Mundo

Biden promete “devolver la luz” a EEUU con un discurso a la altura del momento

La historia personal y política de Joe Biden es una historia de constante superación, anclada en una admirable tenacidad para sobreponerse a las tragedias familiares más duras que un ser humano puede afrontar y desafiar todas las expectativas cuando la opinión generalizada daba sus ambiciones por imposibles o terminadas. Su improbable éxito en esta campaña es un buen ejemplo. Y este jueves, 48 años después de que jurara el cargo de senador mientras enterraba a su mujer y a su niña de 12 meses, Biden no solo ha aceptado formalmente su candidatura a la presidencia de Estados Unidos, sino que lo ha hecho con el que posiblemente haya sido el mejor discurso de su vida. Una vuelta a las esencias más nobles y soleadas de la tradición estadounidense, una suerte de medicina para una nación que está de luto, tanto por los muertos de la pandemia como por las vergüenzas que ha destapado. 

“El actual presidente ha envuelto a EE UU en la oscuridad durante demasiado tiempo. Demasiada ira. Demasiado miedo. Demasiada división”, dijo durante el discurso que sirvió para cerrar la Convención Nacional Demócrata, tras cuatro días de espectáculo completamente virtual. “Aquí y ahora os doy mi palabra: si me confiáis la presidencia, sacaré lo mejor de nosotros, no lo peor. Seré un aliado de la luz y no de la oscuridad”. A sus 77 años, no solo acalló las voces de todos aquellos que dudaban de su vigor físico para estar a la altura del momento, sino que supo demostrar desde un estrado sin público la desbordante empatía que ha vendido hasta la saciedad su partido, así como un plan para cambiar el alma del país tras casi cuatro años de presidencia de Donald Trump

Y a diferencia de lo que han hecho estos días algunos de sus correligionarios no se dejó a nadie por el camino ni olvidó las reclamaciones del sector más combativo del partido. Habló de reconstruir las infraestructuras y empoderar a los sindicatos; de la igualdad salarial para las mujeres; de un sistema de inmigración que “impulse la economía y refuerce nuestros valores”. Prometió millones de empleos en energías limpias para combatir el cambio climático y transformar la economía o un nuevo código fiscal para que recompense el trabajo en lugar de la riqueza. Una lista de lista de la compra que no podrá poner en práctica a menos que los demócratas recuperen el Senado para controlar las dos cámaras del Congreso. “No busco castigar a nadie. Nada más lejos de la realidad. Pero ya es hora de que la gente más rica y las grandes corporaciones paguen lo que les corresponde”. 

Biden acusó a Trump de haber fracasado en la obligación más básica de un presidente hacia sus ciudadanos. “Ha fracasado a la hora de protegernos y eso, mis compatriotas, es imperdonable”. Para ilustrarlo habló de su gestión del coronavirus. De los 170.000 muertos y cinco millones de contagiados. De los 50 millones que en estos meses han solicitado el paro. O los 10 millones que han perdido su seguro sanitario. “De lejos el peor resultado de cualquier nación”, dijo con rostro severo. Pero también le achacó haber sumido al país “en la oscuridad” durante mucho tiempo, describiéndolo como un presidente que “no acepta responsabilidades, se niega a liderar, culpa a otros, compadrea con dictadores y azuza las llamas del odio y la división”. 

El demócrata contó que fue durante las marchas neonazis en Charlottesville, cuando Trump afirmó que había “gente estupenda en ambos bandos”, cuando decidió que tenía que presentarse a la presidencia, la tercera vez en su carrera. “Mi padre nos enseñó que el silencio es complicidad. Y yo no pude quedarme en un silencio cómplice”. 

Su país, dijo, se encuentra ahora en un “punto de inflexión” que aboca al electorado a decidir sobre dos caminos muy distintos el próximo 3 de noviembre. “Porque el amor es más poderoso que el odio. Porque la esperanza es más poderosa que el miedo. Porque la luz es más poderosa que la oscuridad. Este es nuestro momento. Esta es nuestra misión”, dijo Biden. El candidato sale de esta Convención con un partido muy unido de puertas afuera y una ventaja en las encuestas nacionales cercana a los ocho puntos, una diferencia que no se veía a estas alturas desde 1996. Un inmejorable punto de partida para que el demócrata, que apenas ha dado entrevistas desde hace meses y prácticamente ningún mitin fuera de su casa, pueda mantener esa misma dinámica sin exponer su salud.  

En su discurso hubo además reconocimientos explícitos a Obama y Franklin Roosevelt, el héroe de la América progresista. También momentos de enorme carga emocional, como cuando se dirigió a las familias de las víctimas del Covid-19, hablándoles desde su propia experiencia personal, o cuando relató las palabras que le dijo la hija de George Floyd, el afroamericano asesinado por un policía, un crimen que puso en marcha las mayores protestas contra el racismo desde los años sesenta. “Cuando me agaché, me miró a los ojos y me dijo: mi papá cambió el mundo”, contó Biden. 

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo