Economía

El Ibex-35 cae un 2,3% en la última sesión de agosto

El Ibex-35 había tenido un agosto plácido –algo no habitual estos últimos años– y alcista. Su rentabilidad en el mes veraniego por excelencia llegó a ser este lunes por la mañana, cuando alcanzaba los 7.200 puntos, superior al 4%. Con ello, éste habría sido el mejor agosto desde 2012, cuando se anotó más de un 10%. El selectivo se las prometía felices. Pero el desenlace no fue tan afortunado.

A última hora de la mañana, la plaza madrileña entró en unas pérdidas que con las horas fueron ampliándose: al cierre se dejaba un 2,29% en su mayor descenso desde el 30 de julio, cuando cayó un 2,91%. Terminó por debajo de los 7.000 puntos, en los 6.969,50. Con ello, la rentabilidad mensual se limitó a un 1,34%, en el que de todas formas fue el mejor resultado para un agosto desde 2016.

Con su comportamiento por la mañana, también prometía cerrar su mejor mes desde septiembre de 2019, cuando ganó un 4,90%, pero frustró también ese objetivo. Porque si por la mañana la casi totalidad de sus valores se movía en verde, al cierre sólo fueron cinco títulos los que así sobrevivieron. Y entre los peores, los que más presionaron a la baja fueron los grandes bancos: BBVA cedió un 5,65% y Santander, un 5,06%.

Pero el índice recuperó en agosto una pequeña parte de lo perdido en julio, cuando bajó un 4,90%, después de tres meses de rebote –junio, mayo y abril– tras el desplome del 22% que sufrió en marzo, cuando descontó todos los males económicos asociados a la covid-19 cayendo de los 10.000 hasta los 6.100 puntos.

Peor que Europa

El Ibex-35 bajó ayer más que el resto de Europa: el Eurostoxx 50 dejó limitado su recorte a un 1,30%. Ello explicó en parte que la subida del índice europeo en agosto (3,09%) más que duplicara la del español. Pero el Dax alemán sumó más de un 5% en el mes.

Pero el Viejo Continente se queda atrás respecto a las cifras de EE UU: sin contar con el último día de agosto, el S&P 500 ganaba más de un 6% y enfilaba el cierre de su mejor agosto desde 1986.

A la fortaleza de la Bolsa de Nueva York –que ha recuperado todo lo perdido y se mueve en máximos históricos gracias a las tecnológicas– se atribuye la buena marcha del resto de mercados en el mes.

De fondo las Bolsas contaron además con los bancos centrales y su efecto combinado, según Ignacio Cantos, de Atl: aportan liquidez y eliminan las alternativas rentables a las acciones porque deprimen el interés de los bonos (el del español a diez años ronda el 0,30%). En la recta final de agosto la Reserva Federal de EEUU dio una vuelta de tuerca a ese apoyo aceptando que la inflación suba por encima del 2%, lo que hace pensar en más política expansiva durante más tiempo.

Aunque el Banco Central Europeo había advertido de que las Bolsas habían ido más rápido que los fundamentos económicos, lo que significa que las acciones estarían caras. Para dejar de estarlo sin caer, tendría que confirmarse la recuperación que han puesto en precio y que los rebrotes de covid pueden cuestionar.

Las dudas sobre la economía, las elecciones en EEUU, las relaciones de la Casa Blanca con Pekín o las negociaciones del Brexit son cuestiones que apuntan los analistas que anticipan un repunte de la volatilidad –eufemismo de caídas– en otoño y de la que la última sesión de agosto pudo ser un aviso o un aperitivo. Pero, para los expertos de Bankinter, los tres factores a vigilar (la vacuna, China y las tecnológicas) «es más probable que nos den alegrías que disgustos».

Javier Molina, de eToro, avisa de los niveles a tener en mente:es clave que el selectivo no pierda los 6.850 puntos; mientras que en el caso de que llegara a rebasar los 7.300, podría alcanzar fácilmente los 7.500. En XTBno lo ven ni cayendo a los 6.600 ni recuperando los 8.000.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía