10. Cuidados también en el jardín

Quien tiene un jardín tiene un tesoro pero también un escenario más al que prestar atención en lo que a mantenimiento se refiere. No se trata solo de cuidar adecuadamente los exteriores para que luzcan siempre su mejor versión. No cuidar la vegetación puede ir en contra de los intereses del hogar. Desde raíces que levantan baldosas hasta plantas que ocasionan humedades, son muchas las amenazas que hay que tener en cuenta y que pueden salvarse con un mantenimiento apropiado y una buena planificación de la arquitectura exterior.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía