Mundo

Facebook se abre a una mayor regulación de las redes sociales

Si un usuario de Facebook decide publicar mensajes antisemitas, ¿debe la plataforma ser responsable legalmente por ese contenido? ¿Debe tener el poder de revisar y eliminarlo? Aunque existe desde hace años, en los últimos meses ese debate sobre la moderación de contenido en las redes sociales se ha colado en la primera plana informativa a causa de las elecciones presidenciales de Estados Unidos y el creciente rol que juegan en ellas los gigantes tecnológicos.

Con esos interrogantes de fondo, este miércoles los directores ejecutivos de Facebook, Mark ZuckerbergGoogleSundar Pichai, y Twitter, Joey Dorsey, han comparecido ante el comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado estadounidense para hablar de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, que durante 24 años ha protegido a esas grandes empresas de litigios al considerar que no son responsables de lo que se publica en su plataforma.

Sin embargo, Zuckerberg se ha abierto a “actualizar la ley para asegurarse de que funciona como se pretende”, algo que convierte a Facebook en la plataforma digital que acepta ceder terreno a una mayor regulación de sus actividades. Dorsey ha asegurado que Twitter trabajará para comunicar de forma más transparente como se modera el contenido.

El debate se centra alrededor del artículo 230, considerado por los expertos como un pilar fundacional de la libertad de expresión en Internet y, por lo tanto, básico para la eclosión de la economía digital y las plataformas sociales. Esa ley no considera a las redes sociales como publicaciones, pues solo son un espacio donde otros publican. “Erosionar la sección 230 podría colapsar la forma en que nos comunicamos en Internet”, ha explicado Dorsey. “Llevará a censurar más contenido para evitar el riesgo legal”, explicó Zuckerberg el martes.

Sin embargo, la moderación de contenido —que puede ir de eliminar mensajes de odio a contextualizar hechos no contrastables o desinformación— abre la puerta a cambios de la ley.

Batalla política

Aunque la sesión debía centrarse en esa cuestión de fondo, se ha visto embarrada por la batalla política. Cada vez más republicanos y demócratas creen que esa inmunidad que les da la sección 230 lleva a las grandes tecnológicas a tener un mal comportamiento. Donald Trump y Joe Biden han pedido su derogación, pero por motivos opuestos.

Por un lado, los demócratas creen que la falta de moderación de contenido ha llevado a la propagación de mensajes de odio y desinformación, por lo que piden a las plataformas tener una mayor responsabilidad. Por el otro, los republicanos creen que las redes sociales moderan demasiado contenido y las acusan de tener un “sesgo político” para censurar las posiciones conservadoras, algo que han rechazado los máximos responsables de Facebook, Google y Twitter.

Esas acusaciones han llevado a los senadores demócratas a criticar que la comisión realizada este miércoles, seis días antes de las elecciones, responde a “falsa narrativa” de los republicanos, una estrategia “partidista” para repetir los mensajes de Trump e “intimidar a responsables de empresas privadas”. “Esto es un sinsentido”, ha dicho el senador Brian Schatz, que se ha negado a preguntar.

Críticas a Twitter y a Facebook

Durante las más de tres horas y 40 minutos de discursos, preguntas y pocas respuestas, Twitter ha sido la plataforma más criticada por los republicanos por haber alertado sobre algunos tuits publicados por Trump que van desde hablar de un “fraude” no probado en el voto postal a desinformación sobre la pandemia y por haber limitado la compartición de un artículo del ‘New York Post’ en el que se acusa a Biden de corrupción. “Su plataforma permite que dictadores extranjeros publiquen su propaganda sin restricciones, mientras usted limita sistemáticamente al presidente”, ha espetado el presidente del comité, Roger Wicker.

Por otro lado, Zuckerberg también ha tenido que escuchar críticas sobre el uso de Facebook como punto de organización de grupos supremacistas armados así como de campañas de odio étnico o religioso fuera de Estados Unidos, por parte de los demócratas, mientras que los republicanos han acusado a la red de no censurar contenido progresista. El debate real sobre la moderación de contenido tendrá que esperar a después de las elecciones.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo