Economía

Botín insiste que Santander tiene margen para crecer sin comprar más bancos

Banco Santander se mantiene al margen de la estrategia de las fusiones, a pesar de los últimos anuncios -el de inicio de negociaciones entre BBVA y Sabadell y el de CaixaBank y Bankia, además de la unión Unicaja-Liberbank. Así lo ha indicado la presidenta de la entidad, Ana Botín, quien ha reiterado que el grupo está cómodo con su dimensión y que cuenta con margen para crecer por sí mismo, de forma orgánica. La corporación no tiene planes de consolidación en España y está enfocado en el desarrollo de sus plataformas globales.

Botín ha afirmado que la situación en términos macroeconómicos está «mucho mejor en comparación con hace unas semanas», porque hay más visibilidad, aunque ha sostenido que los gobiernos deben seguir apoyando a las empresas. Lo ha hecho en una entrevista a Bloomberg TV en la que ha estimado una vuelta a la normalidad «en mayo o junio» del próximo año. «Creo que es una fecha razonable de vuelta a la normalidad (…). Creo que la economía sorprenderá al alza en 2021», ha augurado.

En relación con las provisiones, la presidenta del Santander ha afirmado que el banco cuenta con más visibilidad sobre las posibles pérdidas crediticias que aparecerían en 2021 o 2022, ya que dos tercios de las moratorias concedidas han vencido. «Ya sabemos lo que los clientes van a ser o no capaces de hacer. Hemos provisionado una cantidad significativa hasta septiembre y, aunque con la segunda ola vendrán meses difíciles, somos capaces de tener algunos números realistas en nuestros modelos. En el caso de Santander, podríamos doblar las provisiones que hemos hecho y seguir reportando beneficio, y este es el caso de muchos bancos», ha indicado.

En cuanto a la prohibición del Banco Central Europeo (BCE) sobre el reparto de dividendos, que deberá ser revisada en diciembre, Botín ha reconocido que no hay certidumbre en cuanto al posible levantamiento del veto.

En la última junta de finales de octubre Botín defendía que la fortaleza del balance del banco le permite pagar dividendos a sus accionistas, después de un 2020 marcado por la prohibición establecida por el BCE a la banca a la hora de repartir beneficios. Para Botín, la política de dividendos es además es «el mejor exponente de la disciplina financiera» y su recurrencia aporta confianza y estabilidad a los inversores.

Los accionistas del Santander dieron en esa junta el visto bueno al pago de un dividendo complementario de 2019 en acciones y de un dividendo en metálico de 0,10 euros por acción a pagar en 2021. Las acciones del Santander lideran las ganancias de la Bolsa con una subida del 1,8%. También autorizaron do el reparto en 2021 de diez céntimos de euro (0,10 euros) por acción en efectivo con cargo a la reserva por prima de emisión de acciones. Este dividendo está sujeto a la autorización que debe otorgar el BCE para reiniciar la remuneración a los accionistas, y siempre que el ratio del capital se mantenga entre el 11% y el 12%.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía