LatinoaméricaMundo

EE UU y Colombia anuncian un acuerdo para combatir el narcotráfico

Elogios y más elogios fueron los que se derrocharon en la reunión de este martes entre el presidente de Colombia, Iván Duque, y el asesor presidencial para la Seguridad de Estados Unidos, Robert O’Brien. Cuyo objetivo fue anunciar un nuevo plan para la lucha contra el narcotráfico, los organismos criminales y la implementación de varios ejes para fortalecer el desarrollo del país.

«Gracias por su liderazgo no sólo en Colombia sino en todo el Hemisferio occidental, es un honor para mí estar aquí representando al presidente Donald Trump», dijo O’ Brien, antes de asegurar que el país sudamericano es el «mayor aliado» de los Estados Unidos en la región.

La pandemia no impidió que los enviados especiales de Donald Trump -entre ellos Mauricio Claver-Carone, asesor para asuntos latinoamericanos; el jefe del Comando Sur, Craig Faller; y Adam Boehler, director general de la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de Estados Unidos-, llegaran hasta la ‘Casa de Nariño’, el hogar presidencial, para concretar la iniciativa denominada ‘Colombia crece’. Allí se encontraban también los altos mandos del Gobierno colombiano para escuchar las palabras de alabanza de un país a otro.

En esa línea, Duque agradeció de forma reiterada el apoyo del presidente estadounidense durante sus dos años de mandato y aseguró que las dos naciones comparten «principios comunes para defender los valores democráticos» y en «la lucha contra el crimen trasnacional y el narcotráfico». El mandatario señaló, además, que el plan ‘Colombia crece’ se centrará en iniciativas de inversión que ayudarán al desarrollo de las regiones más afectadas por la violencia generada fundamentalmente por la producción y exportación de cocaína.

Ingresos alternativos

Entre los objetivos estaría la implementación de ingresos alternativos para las familias de agricultores que son forzadas a sembrar coca -la planta base para la elaboración de la droga- o abandonar sus tierras para dichos cultivos ilícitos. Una triste realidad lo convierte en el país con más desplazados internos en el mundo, según Acnur.

Durante su intervención, Duque resaltó la «hermandad histórica» entre ambos países, y cree que los temas que se trataron sirven «para seguir trabajando en propósitos comunes y movilizar inversión estratégica», que forman «una nueva etapa» en sus relaciones.

Las palabras bonitas entre Duque y O’ Brien suenan contradictorias ahora mismo, porque el país está pasando una enorme consternación. La semana pasada asesinaron al menos a 15 niños y jóvenes en dos regiones colombianas.

Una de ella es Nariño, que -al estar en una ubicación estratégica, con rutas por las que traslada la cocaína-, está sumergida en una violencia brutal. Allí se asientan varios grupos al margen de la ley como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), disidentes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FARC), paramilitares y otros grupos vinculados al narcotráfico.

Por ello, la ONU denunció que durante este año en Colombia se han desarrollado 33 matanzas y pidió de forma enfática poner los esfuerzos necesarios para frenar los homicidios. Eso sumado a los constantes asesinatos de líderes sociales y de exguerrilleros, son hechos que ponen en riesgo el acuerdo de paz que puso fin a una guerra de más de medio siglo.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.