Política

Aragonès afirma que “no se ha adjudicado ningún contrato” ni a Vendrell ni a Madí

El ‘president’ en funciones, Pere Aragonès, afirmó este miércoles, de manera tajante en el Parlament, que ni ha habido un comité de crisis “paralelo” al propio Govern que haya gestionado la pandemia ni se ha otorgado ningún contrato a ninguno de los imputados en la Operación Volhov, es decir, ni a Xavier Vendrell, ni a David Madí. Ni en el ámbito de Salut, ni el de las residencias, ni en el escolar. Aragonès aseveró que había reclamado información a los distintos departamentos y que esta le ha confirmado en que la operación policial “se basa en una suma de conjeturas” que contienen múltiplea “lagunas y es una violación al secreto de las telecomunicaciones porque se usan conversaciones que nada tienen que ver con la investigación para hacer puro cotilleo político”.

La sesión de control vivió momentos de tensión, especialmente entre el Govern y Ciudadanos. Estos tildaron de “chupóptero” a Vendrell y al resto de imputados. Aragonès, en su respuesta, y ante la gesticulación evidente con la que Carlos Carrizosa seguía la intervención del vicepresidente, este le espetó que estaba haciendo “el payaso”.

Y es que la oposición, como era obvio y preceptivo, se lanzó este miércoles a fondo contra el Govern a cuenta de los aspectos de la Operación Volhov que son tangentes a la gestión del Executiu, sobre todo en relación con la pandemia. En concreto, las conversaciones de Vendrell, exsecretario de Organización de ERC, en las que explica las presiones ejercidas sobre distintos departamentos para obtener prebendas para sus negocios.

Dimisión y tranquilidad

También hubo múltiples referencias a la operación, en la sesión de control a los ‘consellers’, especialmente de Ciudadanos. En algunas, incluso, se ha reclamado la dimisión de la ‘consellera’ de Salut, Alba Vergés. Esta, sin embargo manifestó estar “muy tranquila” y señaló que el sumario de Volhov es en sí una gran falsedad.

‘Completó’ la respuesta de ERC la portavoz del partido, Marta Vilalta,  acusando al gobierno de dedicarse “al espionaje político”, por divulgar conversaciones privadas que nada tienen que ver con presuntos delitos, en vez de centrarse en la gestión de la pandemia. El objetivo, dijo, “es debilitar al independentismo”. La ‘consellera’ de Justícia, Ester Capella, en respuesta a Vilalta tildó de “impropia de una democracia” la operación policial de la semana pasada.

 Posteriormente, en la comparecencia de Aragonès para dar cuenta de a gestión del covid, Carrizosa volvió a la carga para insinuar que “a lo mejor es difícil conseguir documentación” de lo que él considera “amaños” demostrados. “Es una desvergüenza que les merma todo el crédito”, aseveró.

Para el líder de Ciudadanos, a Pere Aragonès “se le está poniendo cara de convergente”, porque, en su opinión, ERC es lo mismo de siempre, lo mismo que la antigua CDC. “Nosotros somos la Catalunya que no chupa del bote”, exclamó.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política