Mundo

Envenenamientos, accidentes y muertes sospechosas de opositores al Gobierno de Putin

La necesidad de un «estado fuerte» y sin disidencia ha sido siempre algo obsesivo para el presidente Vladímir Putin. En ese camino fueron muchos los que acabaron en prisión, entre ellos el antiguo patrón de la petrolera Yukos, Mijaíl Jodorkovski. Pero otros caían tiroteados o eran envenenados sin que, en la mayoría de los casos, se pudiera esclarecer quién estaba detrás de los crímenes.

El exagente de los servicios de inteligencia, Alexánder Litvinenko, la periodista Anna Politkóvskaya, el diputado Serguéi Yushenkov, la activista pro derechos humanos, Natalia Estemírova, y el exministro y líder opositor, Borís Nemtsov, son algunos de los nombres que integraron la lista de asesinados y cuya actividad contrariaba al régimen.

Serguéi Yushenkov, diputado del ya desaparecido partido Rusia Liberal e incansable detractor de las políticas del poder, fue asesinado junto al edificio de su vivienda en Moscú el 17 de abril de 2003. Recibió tres tiros por la espalda con orificio de salida por el pecho. Junto a su cuerpo, apareció la pistola homicida.

Alexánder Litvinenko, antiguo espía asesinado con polonio, sustancia altamente radiactiva, el 23 de noviembre de 2006 en Londres, a donde huyó para evitar la cárcel. Denunció que la ola de atentados de septiembre de 1999 fue organizada por los servicios secretos rusos (FSB o antiguo KGB).

Anna Politkóvskaya fue reportera del bisemanario Nóvaya Gazeta. Centró gran parte de su trabajo en poner al descubierto la atrocidades cometidas en Chechenia por las fuerzas de seguridad rusas, culpabilizando de ello directamente a Putin. Fue acribillada a tiros en el ascensor de su vivienda el 7 de octubre de 2006.

Anna Babúrova y Serguéi Markélov, muertos a manos de un pistolero el 19 de enero de 2009 en Moscú, en el mismo atentado. Al igual que Politkóvskaya, ella trabajaba en «Nóvaya Gazeta». Markélov era abogado y defendió a la familia de Politkóvskaya.

Natalia Estemírova, secuestrada el 15 de julio de 2009 cerca de su domicilio en Grozni, capital de Chechenia, y encontrada con varios disparos en la cabeza ese mismo día en una carretera de la vecina Ingushetia. Recogía también información sobre los abusos cometidos en Chechenia por las Policía y el Ejército. Trabajaba para la ONG rusa «Memorial». Documentó a Politkóvskaya sobre las violaciones de derechos humanos en la república.

Borís Nemtsov, antiguo gobernador, ministro y diputado en Yaroslavl. Fue asesinado a tiros frente al Kremlin el 27 de febrero de 2015. Autor de varios informes críticos con la política de Putin, preparaba otro sobre la «agresión» rusa contra Ucrania.

El antiguo agente de la inteligencia militar soviética, Serguéi Skripal, estuvo a punto de morir tras sufrir un ataque, al igual que su hija Julia, en Salisbury (Reino Unido), en donde residía tras ser objeto de un canje de espías. Él y su hija fueron hallados inconscientes el 4 de marzo de 2018 después de haberse envenenado con «Novichok», una sustancia altamente tóxica de uso militar con el que fue rociada el pomo de la puerta de su casa. Pero se recuperaron. Los medios rusos sostienen que asesoraba a la OTAN sobre cuestiones de seguridad relacionadas con Rusia.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo