Mundo

El Gobierno alemán considera «bastante probable» el envenenamiento de Navalni en Rusia

El equipo médico de la Charité de Berlín, que desde el sábado realiza pruebas de diagnóstico al opositor ruso Alexei Navalni,
todavía no ha hecho público el diagnóstico, pero el portavoz del gobierno alemán, Steffen Seibert, sí ha reconocido que «se trata de un paciente que con bastante probabilidad fue víctima de un envenenamiento». Seibert justificaba así, en la habitual rueda de prensa de los lunes, las extremas medidas de seguridad que rodean el ala de la clínica donde está ingresado. Esta consideración difiere por completo del diagnóstico de los médicos rusos del hospital número 1 de Omsk, en Siberia, donde fue llevado en un primer momento Navalni, y que diagnosticaron un problema metabólico. Anatoli Kalinishenko, otro responsable del hospital de Omsk, indicó que, según dos laboratorios, en Omsk y Moscú, «ninguna sustancia que puede ser considerada como veneno (…) fue identificada» en el organismo de Navalni.

Navalni se encuentra en coma inducido y en situación «estable». El coordinador del Gobierno alemán para asuntos del Este de Europa, Dirk Wiese, ha declarado a la cadena de televisión pública ZDF que las circunstancias que han conducido al paciente a esta situación crítica «aún no han sido aclaradas». «Esperamos una aclaración totalmente transparente y cooperación, sobre todo, de las autoridades rusas. Antes de que se sepa cómo sucedió esto, sin embargo, es necesario tomar las precauciones de seguridad apropiadas», ha dicho Wiese. La esposa de Navalni, Yulia Navalnaya, y su ayudante Leonid Volkov, que se encuentran en Berlín y serán las primeras en ser informadas del diagnóstico definitivo, permanecen en silencio. Navalnaya se ha limitado a expresar su desconfianza hacia el hospital de Omsk y asegurra que el retraso en su traslado fue debido a razones políticas y con el fin de ganar tiempo para que la posible sustancia tóxica se disolviera y no pudiera ser detectada. Según ella, al principio le impidieron hablar con su marido, y luego no pudo comunicarse con los médicos alemanes que se habían desplazado hasta Siberia.

El portavoz Seibert ha asegurado que el Gobierno alemán «toma muy en serio la sospecha» de que alguien envenenó al político ruso. «No hubo invitación formal pero, por razones humanitarias, Navalni pudo entrar en el país por pedido de su familia», limitó por otra parte la implicación de Alemania en el rescate del disidente, cuyas publicaciones sobre la corrupción de las élites rusas son muy seguidas en las redes sociales y cuya muerte dejaría a Rusia sin la principal figura política de oposición del momento.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo