Mundo

Biden corteja el voto negro en el epicentro de la protesta racial

El candidato demócrata, Joe Biden, visitó este jueves el último foco de la protesta racial apenas dos días después de que estuviera allí el presidente. A diferencia de a Donald Trump, a Biden se le puso la alfombra roja en la localidad de Kenosha, en el estado de Wisconsin. Incluso le recibió en el aeropuerto la familia de Jacob Blake, el hombre de raza negra que se halla en estado crítico después de que un policía le disparara en siete ocasiones por la espalda. «Ahora, lo que debemos hacer es curar heridas, debemos unir, no separar», dijo Biden durante su viaje.

En una conversación con votantes en una iglesia, el candidato acusó a Trump de avivar el conflicto, «dando legitimidad a la cara más oscura de la naturaleza humana», y denunció la existencia de «un racismo institucional vivo desde hace 400 años en EE.UU.». Reveló además el candidato que habló con el propio Blake por teléfono, y que este le dijo que «no va a ser derrotado».

Fueron un ejercicio de contrastes las visitas al mismo lugar del presidente, el martes, y de Biden este jueves, tras días de disturbios que han provocado dos muertos. Trump quiso supervisar en persona los daños de los incendios y saqueos, y se centró en darle las gracias a los soldados reservistas de la Guardia Nacional, cuya presencia en Wisconsin ha sofocado la violencia callejera.

Biden, que por la pandemia había limitado hasta ahora sus apariciones en público, dijo que se siente optimista y pidió a los manifestantes que protesten, pero que desistan de saquear e incendiar.

El inicio de la protesta
La muerte de George Floyd el 25 de mayo en Mineápolis encendió la llama de la protesta racial, con manifestaciones y disturbios en grandes ciudades de costa a costa y de norte a sur. El tiroteo de hace dos semanas a Blake en Kenosha ha avivado esa llama a apenas dos meses de las elecciones presidenciales. Dos personas murieron en los enfrentamientos entre milicias armadas que apoyan a la policía y manifestantes contra el racismo y la brutalidad policial. De momento, unas 250 personas han sido detenidas por vandalismo y provocar los tumultos. Biden confía en movilizar el voto de las personas de raza negra para lograr la victoria que no consiguió Hillary Clinton en 2016.

Según las encuestas a pie de urna, un 11% de afroamericanos que votaban a Obama se abstuvieron en 2016. Por eso Biden ha elegido como candidata a la vicepresidencia a Kamala Harris, que es de madre india y padre jamaicano, y por eso dio el viernes un discurso sobre el racismo y Trump, y ha acudido ahora a Wisconsin.

Trump ha optado por la defensa de la ley y el orden. En su visita a Kenosha denunció que si los manifestantes fueran pacíficos no quemarían edificios y saquearían tiendas. «No se trata de actos de protesta pacífica, sino de terrorismo», dijo el presidente en Kenosha. La familia de Blake, que no se vio con Trump, se desplazó al aeropuerto de Milwaukee para recibir a Biden. Estuvieron presentes el padre y los hermanos. La madre se conectó por teléfono. Había presentes dos abogados de la familia. La excusa que dio la Casa Blanca para que Trump no se viera con los Blake era que la familia había pedido que sus abogados estuvieran presentes, algo que Biden permitió.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo