Economía

Contar con Cuentas

Junto a las consecuencias derivadas de la pandemia en el ámbito sanitario, económico y social, la aprobación de los Presupuestos constituye uno de los principales retos del Gobierno en el recién reanudado curso político. No se trata, como sucedía antes de la expansión del virus, de una simple cuestión de supervivencia de un Ejecutivo lastrado por su debilidad parlamentaria, aunque su continuidad –también la de la legislatura– sería difícil de justificar si tuviese que seguir atado a las Cuentas elaboradas por el PP en 2018. Con el país sumido en una recesión de una magnitud sin precedentes, resulta inexcusable contar con un proyecto acorde a la nueva situación. Entre otros motivos, para canalizar a través de él las inversiones destinadas a reconstruir y modernizar la economía nacional que la UE financiará con 140.000 millones.

Esa ayuda europea es esencial para salir de la profunda crisis que sufre España y encarar el futuro con esperanza. El dinero solo llegará cuando se apliquen presupuestariamente los planes a los que vaya dirigido. De ahí que disponer de unas Cuentas actualizadas cobre una trascendencia singular. La condición de socio no de fiar que ha acreditado sobradamente ERC, unida a sus ataduras por el horizonte preelectoral en el que mueve Cataluña, hacen harto improbable la configuración de la mayoría que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. El Gobierno está obligado a hacer un ejercicio de realismo en busca de un acuerdo respetuoso con la «política fiscal prudente» y la «garantía de sostenibilidad de la deuda» que exige de Bruselas para liberar los fondos. Las negociaciones pondrán a prueba la coherencia interna de la coalición en el poder. Unidas Podemos ya ha lanzado un pretendido órdago al PSOE al advertirle de que «no cuente» con sus votos si pacta con Ciudadanos. La formación morada, que ha vinculado su futuro a su permanencia en el Ejecutivo, habrá de medir bien sus fuerzas y actuar con pragmatismo ante la inexistencia de otras alternativas viables si no desea desatar una crisis política inconveniente en este momento.

La maltrecha situación económica haría deseable un consenso de amplio espectro guiara la recuperación. Una hipótesis que, por desgracia, nada permite presagiar. Del PP, que ha descartado favorecer los Presupuestos, se espera la habilidad para compaginar el tono exigente que corresponde a la oposición con la responsabilidad de un partido de Gobierno en un momento histórico.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía