Economía

El FMI pide al Gobierno que retrase la subida del IVA y del diésel

Enmienda parcial, pero profunda a los Presupuestos del Gobierno. Eso hizo este viernes el Fondo Monetario Internacional cuando advirtió de que éste no es el momento de subir el IVA a las bebidas azucaradas ni el diésel, puesto que son tributos que tienen «un efecto desproporcionado» en la población de ingresos más bajos. A juicio del Fondo, el incremento de estos impuestos debería esperar a que la recuperación esté firmemente asentada. Además, este endurecimiento tributario se habría de acompañar de medidas efectivas de gasto para proteger a los más vulnerables.

Andrea Schaechter, jefa de la misión del FMI en España, abundó en la cuestión: si bien el país necesita reforzar la recaudación impositiva aumentando los ingresos por IVA, gravámenes especiales y tributación verde, también cree que hay que medir muy bien el ‘timing’, dado que algunos de estas figuras fiscales pueden tener efectos dañinos en los sectores (sociales y de actividad) que ahora están más golpeados por la crisis, por lo que es conveniente retrasar su incremento. Se refirió en particular a las precauciones contra la subida de los tipos de IVA reducidos o bonificados. Ello, en un contexto en que la pandemia ha exacerbado la desigualdad social en el país.

En cambio, otras medidas tributarias sí son más del gusto del organismo, que «da la bienvenida» a los esfuerzos fiscales para mejorar la progresividad fiscal y la capacidad recaudatoria del sistema con los retoques en el IRPF –en particular sobre los ahorros de los individuos de altos ingresos– o con el impuesto sobre las tecnológicas –o compañías muy rentables–, que han resultado ganadoras de la pandemia, dadas las medidas de confinamiento y distancia social que se han tenido que adoptar para frenar los contagios.

También en materia fiscal, el Fondo considera que el recorte del déficit que prevé el Gobierno (de 3,6 puntos de PIB) es consistente con sus propias previsiones, si bien su composición es diferente: el Ejecutivo es más optimista en términos de ingresos y también augura un plan de gasto más expansivo que el que tiene en mente el FMI.

En términos de gasto, Schaechter también manifestó alguna prevención respecto a la subida de las pensiones y de los salarios de los funcionarios, incluida también en los Presupuestos que ahora se encuentran en pleno trámite parlamentario.

El organismo no considera aconsejable adquirir compromisos de permanente incremento del gasto, por ejemplo a través de la factura salarial del Estado o las pensiones, a la vista del elevado déficit estructural y de la presión presupuestaria que ello impone para el largo plazo, dado el envejecimiento de la población.

Pero ahora sí es partidario de mantener las medidas de apoyo económico hasta que la recuperación esté asentada. Aunque aconseja que tales políticas sean flexibles, para adaptarlas a la evolución de los acontecimientos: a medida que la pandemia se mitigue, las ayudas han de centrarse cada vez más en los grupos sociales vulnerables y en las compañías viables, a las que incluso habrá que apoyar con inyecciones de capital.

El Fondo Monetario Internacional, además, considera que las perspectivas de crecimiento que proyecta el Gobierno para 2021 son optimistas. El Ejecutivo, en su proyecto de Presupuestos, estima una expansión del PIB del 9,8%, frente al 7,2% que pronostica el Fondo. De acuerdo con este organismo, las discrepancias entre sus cifras y las de Moncloa residen en el impacto esperado de la llegada de los recursos comunitarios. De esta manera, si las autoridades españolas prevén que el país absorberá una cantidad equivalente al 2,2% del PIB en fondos europeos y asumen un multiplicador de 1,2 veces, el Fondo cree que la capacidad de absorción será algo inferior y también será más bajo el efecto multiplicador, de 0,8 veces.

Además, los técnicos del FMI también advierten de la posibilidad de un debilitamiento del PIB en el cuarto trimestre de 2020, lo que dificultaría aún más el cumplimiento del objetivo de crecimiento el año que viene. Porque, avisan, no sólo los fondos tienen un papel importante en dar forma a la recuperación, también la evolución de la pandemia es determinante. Si bien también admiten que la fortaleza del tercer trimestre (el PIB creció a una tasa trimestral del 16,7%) puede llevar a que en el conjunto de 2020 la contracción sea algo inferior a la que recoge en sus previsiones (-12,8%).

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía