Mundo

Austria legislará la prisión preventiva permanente para terroristas antes de fin de año

El Gobierno austriaco, compuesto por el conservador Partido Popular (ÖVP), de Sebastian Kurz, y Los Verdes, ha anunciado un paquete de reformas para combatir el terrorismo que incluyen la prisión preventiva, incluso de por vida, para personas a las que los responsables de la protección constitucional, servicios de inteligencia de Interior, clasifiquen como una amenaza. El reciente atentado de Viena, en el que murieron cuatro personas, ha puesto de manifiesto que la mera vigilancia no es suficiente y que los yihadistas son perfectamente capaces de burlar los cursos de desradicalización que ofrecen las instituciones penitenciarias austriacas, por lo que «el Estado debe contar con medios mucho más duros», ha defendido el canciller Kurz.

La reforma incluye la creación de un nuevo delito penal, el «islam político». También establece prisión preventiva para sospechosos de planear delitos de terrorismo, aunque los atentados no hayan sido todavía cometidos, de manera que recibirán un trato similar al de los delincuentes con enfermedades mentales o peligrosos, a menos que hayan roto de manera creíble con ideas radicales. «Si un infractor de la ley mentalmente anormal puede ser encerrado de por vida porque es una amenaza, entonces un terrorista que es una amenaza también puede ser encerrado de por vida», ha justificado Kurz.

Para los liberados tras cumplir una pena de prisión, la reforma prevé una continuidad de la vigilancia con brazaletes electrónicos que serán obligatorios. Muchos de ellos son «bombas de tiempo», ha descrito el canciller austriaco, que reconoce que estas medidas son «una intervención importante en los derechos ciudadanos, pero en mi opinión, un paso necesario para minimizar el riesgo para la población». Además, después de una condena, quedarán retirados de por vida todas las ayudas sociales, el carnet de conducir y el pasaporte austriaco. Será creado un registro especial de venta de armas, una platafomra de vigilancia online de la actividad yihadista y un nuevo fondo estatal de indemnización para víctimas del terrorismo. El borrador de las nuevas leyes debería estar preparado a principios de diciembre, según los planes del gobierno de Viena, y debatido en el parlamento austriaco antes de fin de año.

Eliminar el «caldo de cultivo»
El objetivo de esta reforma no son solamente los terroristas y terroristas en potencia, sino también todos los agentes que forman parte de su «caldo de cultivo», lo que incluye a mezquitas radicales y asociaciones musulmanas con financiación extranjera, así como asociaciones culturales en las que se difunda propaganda de la Yihad. Las asociaciones y mezquitas podrán en adelante cerrarse más fácilmente y los imanes deberán registrarse obligatoriamente en un directorio para poder ejercer. También está previsto el establecimiento de una fiscalía especializada en terrorismo y más requisitos de información en la atención de los presis en régimen de libertad condicional. Además figura en la agenda una reforma de la Oficina Federal para la Protección de la Constitución y la Lucha contra el Terrorismo, que tanto el gobierno como la oposición demandan. La oposición exige una reorganización completa de la Oficina Federal, de manera que los puestos directivos deberán cubrirse según la capacidad y no según la designación del partido en el gobierno.

Según Kurz, en Austria hay actualmente alrededor de 150 individuos que viajaron a Siria o Irak para combatir junto a Daesh, o que intentaron hacerlo y no lograron.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo