Economía

El Ibex-35 baja un 1,8%, arrastrado por la Bolsa de Nueva York

El Ibex-35 terminó la jornada con un recorte del 1,78%, para dar un último cambio en los 6.955 puntos. El selectivo perdió de nuevo la cota de los 7.000 puntos tras recuperarla en la sesión de este lunes. El indicador lleva pivotando alrededor de esta psicológica cota durante ya siete sesiones consecutivas: rebasa los 7.000 puntos, pero sin llegar a los 7.100, y cae por debajo, pero sin abandonar los 6.900. El índice, por tanto, se está moviendo en un rango muy estrecho en las últimas sesiones.

Sólo cuatro valores del selectivo doméstico se salvaron de los recortes. Grifols fue el más rentable, con una subida del 1,47%, seguido por el Sabadell, que se anotó un 1,37%. El mercado continúa viendo a esta entidad como próxima participante en el proceso de consolidación del sector.

Viscofán, con una subida del 0,51%, y Almirall (0,37%) fueron los otros dos valores que han esquivado los números rojos.

A la baja, Repsol fue el valor más bajista, con un recorte del 4,55%, afectado por el descenso del precio del barril de crudo. A continuación se colocó Ferrovial, que se dejó algo más de un 3%. Santander, por su parte, cayó casi un 3%, al igual que ACS. Y entre los peores también se contaron otras entidades financieras, como Bankinter (-2,84%), o CaixaBank (-2,66%).

IAG también se colocó entre los valores más bajistas, con un descenso de cerca de un 2%, en la jornada en la que celebraba su junta general de accionistas y en que anunció que renegocia con Globalia los términos de la compra de Air Europa.

En el resto del Viejo Continente también dominaron los descensos en la jornada de este martes. El Ftse Mib de Milán fue el peor, con un retroceso del 1,8%, mientras que el Cac 40 francés se dejó un 1,6%. El Dax alemán perdió un 1%.

El Ftse 100 británico, por su parte, se dejó cerca de un 0,15%. Las caídas de la Bolsa de Londres se vieron mitigadas por la depreciación de la libra esterlina, presionada, como afirma Aitor Méndez, de IG, por las crecientes incertidumbres en torno a la consumación del Brexit. Una divisa a la baja ayuda favorece la competitividad de las compañías británicas, de ahí que su descenso esté contenido en comparación con el resto del Viejo Continente.

Fuertes caídas en Wall Street

Y en este comportamiento tuvo mucho que ver la negativa vuelta a la actividad de la Bolsa de Nueva York. Tras el festivo del lunes por el Día del Trabajo, los indicadores de Wall Street se movían en negativo, continuando con la estela del último tramo de la semana pasada, cuando saltó el temor por la sobrevaloración que habrían alcanzado las acciones americanas, muy especialmente las tecnológicas, que habían recuperado, y con creces, los niveles máximos previos a la pandemia. Así, al cierre de la sesión europea, el Nasdaq se dejaba alrededor de un 2,3%, mientras que el S&P 500 retrocedía un 1,8%, y el Dow Jones caía cerca de un 1,4%.

El mercado interpreta, además, que las palabras del presidente Donald Trump en el Día del Trabajo pueden insuflar tensiones adicionales entre Estados Unidos y el gigante asiático. Porque afirmó: «Haremos de Estados Unidos la superpotencia manufacturera del mundo y acabaremos con la dependencia de China de una vez por todas, ya sea mediante la desvinculación o con la imposición de aranceles masivos como ya lo estamos haciendo. Vamos a poner fin a nuestra dependencia de China porque no podemos confiar en China». Si bien son palabras inflamadas por la campaña electoral hacia los comicios presidenciales de noviembre, no son declaraciones tranquilizadoras precisamente.

Aunque hay analistas que califican la caída reciente de la Bolsa americana como de «corrección sana». Los expertos de Goldman Sachs afirman que el mercado tiene potencial, pero no descartan que pueda haber una corrección de hasta un 10%. Pero el Nasdaq en las tres últimas sesiones operativas ya se ha dejado un 9%. En la jornada de hoy, el descenso del índice tecnológico se ve afectado por el fuerte retroceso de Tesla, que se ha quedado fuera de la próxima actualización del S&P 500.

Corrección del crudo

En el mercado de materias primas, destacó el fortísimo descenso del crudo. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, cedía un 8,10% al cierre de la sesión europea, hasta los 36,5 dólares, mientras que el Brent bajaba un 5,6%, hasta situarse por debajo de los 40 dólares. El precio del petróleo baja ya por quinta sesión consecutiva y Sergio Ávila, de IG, lo atribuye a la preocupación sobre la demanda, que ahora se espera que se debilite a medida que aumentan los nuevos casos de coronavirus a nivel mundial.

Mientras tanto, el precio del oro se mantenía plano en el entorno de los 1.925 dólares la onza.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se situaba en los 82 puntos básicos, con el interés del diez años situado en el 0,33%, por debajo del 0,35% de la jornada del lunes. El dinero también fluyó hacia el bono alemán, cuya rentabilidad retrocedió desde el -0,46% hasta el -0,50%. Mientras tanto, el interés del título americano a ese mismo plazo pasó del 0,72% al 0,68%.

En el mercado de divisas, el euro se depreciaba cerca de un 0,2%, hasta caer por debajo de la cota de 1,18 unidades, a la espera de la reunión ordinaria de política monetaria del Banco Central Europeo que tendrá lugar esta semana y en la que se prevé que su presidenta, Christine Lagarde, se manifieste respecto al fortalecimiento que acumula la moneda comunitaria en los últimos meses.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía