Mundo

El plan de Biden para «rescatar el alma de EE.UU.»

Tras una campaña centrada en los reproches, ¿qué propone Biden para su presidencia?

Ambos candidatos han dado algunos detalles de qué ocurrirá si ocupan los próximos cuatro años el Despacho Oval de la Casa Blanca, aunque el investigador senior de EsadeGeo, Enrique Rueda-Sabater, ha señalado que la primera gran diferencia está en cómo encararán el día a día de la presidencia. «Trump tiene una mentalidad de suma cero: si yo gano, se lo tengo que quitar a alguien y yo creo que Biden viene de una tradición que piensa que es posible incrementar la tart», ha explicado a Europa Press el analista.

Economía

A comienzos de 2020, la economía estaba destinada a ser el gran caballo de batalla de Donald Trump en las elecciones, ya que el país gozaba de prácticamente pleno empleo y la bolsa estaba en máximos históricos. Sin embargo, la depresión global ocasionada por la pandemia truncó los planes del presidente estadounidense.

El mandatario ha desplegado un amplio abanico de promesas entre las que se encuentran la creación de 10 millones de empleos en diez meses y de un millón de nuevas pequeñas empresas. Para ello, ha prometido bajadas de impuestos y deducciones fiscales a las empresas que fabriquen en Estados Unidos.

El gran ausente del discurso de Trump fue el cambio climático, que por el contrario, está en el centro del programa económico de Biden. Rueda-Sabater ha señalado que el principal reto del demócrata será conciliar los intereses de dos de sus principales apoyos: los sindicalistas y el ala más progresista del Partido Demócrata.

Biden ha prometido una transición ecológica para el país en la que se bonificarán la adquisición de vehículos eléctricos y las energías renovables y se invertirá en tecnologías como la captura de carbono con el objetivo de generar 10 millones de empleos ‘verdes’ y que el país tenga emisiones neutras de dióxido de carbono en 2050.

Además, el exvicepresidente ha incluido en su programa medidas sociales como una subida del salario mínimo a 15 dólares por hora (12,6 euros) a nivel federal y la mejora del seguro de desempleo, así como la cancelación o mejora de condiciones de los préstamos estudiantiles para acceder a la universidad. Su programa inspirado en ideas socialistas supondrá de hecho subida de impuestos federales.

Sanidad y pandemia

Para Rueda-Sabater, la sanidad será un campo en que Biden podrá tomar decisiones rápidas, ya que cuenta con apoyos para recuperar partes derogadas de la reforma sanitaria de Obama y el coronavirus «ha evidenciado las fallas» de la sanidad estadounidense.

Biden se ha mostrado muy crítico con la gestión de la pandemia de Trump, ya que Estados Unidos es el país con más casos y muertos del mundo, y ha prometido que si gana la presidencia creará un centro de mando sanitario federal, contratará a 100.000 rastreadores y garantizará que la población pueda hacerse pruebas de detección de coronavirus gratuitas.

Ley y orden

Tras la caída de la economía y las críticas por la pandemia, «la ley y el orden» se convirtieron en la nueva bandera electoral de Trump, alentada por los disturbios ocurridos durante las protestas por la igualdad racial motivados por la muerte bajo custodia policial del afroamericano George Floyd.

Por su parte, Biden aboga por una reforma del sistema de seguridad y judicial estadounidense. Entre la amplia batería de medidas, que, aunque está influida por el movimiento Black Lives Matter, no incluye conceptos como el de retirar fondos a la policía, se encuentran propuestas orientadas a reducir la población carcelaria como la despenalización del consumo de algunas drogas o el fin de las prisiones privadas a nivel federal.

Asimismo, los demócratas han prometido una inversión de 1.000 millones de dólares anuales (844 millones de euros) para reformar la justicia juvenil y eliminar la pena de muerte a nivel federal.

Dentro de estas políticas, también se ha incluido la prohibición de la venta de armas por Internet y de la venta en general de todas las armas automáticas y cargadores de gran capacidad, junto a un programa de recompra gubernamental a los portadores de armas de este tipo para retirarlas de la calle. En oposición a estas promesas demócratas, Trump ha asegurado que su Gobierno no aplica restricciones.

Política exterior

La política exterior es uno de los campos donde Rueda-Sabater ve notorias diferencias entre Trump y Biden. China se encuentra en el centro de las propuestas de Trump, ya que propone «hacerle rendir cuentas» por el coronavirus, así como no dar contratos federales a empresas que externalicen su producción en el país asiático.

Rueda-Sabater opina que la política comercial con China puede ser similar en el caso de Biden, ya que por ejemplo los sindicatos, uno de sus principales apoyos, son proteccionistas en muchos sectores, pero al menos cambiaría notablemente las formas.

Aborto

Consciente de que el Tribunal Supremo acaba de experimentar un vuelco en favor de una mayoría de magistrados provida, Biden -abortista, pese a sus credenciales de «católico oficial»- promueve una ley federal dirigida a blindar el aborto. Si en su día se aprobase en el Congreso, la ley mantendría la práctica abortista despenalizada en todo el país aunque el Supremo llegara a revocar «Roe v. Wade». Para ello los demócratas necesitan no solo colocar a Joe Biden en la Casa Blanca sino también la victoria de sus candidatos en la renovación de las dos cámaras.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo