Dimite la oposición en Hong Kong en protesta por las injerencias chinas

Todo ha comenzado este miércoles con la aprobación en Pekín de una resolución que autoriza al Ejecutivo de Hong Kong a retirarles el escaño a los diputados regionales que no sean considerados suficientemente patrióticos sin pasar por los juzgados. Minutos después, la excolonia británica ha descalificado a cuatro de ellos, que ya habían visto vetadas sus candidaturas a las elecciones que se deberían haber celebrado en septiembre y que fueron pospuestas al menos un año con la excusa del coronavirus. Como consecuencia de esta decisión, los 15 diputados que quedaban en la oposición han decidido presentar su dimisión en bloque por la tarde, un acto de protesta que llevaban considerando desde hace unos días.

El Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de China ha aprobado la medida para arremeter con más rapidez contra aquellos políticos hongkoneses que apoyen la independencia de esta región administrativa especial o pongan en duda la soberanía del país, conspiren con fuerzas externas y países extranjeros para interferir en los asuntos internos, o amenacen la seguridad nacional. El efecto ha sido inmediato, pero también las críticas que señalan la rápida erosión de las libertades en Hong Kong, una ciudad que se rige por un modelo diferente al del resto de la República Popular bajo el modelo ‘un país, dos sistemas’.

«La Ley Básica -la miniconstitución del centro financiero- recoge la separación de poderes. Pero, hoy, la decisión del gobierno central ha eliminado esa separación de poderes. Todo el poder estará centralizado en el jefe del Ejecutivo, que es una marioneta del gobierno central. Así que hoy es el fin de ‘un país, dos sistemas’», ha sentenciado el presidente del Partido Democrático, Wu Chi-wai.

Por su parte, la jefa del Ejecutivo, Carrie Lam, se ha negado a celebrar unas elecciones parciales para buscarles dueño a los escaños vacíos recordando que los comicios autonómicos se celebrarán en unos nueve meses. De esta manera, el Gobierno tiene vía libre para introducir todos los cambios legislativos que considere oportunos sin debate alguno en el parlamento autonómico, y Lam ha subrayado que el gobierno central está en su derecho de interpretar la Ley Básica. «Hong Kong es una Región Administrativa Especial de China. ‘Amar al país y amar Hong Kong’ es parte de una ética política en la que todos los políticos hongkoneses deben insistir. También es un requisito básico recogido en la Constitución de China», ha añadido la delegación del gobierno central en Hong Kong a través de un comunicado.

No obstante, los activistas que llevan año y medio protagonizando algunas de las mayores manifestaciones que se han vivido en la ciudad afirman que esta medida es un clavo más en el ataúd que va recogiendo las libertades que han diferenciado a Hong Kong. «Demuestra que Pekín no va a cumplir las promesas que hizo -al Reino Unido- en la Declaración Conjunta. Básicamente, sirve para deshacerse de todos los potenciales candidatos demócratas y, más preocupante aún, para amenazarlos con la Ley de Seguridad Nacional», ha criticado Joshua Wong, cuyas candidaturas también han sido rechazadas en varias ocasiones.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.