Mundo

Conte logra una tregua en Lampedusa ante las quejas por el alud migratorio

Moratoria fiscal hasta diciembre, créditos a buen precio para hoteles y pescadores y saneamiento de los puertos donde se acumulan las pateras y botes usados por los migrantes. Son algunas de las medidas prometidas por el Gobierno italiano este miércoles al presidente autonómico de Sicilia, Nello Musumeci y al alcalde de la isla de Lampedusa, Totò Martello, recibidos en Palazzo Chigi.

Después de días de protestas y denuncias, con conflictos entre distintos poderes del Estado por la avalancha de migrantes llegados a Sicilia, Conte ha conseguido una tregua, que quizás le permita llegar más tranquilamente hasta los próximos 20 y 21 de septiembre, cuando en el país se celebrará un referéndum popular para reducir drásticamente el número de los parlamentarios de 945 a 600. En la misma fecha se celebrarán también elecciones autonómicas en cuatro regiones, en las que la derecha podría desahuciar a la izquierda. Entre ellas, se encuentra “la roja Toscana” (Florencia). Frente a estas citas, Matteo Salvini, líder de la Liga, partido dado a la baja por los sondeos, está desplegando una actividad política nunca vista.

“¡Vergüenza, vergüenza, que el primer ministro no escape!”. En el momento del encuentro de Conte con el presidente siciliano, los parlamentarios de la Liga se avalanzaron a las puertas de Palazzo Chigi, reclamando ser recibidos por Conte. La policía tuvo que alejarles a empujones.

Naves-cuarentena

En los meses del cierre por pandemia y de desescalada, arribaron a la isla más de 1.500 inmigrantes a bordo de centenares de precarias barcas procedentes de Túnez (hasta 40 en un solo día), embarcaciones que tapizan el puerto isleño (unas 300) y crean problemas a los barcos pesqueros locales, además de irritar a los turistas. En dos días, a finales de agosto llegaron a Sicilia más de 1.600 migrantes.

El único centro de acogida de la isla (6.500 residentes en 20 kilómetros cuadrados), cuenta con 200 plazas y el Gobierno está ultimando a todo correr la presencia de tres naves-cuarentena en la isla de Sicilia, de la que Lampedusa depende, donde se traslada a los migrantes. Poco antes, el presidente Musumeci había dado orden de cerrar en 24 horas todos los centros de acogida de Sicilia, medida que el Gobierno nacional impugnó y el tribunal administrativo confirmó. “Musumeci no tiene competencias sobre migraciones”, habían filtrado desde Interior. “El Gobierno está fuera de la ley”, replicó el interesado.

La pasada semana, el alcalde anunció una huelga general, secundando las peticiones de comerciantes y artesanos locales, huelga que fue “aplazada, pero no suspendida”, como dijo Martello en vista de la cita en Roma.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo