Política

El Gobierno subraya que España se entenderá con quien gane en EEUU

No hay todavía un pronunciamiento oficial del Gobierno porque, obviamente, no hay aún ganador de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. Pero, por ahora, y mientras queda escrutinio por delante —especialmente decisivo es lo que suceda en el ‘Rust Belt’, el cinturón del óxido, en Pensilvania, Michigan y Wisconsin—, el Ejecutivo se aferra a la prudencia y advierte de que, pase lo que pase, España se entenderá con “quien salga” elegido, sea Joe Biden Donald Trump

La primera voz del Ejecutivo en esta larga madrugada electoral fue la de Arancha González Laya, quien en una entrevista en la SER pidió “calma, sosiego” antes de pronunciarse sobre una votación tan “ajustada”. La titular de Exteriores recordó que “Europa no vota” en estos comicios, por mucho que esté en juego el centro de poder de Occidente más importante del mundo, y por tanto la obligación desde “Madrid, Bruselas y Berlín” es entenderse con cualquiera de los dos candidatos. La ministra no quiso hacer comentarios sobre las palabras de Trump de esta noche, en las que se dio por ganador y pidió parar el recuento para asegurar su victoria. “Tranquilidad”, recetó. “Es importante esperar a que se recuenten todos los votos en EEUU y que tengamos el resultado para saber con quién vamos a tener que empezar a trabajar. Sea quien sea, nuestra responsabilidad es trabajar con quien salga de estas elecciones”, insistió.

Laya, no obstante, sí reconoció que estas elecciones en EEUU son un “referéndum” sobre la manera de “hacer política y una manera de hacer políticas”, informa Europa Press. “Una manera más nacional o más multilateral de hacer política. Algo que está en juego y que desde Europa miramos con gran interés”, señaló.

Laya subraya que esto es un “referéndum” sobre una manera de hacer “política y políticas”

Y como tal referéndum, como todos los plebiscitos que “realmente importan“, al final “se ganan o se pierden por un pequeño margen”, como ocurre en Suiza, país en el que ella misma ha vivido años. “Lo que está en juego es si uno hace política puramente desde el ángulo nacional, de país, como si fuese una isla en el mundo, o tejiendo un consenso con otros países para gestionar la interdependencia”, añadió. Y es que el Gobierno de Pedro Sánchez siempre ha conferido una importancia total al multilateralismo como vía para resolver los conflictos de un mundo más conectado. 

“Puntos de encuentro”

Para la responsable de Exteriores, lo fundamental es que se pueda “construir una agenda transatlántica” en la que todos los países se juegan “la capacidad de gobernar la globalización”. Laya recordó que España ha podido trabajar con la Administración Trump, tan en las antípodas de lo que quiere proyectar el Ejecutivo de Sánchez, en algunos “grandes puntos de encuentro”, como seguridad y lucha contra el terrorismo. Sin embargo, las relaciones con la potencia americana no han sido en modo alguno fecundas, y ha habido materias de choque como la lucha contra el cambio climático —esta noche salía EEUU del Acuerdo de París de reducción de emisiones— o el comercio internacional. 

“Hemos sido capaces de trabajar juntos en temas que nos importaban a los dos y donde encontrábamos puntos de encuentro. Es cierto que la relación con esta Administración ha puesto de manera más cruda el foco en cuestiones donde había desencuentros. Antes también los había” aunque no se ponían tan de manifiesto, sostuvo, para después añadir que el Gobierno de coalición busca “resetear la relación transatlántica”, que debe buscar “un nuevo objetivo“.

“No creo que nos falten razones para trabajar juntos. Una muy importante es rehumanizar la globalización”

Arancha González Laya

Ministra de Asuntos Exteriores

Se trata, pues, de hallar “un nuevo alma”, explicó. Tras la II Guerra Mundial, esa alma era luchar contra los totalitarismos, luego extender la democracia y luego la globalización. “Ahora nos hemos quedado un poquito cojos. Y no creo que nos falten razones para trabajar juntos. Una muy importante es rehumanizar la globalización, que crea desigualdades y deja a muchas personas abandonadas a su suerte. Buscar un mejor equilibrio entre economía y cambio climático, entre progreso e igualdad, entre democracia y diversidad”, abundó. 

Menos prudente fue Unidas Podemos, socio minoritario de la coalición gubernamental. En un hilo de Twitter, el portavoz parlamentario de los morados, Pablo Echenique, concluyó, a la vista de las palabras de Trump, que ejemplifica lo que hace la ultraderecha cuando cree que va a perder unas elecciones: prefiere “pegarle fuego a la democracia” antes que abandonar “pacíficamente el poder”. 

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política