Tecnología

Crean la primera lengua sintética para probar alimentos

La impresión 3D se abre camino en el cuerpo humano. Muchas impresoras ya son capaces de crear tejidos biológicos que pueden ayudar a cicatrizar heridas e, incluso, algunas son capaces de recrear estructuras óseas.

Ahora, las líneas de investigación se adentran en otro mundo: las lenguas biomiméticas. Se tratan de dispositivos de silicona que permiten testear alimentos o, como apuntan sus creadores, ayudar en terapias para enfermedades de la boca.

Investigadores de la Universidad de Leeds han conseguido, a través de la impresión 3D, reproducir una lengua que imita la forma, la elasticidad y la humectabilidad del órgano humano. «Recrear la superficie de una lengua humana promedio conlleva desafíos arquitectónicos únicos», apunta el doctor Efren Andablo-Reyes, investigador en la Facultad de Ciencias de la Alimentación y Nutrición en Leeds.

La lengua humana está compuesta por cientos de papilas, que, junto con la textura rugosa, crean una estructura «complicada desde una perspectiva mecánica». Para su desarrollo, los investigadores británicos se encargaron de escanear un nutrido grupo de lenguas. En total pasaron por la Escuela de Ingeniería Mecánica de Leeds 15 adultos, que estuvieron más de dos horas sin comer ni beber para evitar errores en la «digitalización» del organismo.

Una investigación que permitió a los investigadores descubrir el papel de las papilas, que «parecen jugar un papel sensorial importante», señala uno de los autores de la investigación. Para el moldeado, el equipo utilizó simulaciones por ordenador y cálculo matemático para crear una superficie artificial impresa en 3D, «que funciona como un molde que contiene agujeros con la forma y dimensiones de las diferentes papilas distribuidas aleatoriamente por la superficie con la densidad correcta», apunta la investigación. «Este fue moldeado por réplica contra elastómeros de suavidad y humectabilidad optimizadas», añade.

El objetivo de la investigación es lograr replicar estas características mecánicas de la lengua humana en una superficie para después poder utilizarla en un laboratorio e intentar replicar cómo respondería la lengua ante determinadas acciones. «Esta superficie biomimética de la lengua también podría servir como una herramienta mecánica única para ayudar a detectar falsificaciones en alimentos y bebidas de alto valor en función de los atributos de textura, que es una preocupación mundial y puede ayudar a garantizar la seguridad alimentaria», detallan los promotores de la investigación.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Tecnología