Economía

Bruselas acusa a Amazon de utilizar los datos de sus vendedores

Con el ‘caso Apple’ recurrido ante la justicia europea (después de eximir a la multinacional de reembolsar a Irlanda 13.000 millones de euros en impuestos pendientes), Bruselas decide abrir un nuevo frente contra otro coloso por supuesta violación de las normas antimonopolio. La multinacional de comercio electrónico Amazon ha recibido ya el pliego de cargos de una denuncia formal de la Comisión Europea por supuesto manejo inadecuado, en su propio beneficio, de la información de minoristas que se sirven de la plataforma para dar salida a sus productos. Se pone el foco en los supuestos desequilibrios que se producen por esa doble función de la empresa de Jeff Brezos, la de ser vendedor directo por un lado y la de ser mercado de vendedores por otro.

La comisaria de Competencia y vicepresidenta Margrethe Vestager, ‘tocada’ desde que el Tribunal General falló en contra de la Comisión Europea y a favor de Apple e Irlanda el pasado 20 de julio (el asunto está ahora en manos del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas), ha anunciado este martes la nueva línea de ataque: «Amazon utiliza de manera ilegal datos comerciales no públicos de vendedores independientes en beneficio propio, teniendo en cuenta que compite directamente con ellos». Y lo haría, por ejemplo, a la hora de orientar sus ofertas en los productos más vendidos y en todas las categorías.

«Los datos sobre la actividad de terceros vendedores no deben emplearse en beneficio de Amazon cuando actúa como competidor de estos vendedores. Las condiciones de competencia en la plataforma de Amazon también deben ser justas. Sus reglas no deberían favorecer artificialmente las propias ofertas minoristas de Amazon ni aprovechar las ofertas de los minoristas que utilizan los servicios de logística y entrega de Amazon», ha subrayado Vestaguer durante una comparecencia.

Esos datos «sensibles» y «no públicos» de los minoristas que la compañía norteamericana utilizaría a su favor son el número de unidades de productos solicitados y enviados, los ingresos, el número de visitas a las ofertas, la información ligada a los envíos, la actividad histórica de los vendedores e incluso las reclamaciones de los compradores sobre los productos y la situación de las garantías. Con todo ello, el gigante orientaría sus decisiones comerciales estratégicas.

Investigación antimonopolio

El paso formal dado por la Comisión con el envío del pliego de cargos a Amazon abre el proceso para que sus responsables respondan por escrito y soliciten audiencia para defenderse de las acusaciones en un acto ante representantes de la comisión y las autoridades nacionales de competencia (la denuncia, en principio, se circunscribe a las plataformas que operan en Francia y Alemania). «El envío de un pliego de cargos y la apertura de una investigación antimonopolio formal no prejuzgan el resultado de las investigaciones», se puntualizó desde Bruselas.

A esa denuncia la Comisión Europea acompaña la apertura de una investigación complementaria antimonopolio al detectar que existe un tratamiento «preferencial «de las propias ofertas» y las de aquellos vendedores «que utilizan los servicios de logística y entrega de Amazon». Señala, en concreto, a sus servicios ‘Buy box’ (el espacio destacado, especialmente visible y directo en la aplicación móvil, que ‘premia’ aleatoriamente a un producto buscado y que aporta características, precio e identidad del vendedor) y la etiqueta ‘Prime’.

Esta segunda investigación cuestiona los criterios que tiene Amazon para seleccionar al ganador del espacio «Buy Box» y el hecho de que permita a los vendedores ofrecer productos a los usuarios del programa de fidelización ‘Prime’. Se trata, en definitiva, de determinar si esos criterios «conducen a un trato preferencial del negocio de Amazon y de los minoristas que utilizan los servicios de logística y entrega» que gestiona directamente la multinacional. «Llegar a estos consumidores es importante para los vendedores porque la cantidad de usuarios ‘Prime’ crece continuamente y porque tienden a generar más ventas en los mercados de Amazon que los usuarios que no lo son». Esta segunda investigación sí cubrirá todo el espacio económico europeo, con la excepción de Italia. Porque la Autoridad de Competencia del país transalpino comenzó a investigar situaciones similares el pasado año poniendo el foco únicamente en las operaciones de su portal local.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía