Política

Ana Pastor: “El PP no es el recambio de Podemos para Sánchez”

El presidente del PP, Pablo Casado, inicia el nuevo curso político con un giro en su estrategia, al apartar de la portavocía en el Congreso a Cayetana Álvarez de Toledo, verso suelto en el partido que se escapaba de la disciplina del partido y representaba al PP más duro y conservador. En este cambio de rumbo, cuenta con Ana Pastor, exministra con José María Aznar y Mariano Rajoy, y mujer de máxima confianza de éste último durante décadas. Recupera a Pastor para la dirección del PP y la coloca en la Vicesecretaría de Política Social y desde su nueva responsabilidad justifica no pactar con el PSOE: “Queremos lo mejor para España pero eso no significa aceptar cualquier cosa que te pongan delante”. 

–Su nombramiento, con el de Cuca Gamarra como portavoz en el Congreso, en sustitución de Cayetana Álvarez de Toledo, y de José Luis Martínez Almeida como portavoz nacional del PP, ¿supone un giro del PP hacia el centro y la moderación?

–El PP desde hace treinta años y tal como dicen sus estatutos es un partido de centro. No cambiamos de chaqueta e ideas cada tarde. El objetivo de la dirección del PP es trabajar para tener un partido unido, fuerte y preparado para gobernar.  Lo que queremos es ampliar nuestra base más y volver a tener más de 10 millones de votos como ya hemos tenido. Todos los españoles saben que somos el partido que defiende España, su unidad y sus instituciones, y que garantiza la libertad y la igualdad de los españoles. Somos un partido de gobierno que ya ha demostrado en el pasado que es capaz de sacar al país de una crisis profunda como la que vive España ahora a nivel institucional, sanitario, social y económico. Estamos dispuestos a sacar a España del túnel en el que nos ha metido el presidente del Gobierno porque las cosas no se están haciendo bien.

–Parecen estar en modo electoral. ¿Prevén en un horizonte próximo un adelanto electoral, si el Gobierno no logra sacar adelante las cuentas del año que viene?

–A nosotros lo que nos gustaría es que en España hubiera un gobierno estable, creíble, como en el resto de Europa, pero no lo hay. Y el PP es la alternativa al ‘Gobierno Frankenstein’, del que hablaba Alfredo Pérez Rubalcaba.  Queremos lo mejor para España, pero eso no significa aceptar cualquier cosa que te pongan delante. No hay un pacto posible con quien pide la abdicación de Felipe VI, la independencia de Catalunya, blanquear a los batasunos… Aspiramos a derrotar al PSOE democráticamente en las urnas y hacer una España mejor . Y no olvidemos que Casado ofreció a Pedro Sánchez hasta 11 pactos de Estado y que el PP apoyó tres veces la declaración del estado de alarma y la tramitación como proyecto de ley del decreto de nueva normalidad.

–¿Qué es mejor para España: ir a elecciones o que los grandes partidos pacten medidas para la salida de la crisis?

–Cuando un gobierno no hace las cosas bien, tendrá el rechazo de los ciudadanos y cuando los ciudadanos ven que hay una alternativa, apoyarán esa alternativa. Queremos lo mejor para España pero no somos el recambio de Podemos para Pedro Sánchez. No somos una muleta sustitutoria. Somos la alternativa y estamos convencidos de que si hacemos las cosas bien vamos a volver pronto al Gobierno para recuperar el rumbo  histórico de la mejor nación del mundo.

–Con los nuevos nombramientos, ¿este PP se parece más al de Rajoy que al de Aznar?

–Es el PP,  aunque con voces diferentes. Es el PP de centro reformista, liberal, que cree que para reforzar el Estado de Bienestar hay que crear empleo.  Ha sido la política de todos nuestros presidentes y es la del presidente Casado.

–¿En qué se equivocó Cayetana Álvarez de Toledo para ser apartada de la portavocía?

–Igual que el presidente del Gobierno nombra sus ministros, el presidente del PP conforma su equipo en cada momento, según lo que considera mejor para el partido y el país. Casado, y con él todo el partido, ha agradecido la labor de Cayetana y todos le decimos que el PP es su casa.

–¿Qué debería copiar el PP nacional del PP de Galicia para replicar su éxito electoral?

–El presidente [Alberto Núñez Feijóo] y todo su equipo han hecho durante estos años de gobierno una magnífica gestión de los intereses de los gallegos y los gallegos les han apoyado porque han entendido que el PP ha gobernado para todos. Sin duda, es un referente para toda la familia popular. El PP a nivel nacional debe ampliar sus bases y ser capaces de atraer a más de 10 millones, como ya hicimos en el pasado. Debemos ser la alternativa, una alternativa de centro, reformista que sabe que creando empleo se generan oportunidades, riqueza y bienestar.

–Usted fue ministra de Sanidad y ahora es vicepresidenta del Congreso y vicesecretaria  de Política Social del PP, ¿ qué medidas echa en falta a día de hoy para frenar los rebrotes?

 –El Gobierno ya llegó tarde en el inicio de la pandemia, reaccionó cuando ya había miles de contagiados. Y ahora vuelve a llegar tarde y mal a los rebrotes. Son muchísimos y somos el país de nuestro entorno con más casos nuevos. Ya se tenían que haber tomado medidas para el inicio del curso escolar, la campaña de la gripe, el refuerzo de atención primaria… Es urgente. La autoridad sanitaria conforme a nuestro ordenamiento jurídico en situación de pandemia es el ministro de Sanidad. Las comunidades tienen competencias, pero es el Ministerio quien tiene en este momento la responsabilidad de la gestión de la pandemia.

–¿Qué propone usted?

–No puede ser que a día de hoy no haya criterios del Ministerio para la vuelta a las aulas, criterios compartidos y comunes porque el virus no entiende de autonomías, de territorios. Hay que tomar las mejores medidas con el apoyo de los científicos, como por ejemplo la propuesta de Galicia de que los niños a partir de seis años lleven mascarilla o de hacer PCR a los profesores antes del inicio del curso. También tendríamos que tener ya un calendario de vacunación de la gripe. No se puede esperar al último momento. Tenemos que saber cuántas vacunas se han comprado, qué criterios científicos se van a tener en cuenta para saber a quién vacunar y a quién no. Es fundamental. No pueden anunciarlo dos días antes del inicio de la campaña para que luego los profesionales de Atención Primaria tengan sus consultas saturadas. Tampoco se ha hecho nada para reforzar la atención primaria y no sabemos cuál es la reserva estratégica de fármacos y material sanitario para no volver a tener problemas de suministro, mejor dicho sabemos que ya faltan fármacos.  No puede volver a fallar el sistema de vigilancia epidemiológica.

–Los ciudadanos observan a las comunidades tomar decisiones y muchas veces diferentes entre sí …

 –Las autonomías actúan porque por ejemplo en materia de Educación la única medida del Gobierno en el decreto de la nueva normalidad fue fijar una distancia de 1,5 metros en las aulas. Totalmente insuficiente. Me consta que las autonomías enviaron alegaciones a ese decreto para enriquecerlo, y no fueron tenidas en cuenta. El ministerio de Sanidad tiene que liderar, pero liderar no es dar ruedas de prensa mañana, tarde y noche. Tiene que proponer y poner en marcha la medidas necesarias para evitar los contagios. Por ejemplo, los protocolos en el transporte público son insuficientes. Hay que mantener la distancia en ellos. Hay que escuchar a los científicos. Muchas de las decisiones que se han tomado por parte del gobierno han sido políticas y sin escuchar a los que sabían y son ‘expertos’ de verdad, no de pacotilla.

–También se demora el ingreso mínimo vital. No llega al bolsillo de la mayoría de sus perceptores.  

–Al Gobierno de Sánchez se le da muy bien hacer anuncios, pero hay que gestionar. Ya pasó con los erte. La política no es solo salir en los medios de comunicación, la política es gestión y la gestión es clave. Es tremendo que miles y miles de personas no hayan recibido este ingreso mínimo vital, una iniciativa apoyada por el PP.  Un gobierno no se puede ir de vacaciones si las cosas no están resueltas. Hay que dedicarse a lo importante, que es resolver los problemas de los ciudadanos.

–El PP está siendo muy combativo con la solución del Gobierno al superávit de los municipios. ¿Por qué? 

–Los ayuntamientos han sido y seguirán siendo la administración más cercana al ciudadano y tenían y tienen que estar en primera línea para ayudar a los ciudadanos, pero el Gobierno ha confiscado el ahorro de los municipios, al expropiar los 15.000 millones de superávit. Rechazamos que se haya roto el consenso que siempre ha marcado la toma de decisiones en el seno de la FEMP y se deje fuera a los que más lo necesitan. Su presidente, Abel Caballero, con su voto de calidad se ha convertido en el defensor del Gobierno y de Pedro Sánchez y ha dado la espalda al municipalismo. Había una alternativa, denominada pilares locales para la reactivación, en la que no quedaban fuera 3.000 ayuntamientos como ahora, con propuestas para atender a todos los ayuntamientos y que preveía medidas consensuadas por todos. Hemos pedido la comparecencia de la ministra de Hacienda y hacemos un llamamiento a los alcaldes socialistas porque esto no va de colores políticos, sino de la defensa de los derechos de los ciudadanos. En todo caso, el PP recurrirá al Constitucional este decreto ley.

–El Gobierno replica que la raíz del problema es una ley del PP.

 –Me gustaría recordar  al Gobierno y a su ministra Montoro que fue la modificación del artículo 135 de la Constitución promovida por el PSOE y defendida por Sánchez la que dice que las entidades locales deben presentar equilibrio presupuestario. Y la ley se aprobó buscando la estabilidad presupuestaria cuando los ayuntamientos tenían una situación muy difícil y se pusieron en marcha dos planes de pago a proveedores, en aquel momento fue una decisión positiva. Además, se podría y se puede modificar la ley de estabilidad presupuestaria pero no confiscando los ahorros de los ayuntamientos, que son los ahorros de los ciudadanos.

–Tras las últimas revelaciones de Corinna Larsen, que insinúa que el monarca emérito podría tener cientos de cuentas en otros países, ¿mantiene su respaldo al Rey Juan Carlos?

–Todo mi respaldo a la labor ejemplar del Rey Felipe VI al servicio de todos los españoles, y al papel esencial de la Corona como símbolo de la unidad y la continuidad histórica de la Nación española. La monarquía parlamentaria fue clave para la recuperación de las libertades y la concordia en nuestro país, y sigue siendo un pilar imprescindible en la vertebración territorial, la representación internacional y el progreso económico, social y cultural de España. Tanto mi partido como yo defendemos el modelo constitucional, el modelo de monarquía parlamentaria y por tanto siempre defenderemos la Corona y la Monarquía constitucional. Y estamos muy orgullosos de la Transición española y de sus protagonistas, pues dieron lugar a los 40 mejores años de la historia de nuestro país.

–Tras este escándalo, ¿ve en peligro la monarquía?

–La inmensa mayoría de los españoles defiende el modelo constitucional, que defendimos por primera vez cuando fuimos a votar la Constitución y que seguimos defendiendo.  Y  es importante que los demócratas defendamos el modelo que nos ampara a todos, nuestros derechos y nuestras libertades. Y es también el modelo que nos ha conducido al mayor desarrollo económico y social que ha tenido España en su historia. Tenemos una Constitución y nuestra transición

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política