Tecnología

Elon Musk muestra por primera vez Neuralink, un chip para el cerebro que se conectará a un ordenador

La travesía de Neuralink, un nuevo proyecto en el que se ha involucrado el excéntrico Elon Musk, abre una nueva senda con la presentación, por primera vez desde que se fundó la empresa hace cuatro años, de su interfaz y su arquitectura. La propuesta es unir la mente humana a un ordenador por medio de un chip craneal que se conecta por medio de tecnología inalámbrica Bluetooth. Un avance que, aunque todavía está en fase de conceptualización, augura implicaciones en el estudio médico.

La empresa de biotecnología presentó este viernes un dispositivo «wearable» -vestible, en español- del tamaño de una moneda que se implantará en el cráneo y que concederá una mayor potencia cognitiva a sus usuarios. Un ambicioso plan para conectar el cerebro a un equipo informático. Durante los ensayos se ha probado con un cerdo llamado Gertrude durante dos meses para controlar su hocico. El animal ha tenido implantado un chip que ha transferido datos directamente a un ordenador. Musk mostró, para demostrar que el sistema es funcional, su actividad cerebral.

Este chip, bautizado como Link V0.9 y de aproximadamente 8 milímetros de diámetro, se ha presentado como un «Fitbit en el cráneo con pequeños cables». La propuesta concibe que este aparato se podrá colocar detrás de la oreja. Tres cables se conectarán a la parte superior de la cabeza. Su alimentación será por medio de una batería recacargable de un día de autonomía. El proyecto describe que para cargarlo se deberá emplear un cargador de inducción magnética.

A través de una pequeña sonda que contiene unos 3.000 electrodos conectados a hilos flexibles (más finos que un cabello humano), la iniciativa permitirá analizar en tiempo real la actividad de 1.000 neuronas del usuario. Para su implantación se necesitará de un robot, construido por la propia empresa, que realizará un injerto en una intervención clínica de menos de una hora de duración.

El plan del multimillonario, que ha defendido la necesidad de emplear sistemas de Inteligencia Artificial para mejorar las características humanas, es crear un dispositivo médico para estudiar enfermedades relacionadas con el cerebro como el alzhéimer o permitir, incluso, que pacientes con enfermedades neurológicas puedan controlar aparatos electrónicos como un teléfono móvil directamente con sus pensamientos. Un avance propio de la cultura «cyberpunk».

«Un dispositivo que se implanta podrá realmente resolver estos problemas«, señaló Musk en una presentación virtual el viernes, en donde aseguró que podrá corregir dolencias como pérdida de memoria, la pérdida de audición, la depresión o, incluso, el insomnio. El chip también podría mejorar la comprensión de las enfermedades neurológicas al «leer» las ondas cerebrales, aseguró uno de los científicos de la compañía durante la presentación.

El control de las ondas cerebrales es un desafío de la ciencia desde hace mucho tiempo. Existen ya algunos avances a través de diademas neuronales con los que se puede intervenir en una interfaz cerebro-computadora que se basan en una interpretación de las ondas cerebrales por parte de una máquina, anticipando un sistema para interactuar con el exterior a través del pensamiento. Neuralink, que emplea a cien personas de diversos campos científicos, ha recibido 158 millones de dólares de inversión, 100 millones de dólares directamente inyectados por el propio Musk.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Tecnología