Economía

El Ibex-35 interrumpe su ‘rally’ con un descenso del 0,87%

Recogida de beneficios en el Ibex-35. El selectivo español cerró la jornada de este jueves con un descenso del 0,87%, para dar un último cambio en los 7.726 puntos. De esta manera interrumpe su secuencia de tres sesiones consecutivas de ascensos, en que ha sumado casi un 13,5%, tras las elecciones presidenciales de Estados Unidos y después del anuncio de una vacuna efectiva contra el coronavirus, según su fabricante, Pfizer. Además, el selectivo doméstico, en las nueve últimas jornadas, desde que marcara mínimos desde marzo poco por encima de los 6.400 puntos el pasado 29 de octubre, aunque con alguna corrección de por medio, había ganado cerca de un 22%. Hay que contar, además, con el cierto mal de altura que sufre el Ibex-35, que se deriva de que en junio chocó contra los 7.900 puntos, niveles muy próximos a los actuales, que no pudo superar a mediados de año, circunstancia que desencadenó una paulatina corrección. Rebasar ese nivel, convertido en resistencia, es clave para que el selectivo pueda aspirar a niveles superiores.

Aunque las caídas no quedaron limitadas al parqué de Madrid. Todos los indicadores del Viejo Continente terminaron la jornada a la baja. El que peor se comportó fue el Cac 40 francés, que retrocedió un 1,52%, mientras que el Dax alemán bajó un 1,24%. El Ftse Mib de Milán se dejó un 0,83%. En general, por tanto, Europa lo hizo peor que España.

Adam Vettese, de eToro, explica que si los mercados europeos registraron números rojos fue porque las tasas de contagios continúan aumentando y los inversores se han dado cuenta de que la vacuna no supone una solución de la noche a la mañana. A juicio de Vettese, a pesar de las innovadoras noticias del ensayo de Pfizer, aún no se han aprobado y, además, «la logística para transportar una vacuna que debe mantenerse a temperaturas bajo cero está plagada de problemas».

A ello se une, según Vettese, que el Reino Unido ha anunciado que el crecimiento del PIB no cumplió con las expectativas del tercer trimestre, al expandirse un 15,5%, cuando se estimaba un avance del 15,8%. Además, en el mes de septiembre el país creció menos de lo esperado, pese a que entonces aún no están en vigor las nuevas medidas de confinamiento. Y también hay que contar con que la producción industrial en la zona euro cayó un 0,4% en septiembre, pese a que se esperaba crecimiento.

Mientras tanto, al otro lado del Atlántico, el Dow Jones y el S&P 500 registraban pérdidas de alrededor de un 0,4% al cierre de la sesión europea, mientras que el Nasdaq se salvaba de las pérdidas, aunque por la mínima. Para explicar esta caída, Sergio Ávila, de IG, alude a que diferentes estados de EE UU, además de Nueva York, han introducido nuevas medidas de distanciamiento social, a medida que los nuevos casos diarios de coronavirus han superado los 100.000 por octavo día consecutivo. Aunque el mercado laboral proporcionó buenas noticias: las peticiones iniciales de subsidio por desempleo cayeron hasta su nivel más bajo desde el inicio de la pandemia.

En el selectivo español, Solaria encabezó las ganancias, con una revalorización del 5,14%. Le siguió Almirall, con un avance del 2,24%. PharmaMar, Grifols y Cellnex se anotaron más de un punto porcentual.

En rojo, Amadeus y Repsol fueron los valores más bajistas, con caídas de más de un 4%. Después se colocó IAG, que se dejó un 3,31%. Naturgy y Aena bajaron más de dos puntos porcentuales. La recogida de beneficios, por tanto, fue especialmente intensa en valores del sector turístico, entre otros.

Entre los títulos bajistas, también los bancos. BBVA fue el peor entre ellos, con un recorte del 1,69%. El Santander, por su parte, se dejó un 1,30%. Y CaixaBank despidió el día con una caída del 1,13%.

En el mercado de deuda, la prima de riesgo de España se mantiene en el entorno de los 66 puntos básicos. La mayor aversión al riesgo que se observó en el mercado este jueves no cotizó sólo en la Bolsa, sino también en la deuda. Así, volvimos a ver caídas en los intereses de los bonos, lo que significa que su preció subió porque los inversores volvieron a comprarlos. Así, la rentabilidad del título americano a diez años retrocedió desde el 0,96% hasta el 0,92%. La de su comparable alemán ya lleva dos días replegándose: en concreto, desde el -0,48% hasta el -0,54%. El rendimiento del título español ha pasado desde el 0,19% hasta el 0,13% en las últimas jornadas.

El tipo de cambio entre el euro y el dólar se situaba al término de la sesión del Viejo Continente por encima de la cota de 1,18 unidades.

En el mercado de materias primas, leves subidas para el petróleo. El barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba algo más de medio punto porcentual, hasta rebasar los 44 dólares. Mientras, el barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se anotaba un 0,80%, hasta los 41,80 dólares. La onza de oro, por su parte, ganaba cerca de un punto porcentual, hasta los 1.880 dólares.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía