Política

Arrimadas se emancipa

A Inés Arrimadas le han llovido chuzos de punta en los últimos días. Ha sufrido (y seguirá sufriendo en las próximas semanas) la presión de Podemos, ERC, Bildu y otros partidos de izquierdas para que retire la mano que le ha tendido a Pedro Sánchez para negociar los Presupuestos Generales del 2021. Pero la voz más atronadora y que puede haberle dolido más ha llegado desde su propio entorno. Su padrino político y antecesor en la presidencia de Ciudadanos, Albert Rivera, se descolgó con unas declaraciones el jueves en las que criticaba que sea tan “laxa” con “toda la banda entera” de Sánchez: “Bildu, ERC, Podemos en el Gobierno… La única buena noticia es haberme marchado”.

“Saben que yo no aguanto ni un minuto apoyando cosas en las que no creo (…) La dignidad en la vida, cuando la pierdes, no se recupera. Veo todo lo que pasa y digo: ‘Ay, por Dios, menos mal que dimití’. Si tengo que aguantar todo esto, tengo que ir escoltado frente a mis votantes. Claro, porque como les había dicho que no iba a hacer todo eso, que era un peligro, si hago todo lo contrario…”, declaró en un acto en el que estaba promocionando su libro. 

“Cuando pierdes la dignidad en la vida, no se recupera. Veo lo que pasa y digo: ‘Ay, por Dios, menos mal que dimití”

Albert Rivera

Arrimadas no quiso callarse y este viernes, a primera hora, dio una entrevista a la Cadena Ser. Al ser preguntada por las declaraciones de Rivera, la dirigente liberal se reafirmó en su estrategia de diálogo con Sánchez y aseguró que va a seguir aplicándola porque cree que es “lo correcto” y los españoles “lo agradecen mucho”. “Hemos entendido la excepcionalidad del momento. En plena pandemia hay que sentarse”, subrayó.

La mayoría absoluta desaprovechada

La presidenta de Ciudadanos cogió las riendas del partido después de que Rivera dimitiera por la debacle electoral de noviembre de 2019, cuando cayó de 57 a 10 diputados. Arrimadas no hizo referencia a que ese hundimiento se debió a que sus votantes no entendieron el veto que le pusieron a Sánchez tras las generales de abril, cuando ambos partidos podrían haber formado Gobierno porque sumaban una cómoda mayoría absoluta con 180 escaños. Ella también participó y defendió aquella línea roja pese a que podrían haber evitado la repetición de las elecciones y que el PSOE no dependiera de los independentistas y los nacionalistas. 

“Lo fácil el griterío, el ‘no me siento contigo’, pero estamos haciendo lo correcto. El sentido de Estado es esto”

Inés Arrimadas

Ahora ella ha tomado nota de la censura de sus votantes y trata de rentabilizar los 10 escaños que tiene buscando el foco y vendiéndose como la vía moderada que puede alejar a Sánchez de los “radicales”. Este viernes, después de la entrevista radiofónica, participó en un acto del partido en el que se explayó. “Sé que nosotros estamos haciendo lo que nadie más quiere hacer (…) Tenemos la opción de PP y Vox, que gritan mucho. Lo fácil es la polarización, el griterío, el ‘no me siento contigo’, pero estamos haciendo lo correcto. El sentido de Estado es esto”, remató. Los padres siempre nos sorprendemos de lo rápido que crecen los hijos, ¿verdad, Rivera?  

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política