Economía

El Ibex-35 deja escapar los 7.000 pese al optimismo del BCE

El Ibex-35 terminó la sesión con un descenso del 0,31% y por debajo de los 7.000 puntos. Aunque esto último por la mínima: el índice dio un último cambio en los 6.999,20 puntos. Y es que contra el selectivo doméstico jugaron algunos de sus grandes valores. Así, Telefónica se dejó un 2,15%, mientras que el Santander perdió un 2,08%. Y éste no fue el único banco que terminó con pérdidas. Así, también en Sabadell se impuso la recogida de beneficios y retrocedió un 1,65%. Además, CaixaBank perdió un 0,73% y Bankia, un 0,54%. Aunque los peores valores de la jornada fueron Ence (-5,78%) y Ferrovial (-2,93%).

Además, la nómina de valores en positivo fueron muy pocos. Apenas media docena. Al menos, el más alcista fue uno de los pesos pesados, Inditex, que sumó un 1,84%. También Cellnex y Repsol ganaron más de un punto porcentual. Meliá, Amadeus y Cie Automotive completaron la lista de valores en positivo. MásMóvil también logró esquivar las pérdidas, pero apenas logró cerrar en tablas.

En el resto del Viejo Continente, también números rojos. Con una sola excepción: el Ftse Mib de Milán se anotó un 0,25%. Mientras tanto, el Cac 40 francés perdió alrededor de un 0,4%. El Dax alemán bajó algo más de un 0,25% y el Ftse 100 de Londres, un 0,15%.

Este comportamiento tuvo lugar en la jornada en la que el Banco Central Europeo celebraba su reunión ordinaria de política monetaria y en la que además presentaba sus nuevas previsiones económicas para el ejercicio. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, mostró algo de optimismo y revisó las perspectivas del PIB al alza, mientras que alejó el escenario deflacionario y sólo avisó de que se mantiene vigilante (aunque inactiva) sobre el fortalecimiento del euro contra el dólar, lo que puede tener malas consecuencias para la recuperación de la eurozona, especialmente para los países más exportadores. Pero no anunció ningún cambio significativo en su política monetaria: lo que hay sigue siendo útil.

De esta manera, el euro volvió a ganar posiciones frente al billete verde. La moneda comunitaria, al cierre de la sesión europea, se apreciaba más de un 0,5%, hasta situarse el tipo de cambio en 1,1865 unidades.

Pero la prima de riesgo se estrechó con intensidad: al cierre de la sesión europea, el diferencial español caía hasta los 78 puntos básicos. Pero la rentabilidad del bono doméstico a diez años se mantenía en el 0,35%. El que registró una subida en su rentabilidad fue el alemán, que pasó del -0,46% al -0,43%. Ésta es una de las consecuencias que anticipa Andreas Billmeier, de Western Asset: el aumento de los rendimientos de los países ‘core’ debido al aumento de la emisión de deuda por parte de la Comisión Europa, que le hará la competencia a los emisores gubernamentales.

Además, la sesión europea se veía condicionada por las caídas que volvían a acechar a la Bolsa estadounidense. Así, al cierre de la sesión europea, el Dow Jones y el S&P 500 registraban pérdidas de alrededor de un 0,25%, mientras que el Nasdaq apenas era capaz de mantenerse en tablas.

En el mercado de materias primas, caídas en el precio del crudo. El barril de Brent, de referencia en Europa, cedía al cierre un 1%, hasta los 40,35 dólares, mientras que el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, caía un 1%, hasta los 37,7 dólares.

El precio del oro, mientras tanto, subía un 0,75% al cierre, hasta los 1.960 dólares la onza.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía