Biden reclama el uso generalizado de la mascarilla

Joe Biden compareció este lunes por primera vez tras su discurso de victoria del sábado, cuando el recuento certificó que era el ganador de las elecciones presidenciales de EE.UU. El presidente electo lo hizo tras reunirse con su grupo de trabajo para el Covid-19, la gran crisis sanitaria y económica por la que atraviesa el país, con casi 240.000 muertos, millones de puestos de trabajo eliminados y en medio de un nuevo repunte.

«Nos enfrentamos a un invierno muy oscuro», reconoció Biden, que mencionó que la cifra de muertos podría sumar otras 200.000 vidas hasta que las vacunas contra el virus empiecen a distribuirse de forma generalizada.

El discurso de Biden se producía pocas horas después de que la farmacéutica Pfizer anunciara que su vacuna tenía una efectividad del 90% en los estudios preliminares. Biden celebró la noticia, pero advirtió, como han hecho los expertos del Gobierno de EE.UU. durante el último año, que se tardará todavía «muchos meses» en poder ponerla en las manos de la mayoría de la población.

Biden, que ha hecho de recuperar la unidad en un país partido la prioridad tras su victoria, centró buena parte de su comparecencia en la necesidad de utilizar mascarilla. «Esta la forma más efectiva ahora misma de atacar al virus», dijo mientras mostraba una mascarilla. «Es el arma más potente que tenemos hasta que haya vacuna».

El presidente electo defendió que el uso de la mascarilla no puede ser un asunto ideológico o una declaración política. «No importa a quién hayas votado, cuál sea tu partido o tus opiniones, podemos salvar miles de vidas si te la pones», dijo. «Os lo ruego, poneos la mascarilla, hacedlo por vosotros, por vuestros vecinos. No es un acto político, es una forma de recuperar nuestro país», añadió sobre la mascarilla, a la que calificó de «la forma más rápida que tenemos de recuperar la normalidad».

El uso de la mascarilla se ha convertido en una guerra ideológica en EE.UU. Donald Trump rehusó utilizarla durante meses y se negó a dar ejemplo con ella. Solo se le vio con la protección en un par de ocasiones. Muchos altos cargos de la Casa Blanca no la han llevado, ni se ha exigido su uso -ni la distancia física- en los mítines multitudinarios que ha dado el presidente de EE.UU. durante la campaña.

Biden y su campaña, al contrario, han seguido a rajatabla las precauciones sobre covid y el presidente electo ha utilizado la mascarilla en todo momento, incluso cuando estaba a mucha distancia de cualquier persona, en un intento de mostrar, con fines electorales, su compromiso con la lucha contra el virus.

Muchos seguidores de Trump se han negado a cumplir la normativa de uso impuesta en muchos estados, donde se obliga a llevar la mascarilla en lugares cerrados o cuando no haya posibilidad de mantener la distancia física con otros. El asunto ha provocado incidentes y ha llevado a relacionar la mascarilla con una posición política.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.