Tecnología

EE.UU. pide explicaciones a Facebook, Google y Twitter sobre sus políticas para combatir el contenido dañino

Las redes sociales se han convertido en una herramienta indispensable para buena parte de la población mundial. Sin embargo, también llevan años en el ojo del huracán debido a la falta de control sobre el contenido que fluye por las plataformas. Y a la proliferación del contenido falso. Los principales directivos de Google -Sundar Pichai-, Facebook -Mark Zuckerberg- y Twitter -Jack Dorsey- se han presentado hoy por videoconferencia ante la audiencia del Comité de Comercio del Senado de EE.UU para debatir sobre la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones; una norma que exime de obligaciones a las plataformas online por el contenido publicado por sus usuarios.

Durante la audiencia, los representantes de las tecnológicas han contado con la posibilidad de expresar su opinión sobre la normativa, que data de 1996, cuando la red todavía se encontraba en pañales. Mark Zuckerberg, cofundador y primer ejecutivo de Facebook, se ha manisfestado a favor de su uso; aunque ha reconocido que necesita algunos cambios para adaptarla a una actualidad en la que las redes sociales, e internet en general, cuenta con miles de millones de usuarios.

En este sentido, el primer ejecutivo de Facebook ha expresado que es importante encontrar un sistema que permita combatir la desinformación y el contenido dañino sin caer en la censura. Para ello, ha sugerido que el proceso de moderación del contenido sea más transparente. También ha destacado la importancia de encontrar herramientas que permitan perseguir a todas aquellas compañías de internet que «faciliten intencionalmente la actividad ilegal en su plataforma».

Por su parte, Jack Dorsey, primer ejecutivo de Twitter, ha hecho hincapié en los cambios que, a su juicio, necesita la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones. Según afirmó el directivo, se debe exigir que las empresas de redes sociales hagan público el proceso de moderación y las herramientas utilizadas para hacer cumplir las políticas. Asimismo, se debe facilitar a los usuarios la comunicación con las plataformas a fin de corregir posibles errores. También ha señalado la importancia de que los algoritmos sean más transparentes.

Sundar Pichai, director ejecutivo de Google, enfatizó la labor del buscador como espacio que facilita al usuario el acceso a un torrente enorme de información. Algo que ofrece grandes beneficios, pero que también acarrea riesgos: «La información se puede compartir y el conocimiento puede fluir de cualquier persona, en cualquier lugar. Las mismas barreras bajas de entrada hacen posible que los actores maliciosos causen daño».

Los tuits de Trump
La audiencia se ha llevado a cabo a menos de una semana de distancia de la celebración de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Durante los últimos meses, Facebook y Twitter, así como otras plataformas de internet, han estado implementando medidas destinadas a combatir la desinformación de cara a los comicios. O, al menos, a frenar la sangría en la medida de lo posible. Los senadores, especialmente los republicanos, han preguntado en repetidas ocasiones a los directivos de las tres grandes tecnológicas sobre sus criterios a la hora de decidir qué tipo de publicación es susceptible de ser eliminada o marcada como falsa.

Como era de esperar, el nombre del presidente de EE.UU., Donald Trump, ha sonado con fuerza en más de una ocasión. Los representantes conservadores han lamentado que se moderen publicaciones de políticos repúblicanos de forma más habitual que las de los demócratas. También se ha destacado la falta de interés de la plataformas por combatir la desinformación de otras naciones. A este respecto, el senador del estado de Misispi, el republicano Roger Wicker, preguntó a Dorsey por qué Twitter había etiquetado como falsas algunas publicaciones de Trump, mientras que no se tomaron medidas durante dos meses contra un tuit del Partido Comunista de China en el que se «acusaba falsamente al ejército estadounidense» de causar la pandemia de Covid-19.

El directivo de Twitter respondió reconociendo que hay cosas «que se pueden hacer más rápido»; pero se reafirmó en las medidas tomadas contra las publicaciones del actual dirigente estadounidense: «Queremos asegurarnos de que estamos respetando su derecho a hablar y publicar lo que necesitan, pero si hay una violación de nuestros términos de servicio, queremos etiquetarla». Asimismo, respondió con un «no» tajante al también senador republicano Ted Cruz cuando este le preguntó, algo airado, si cree que la red social del pájaro azul influye en los resultados electorales.

Anuncios políticos (y algoritmo)
Las prácticas de las redes sociales para moderar el contenido que se publica en las plataformas también ha sido objeto de debate durante la audiencia. La senadora demócrata por el estado de Minnesota, Amy Klobuchar, cuestionó a Mark Zuckerberg sobre los anuncios políticos en Facebook, por los que, según la representante, la red social ha ganado cerca de 2.000 millones de dólares desde 2018. En concreto, la representante quería saber si ese contenido es revisado por verificadores humanos antes de su publicación; a lo que el directivo reconoció que no.

Cabe recordar que Facebook dejó de publicar anuncios políticos ayer mismo con el fin de mejorar el ecosistema de la plataforma antes de las elecciones de EE.UU., que se celebrarán el próximo martes 3 de noviembre. Asimismo, los medios que emplean las redes sociales para verificar el contenido que se vierte en su interior ha sido objeto de debate durante los últimos años.

«El algoritmo de Facebook nunca ha sido capaz de localizar todo el contenido que no es fiable. Esto vuelve a poner en evidencia la importancia del control humano sobre las publicaciones por medio de verificadores. También hace falta una regulación que garantice que no se va a incurrir en censura. Los verificadores tienen un papel sumamente relevante cuyo trabajo puede ser facilitado por el algoritmo, que no es infalible, pero sí complementario», explicaba hace unas semanas a ABC Ofelia Tejerina, presidenta de la asociación española Internautas y abogada especializada en temas digitales.

En concreto, Mark Zuckerberg afirmó durante la audiencia que la red social por antonomasia gasta anualmente en moderación de contenido 3.000 millones de dólares. Pichai y Dorsey no fueron capaces de dar una cifra exacta, aunque el directivo de Google apuntó a que el gasto estaría próximo a los 1.000 millones de dólares. Sea como fuere, y a pesar de los esfuerzos económicos realizados por Facebook, numerosos trabajadores de la red social han criticado en las últimas semanas la falta de medios que tienen a su disposición.

A este respecto, destaca el escándalo provocado hace unas semanas por la publicación en BuzzFeed de un informe interno de la compañía en el que Sophie Zhang, una exingeniera de datos de Facebook, llamaba la atención sobre los «múltiples intentos descarados de gobiernos nacionales extranjeros de abusar de nuestra plataforma a gran escala para engañar a sus propios ciudadanos, y causó noticias internacionales en múltiples ocasiones»,
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Tecnología