Política

Cuca Gamarra (PP): “El paso del tiempo permite visualizar las grandes diferencias con Vox”

Cuca Gamarra (Logroño, 1974) fue alcaldesa de su ciudad entre 2011 y 2019 antes de aterrizar en Madrid a tiempo completo. Pablo Casado la eligió primero para dirigir el área social del PP, después para coordinar las elecciones municipales y autonómicas del año pasado y ahora para sustituir a Cayetana Álvarez de Toledo. Lleva poco más de dos meses de portavoz en el Congreso. Cuentan algunos de sus compañeros de escaño que las dinámicas internas han mejorado y la relación con los otros grupos del hemiciclo, también. Su perfil parece que cuadra bien con el Casado que se vio en el debate de la moción de censura, cuando escenificó su divorcio con Vox.  

-Empecemos por el último choque con el Gobierno: Pedro Sánchez prevé monitorizar las redes para realizar campañas de comunicación y contrarrestar las noticias falsas. No las censurará sino que promoverá campañas para señalar las mentiras. ¿Por qué les parece peligroso?

-Porque el intento de controlar la información por parte de un Gobierno se llama censura. Y para controlar aquello que es falso ya están los tribunales. 

-Pero viendo el aumento de bulos en las redes sociales en los últimos años, ¿no cree que los Gobiernos democráticos deben luchar contra ellos?

-Una cosa es que un Gobierno democrático luche contra unos ataques que puedan venir desde el exterior y otra cosa es que se articule toda una organización desde el propio Gobierno que controle; en este caso, [la llevaría] Iván Redondo. Evidentemente, la desconfianza está ahí y no es la fórmula. Otra cuestión sería que se estuviera abordando en el ámbito parlamentario o que hubiera un debate sobre ello.  

-El Ejecutivo de Mariano Rajoy también impulsó varias iniciativas para combatir las ‘fake news’, sobre todo después del referéndum del 1-O.

-Ese planteamiento lo hicimos en el ámbito parlamentario, en una subcomisión. Es una cosa muy diferente a que un Gobierno apruebe y publique en el ‘Boletín Oficial del Estado’ que ese control se llevará a cabo desde la propia oficina de comunicación del Gobierno. Eso viene a sumarse a una deriva de ataque a la separación de poderes y al Estado de derecho por parte del Gobierno. En las últimas semanas, ha intentado controlar el Consejo General del Poder Judicial y eso ha llevado a reaccionar a todas las instituciones españolas y también a las europeas. Estamos ante un Gobierno que hace una semana aprobaba un estado de alarma y su pretensión era que no hubiera control parlamentario. [El plan del Ejecutivo] Es un exceso por parte del Gobierno en la utilización de instrumentos para deteriorar nuestra calidad democrática y para controlar a todos los poderes.

“El intento de controlar la información por parte de un Gobierno se llama censura. El Ejecutivo de Rajoy lo planteó [el combate contra las ‘fake news’] en el ámbito parlamentario”

-¿Cree que Casado tiene margen para hacer un PP “reconocible” en sus valores y en su posición tradicional después de tantos vaivenes ideológicos?

-Casado inició un camino hace dos años, cuando fue elegido presidente del partido, y es el camino para que España tenga la alternativa que necesitan los españoles. Es ese PP reconocible, abierto, que es capaz de aunar a millones de españoles distintos para un gran proyecto común que es España y la convivencia. La moción de censura ha permitido a los españoles visualizar de una manera clara ese liderazgo que viene forjándose desde hace dos años.

-Su partido ha empezado a señalar lo que le separa de Vox. ¿Cree que podrán convencer a una parte de los que optaron por ese partido (3,6 millones de personas en las últimas generales) o se centrarán en los socialistas desencantados y los votantes de Cs que rechacen el acercamiento a Sánchez?

-Nosotros no miramos de reojo ni a derecha ni a izquierda. Miramos de frente a los españoles. Vamos a jugar en todo el campo para forjar una alternativa al Gobierno de Sánchez y Pablo Iglesias, que no es el que España necesita. Aquí cabe todo el mundo y no tenemos por qué optar: aglutinamos a los más conservadores, con los más liberales y también a los socialdemócratas que defienden principios constitucionales como nosotros… No somos lo mismo PP y Vox y el paso del tiempo está permitiendo que se vayan visualizando esas grandes diferencias. Somos europeístas, defendemos el estado de las autonomías, aunque hay que mejorarlo como se ha visto con la pandemia, defendemos la lucha contra el cambio climático, luchamos por la igualdad de oportunidades y por los derechos de las mujeres.

-¿Cree que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, comparte el giro de Casado?

-Sin duda, Díaz Ayuso es una grandísima liberal y una persona que sabe aglutinar y liderar. Este es un proyecto político compartido no solo por la dirección nacional sino también por las direcciones autonómicas. En la puerta ancha del nuevo PP también hay firmeza y resistencia cuando alguien quiere imponer algo que los españoles no necesitan en un momento determinado. Díaz Ayuso es esa resistencia y esa fortaleza de defensa de los intereses de los madrileños.

-Dice Vox que ese giro de Casado le dará réditos a corto plazo: el PSOE aflojará en la comisión de la ‘Kitchen’ y ustedes “acabarán pactando los jueces” con Sánchez. ¿Qué le parece?

-Que se parece demasiado a Podemos últimamente. Los extremos se atraen. Nosotros no vamos a perder el tiempo en esa confrontación política, que es lo que buscan algunos partidos para crecer. Los españoles están luchando contra una pandemia, contra una grandísima crisis sanitaria, social y económica. Esa es nuestra prioridad y por eso nos centramos en las preocupaciones de los españoles. Otros necesitan la polémica, el cuerpo a cuerpo con el adversario político en una sociedad fracturada y de bloques que está constantemente enfrentándose. Ese no es nuestro camino. No vamos a perder el tiempo en las confrontaciones que a otros les interesan, porque estaríamos fallando a los españoles.

-La semana próxima es el careo entre Francisco Martínez y Jorge Fernández Díaz. ¿Cómo ve las informaciones que han salido sobre el presunto uso fraudulento de los fondos reservados?

-Es un tema que está judicializado y que los tribunales están investigando. Tengo absoluto respeto a la labor de la justicia española y confío absolutamente en ella. Si algo se ha hecho mal, será justa y tomará las decisiones que tenga que tomar. Y lo hará garantizando la presunción de inocencia que todos los españoles tenemos.

“La reforma del delito de sedición supone debilitar el Estado de Derecho y al final que ganen aquellos que han atacado nuestro marco de convivencia

-¿Cree que el PP de Casado logrará salir indemne de este escándalo?

-Sale indemne porque es firme y rotundo en la lucha contra la corrupción

-Parece que el PP en otra época no lo fue. ¿Usted pondría la mano en el fuego por Mariano Rajoy?

-Yo la he puesto. Es un hombre honorable y una persona que ha hecho mucho por este país, un grandísimo presidente.

-¿Cómo va la negociación para la renovación de los órganos constitucionales?

-El PSOE sabe perfectamente cuáles son las condiciones para que se produzca esa renovación y parte de la necesidad de que retire esa proposición de ley impulsada por PSOE y Podemos que vulnera la separación de poderes y busca el control sobre el poder judicial. Creemos en la independencia del poder judicial. Esa es una prioridad: garantizarlo.

Yo ya he puesto la mano en el fuego por Rajoy [por su posible implicación en la ‘operación Kitchen’]. Es un hombre honorable y una persona que ha hecho mucho por este país

-¿Espera que ese acuerdo pueda llegar antes del 6 de diciembre?

-La pelota está en el tejado del PSOE y si ellos quieren eso será posible.

-¿Qué posición tendrá el PP ante la reforma de la sedición que quiere hacer el Gobierno? Sabemos que Podemos quiere que solo se considere sedición si hay violencia explícita.

-Esa reforma del Código Penal es un indulto encubierto. Esa reforma es debilitar el Estado de Derecho y al final que ganen aquellos que han atacado nuestro marco de convivencia: la reducción de las penas para aquellos que han sido condenados y da un marco jurídico más beneficioso para aquellos que huyeron de nuestro país para no dar cuenta ante los tribunales de sus acciones contra nuestro marco constitucional. Eso no solo es denunciable sino que no es asumible. En ese camino el PP no estará y estará recurriéndolo si es necesario.

-Hace justo tres meses que Juan Carlos abandonó España. ¿Qué le parece que el exjefe del Estado se haya ido del país justo cuando la justicia lo investiga?

-Lo más importante del rey emérito es todo lo que ha hecho por este país y su papel relevante en nuestra joven democracia. Eso hay que reconocerlo también. Lo único que tengo que valorar es su papel en la transición y para que España sea hoy una democracia como la que tenemos.

-¿Cree que las sombras que hay sobre las actividades privadas y las cuentas del Rey emérito han dañado a la institución que ahora ocupa Felipe VI?

-Lo que creo es que Felipe VI es un grandísimo jefe de Estado y el PP lo que va a hacer constantemente es reivindicar el papel de la jefatura del Estado y la monarquía parlamentaria. Y no tenemos nada más que valorar. Valoramos lo que ha hecho el rey emérito durante toda su trayectoria y su papel relevante en la transición y el papel que desde hace seis años, de una manera impecable, viene desarrollando Felipe VI. No creo que se le pueda poner ni un pero al papel del Rey.

-Insisto. ¿El rey Juan Carlos ha perjudicado a su hijo?

-Ya he hecho la valoración. Él ha hecho muchísimo por España y los españoles.

“No tenemos nada más que valorar […] El rey Juan Carlos ha hecho muchísimo por España y los españoles”

-La coalición de PP con Cs en el País Vasco no les fue bien a ustedes. ¿Creen que en Catalunya sería distinto? ¿Se van a presentar en coalición con ellos?

-Es una cuestión que está sin resolver y sin decidir, corresponde a las direcciones de los dos partidos constitucionalistas, que deben pensar qué es lo mejor para Catalunya y los catalanes. Seguro que las dos direcciones podemos encontrar la fórmula que sea necesaria para liderar ese proyecto.

-¿Esa fórmula podría pasar ir juntos en Lleida y Girona y por separado en Barcelona y Tarragona?

-Yo creo que son posibles todas las fórmulas. Esa puede ser una. Habrá que decidir cuál es la mejor, no desde el punto de vista de cada partido sino desde el punto de vista del mejor proyecto para todos aquellos catalanes constitucionalistas.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política