Economía

El Eurogrupo calibra el impacto de la segunda ola sin descartar más medidas

Con la segunda ola pandémica obligando a reintroducir restricciones en toda Europa para evitar el colapso de los sistemas sanitarios, los ministros de Economía y Finanzas comienzan a hacer cábalas. ¿Se avecina otro desplome? ¿Se necesita más potencia de fuego? La información aún es incompleta, pero existen indicios de que la endiablada velocidad de propagación del virus puede no solo frenar la recuperación del tercer trimestre (repunte del 12,7% del PIB en la eurozona tras hundimiento previo del 11,8%, ambos históricos) sino derivar en otra recaída. El propio Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado más artillería para diciembre porque cree que entonces tendrá una radiografía más clara de los daños.

Los habrá. «El empeoramiento es dramático. Esta segunda ola está golpeando mucho a los servicios. El impacto económico podría ser menor que el de la primavera, porque las empresas están mejor preparadas, pero con mucha incertidumbre por el tiempo que durará», alertó el comisario de Economía, Paolo Gentiloni. Y todo ello sin perder de vista la onda expansiva de las elecciones estadounidenses o un ‘brexit’ mal parcheado. Todo suma en el desconcierto.

Los ministros de los 19 países que comparten divisa dedicaron la reunión del Eurogrupo este martes a eso, a evaluar el nuevo escenario. La propia directora del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (EDCD), Andrea Ammon, les informó de primera mano de la escalada del virus. Inquietante.

Así que desde la óptica puramente económica, los dos próximos meses serán claves para ver cómo están funcionando y si son suficientes los estímulos ya aprobados. Fundamentalmente, la respuesta de abril en forma de préstamos por valor de 540.000 millones de euros. Y los 750.000 millones del Fondo de Recuperación que los líderes pactaron en julio.

La clave está en ver «si es necesario abordar una modificación, al igual que hacemos con los instrumentos a nivel nacional», destacó la vicepresidenta Nadia Calviño. Las políticas fiscales de expansión de los distintos gobiernos ya suponen el 4% del PIB.

E irán a más. Porque ante el «mayor riesgo de retraso de la recuperación» el gasto quedaría liberado también en 2021. Pero de momento, el ‘club del euro’ va a esperar. Considera que ya hay «muchas medidas» disponibles. Así que más que por acciones ‘extra’ se apuesta (de momento) por desarrollar las que están encima de la mesa. Aunque, eso sí, si hubiera que ir más allá, se irá: «Estamos unidos y seguiremos asegurándonos de que nuestras políticas apoyen y complementen las medidas de salud pública en este momento desafiante», se subrayó al término de la conexión telemática de cuatro horas.

Fondo para expedientes

La cuestión es que los flujos de dinero pactados están comenzando a llegar ahora. Del primer paquete citado (el más de medio billón de euros en créditos), hace apenas una semana se transfirieron las primeras cuantías de uno de sus programas estrella, el SURE, destinado a financiar los ERTE. A España, 6.000 millones de euros. Y en lo que queda de año recibirá 4.000 más. 10.000 millones en la suma, que suponen el 47% de los 21.300 que la Comisión Europea le ha reservado. El SURE fue destacado por la propia Calviño entre las medidas de respuesta «tremendamente eficaces» que se han activado hasta la fecha.

Pero es el Plan de Recuperación el que necesita acelerón. Se encuentra en proceso de negociación con el Parlamento Europeo (como parte del presupuesto plurianual de la UE hasta 2027). Y aquí se confía en un acuerdo «rápido» que permita desbloquear los fondos (140.000 millones entre préstamos y subsidios para España).

La situación podría encauzarse esta semana si se salva un gran escollo, la condicionalidad de las transferencias al respeto al Estado de Derecho (escudo hoy frente a Hungría y Polonia). Con el OK Consejo-Eurocámara ya podría abrirse el proceso de ratificación y encederse la luz verde para que la Comisión Europea lance una nueva emisión de deuda para obtener la financiación. Pero el dinero no fluirá hasta, al menos, mediados del próximo año.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía