Mundo

El líder opositor ruso Navalni sale del coma en un hospital de Berlín

En un escueto comunicado, el hospital Charité de Berlín ha informado este lunes que el estado de salud del líder opositor de Rusia, Alekséi Navalni, ha mejorado en las últimas horas. El bloguero ruso sufrió hace tres semanas un envenenamiento con un agente químico de la familia Novichok mientras volaba desde Siberia a Moscú, según ha corroborado el Gobierno alemán.

El paciente “ha salido del coma inducido en el que se le mantenía mediante medicación” y está reaccionando “cuando se le habla”, reza el texto que ha emitido por el centro sanitario. Asimismo, se le está “retirando la ventilación artificial“, ha continuado. No obstante, según los médicos que le tratan, “aún no se pueden descartar consecuencias a largo plazo de una intoxicación grave”.

La recuperación de Navalni ha sido celebrada por su entorno en el Fondo contra la Corrupción, la oenegé fundada por él mismo. Liubov Sóbol, Kyra Yarmish o Iván Zhdánov, miembros todos ellos de su círculo de confianza, han difundido tuits en los que se congratulaban por las esperanzadora noticias. Eso sí, las las elecciones regionales, previstas para el próximo domingo y en las que Navalni había concentrado últimamente sus esfuerzos, transcurrirán sin su participación. De hecho, fue envenenado a su regreso de un viaje a Novosibirsk y Tomsk en Siberia, dos localidades donde creía que los candidatos independientes tienen posibilidades de derrotar a los aspirantes oficialistas del partido Rusia Unida.

Debate internacional 

Entretanto, continúa el debate internacional acerca de una eventual respuesta a Rusia en el caso de que Moscú no colabore en el esclarecimiento de los hechos. Por vez primera, la cancillera alemana, Angela Merkel, ha evocado la posibilidad de que las sanciones afecten al gasoducto Nord Stream-2, lo que asestaría un golpe importante a las pretensiones de Rusia de ampliar su cuota en el mercado energético europeo. “La cancillera considera que sería un error excluir de salida” las sanciones al gasoducto. 

La tubería, que debería haber entrado en funcionamiento este año, doblará la capacidad de Rusia de exportar gas a Alemania y otros países, pero no ha podido culminarse debido a problemas geopolíticos medioamebientales. Países como Polonia o los repúblicas bálticas, no ven con buenos ojos el proyecto porque incrementará la dependencia de la UE del gas ruso. Además, reducirá los ingresos que recibe Ucrania por derecho de tránsito, ya que la inraestructura transcurre por el mar Báltico y evita ese país.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo