Economía

Funcas cree que los ingresos crecerán la mitad de lo que prevén los Presupuestos

Raymond Torres, director de coyuntura y análisis internacional de Funcas, y Rafael Doménech, responsable de análisis económico de BBVA Research, coinciden en que las previsiones de aumento de ingresos fiscales que recoge el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado son demasiado optimistas. «Es difícil», advierte Doménech, que aumenten un 13% en 2021, o que alguna figura impositiva, como Sociedades, crezca más de un 20% en esta situación. La recuperación de la economía y la subida de algunos tipos tributarios no pueden tener un efecto tan potente, asegura el experto de BBVA, como para que la recaudación llegue a estar el año que viene 10.000 millones de euros por encima de la cifra de 2019.

Raymond Torres añade que esa previsión del Ejecutivo de que los ingresos fiscales aumentarán un 13% no se corresponde con la realidad económica. Y, de hecho, precisa que las estimaciones de Funcas reducen a la mitad, a alrededor de un 6%, la mejora de la recaudación para el próximo año. A su juicio, la puesta en marcha de nuevos impuestos puede defraudar en términos de ingresos a corto plazo, puesto que necesitan un rodaje de alrededor de medio año antes de cumplir expectativas.

Tanto Torres como Doménech, además, coinciden en que éste no es el mejor momento para aplicar subidas de impuestos ni para reducir el gasto público. En este último capítulo, además, Torres ha advertido de que se echan en falta dos capítulos para adaptar tanto los ERTE como los créditos ICO a la nueva realidad: «Necesitan una adaptación, porque la segunda oleada ocurre en un conetxto distinto, con los trabajadores ya muchos meses en ERTE y con las empresas sobreendeudadas». Así, considera que sería necesario incluir en el corazón de las cuentas públicas una partida para créditos participativos para ayudar a empresas viables en problemas, como se hace tanto en Alemania como en Francia; y, por otro lado, un mecanismo de reciclaje para personas que llevan mucho tiempo fuera del mercado laboral, aunque sea en expedientes de regulación temporal de empleo, y que pueden estar en riesgo de que su empresa cierre. «Son dos adaptaciones muy importantes para mantener la capacidad de la actividad productiva y aumentar el multiplicador fiscal del gasto público», ha insistidoTorres.

Una de las preocupaciones que ha trasladado el economista de Funcas es el riesgo de contagio financiero, es decir, que empresas que han apelado al crédito en los últimos meses, que ahora están sobreendeudadas y que enfrentan el riesgo de quiebra e insolvencia acaben perjudicando a los bancos. Ello, a su vez, incrementa el peligro de recaída de la economía y de que se materialice una doble recesión, con lo que ya serían cuatro los periodos contractivos que habría sufrido la economía española en los últimos doce años.

En cuanto al empleo de los fondos comunitarios, Torres ha afirmado que hay que cumplir varios requisitos para que sean efectivos tanto para ayudar a la recuperación económica como para transformar la estructura productiva. Así, a corto plazo asegura que es importante identificar los proyectos de inversión que responden a la capacidad productiva ya existente y dejar para más adelante la inversión en la transformación en sectores y actividades más novedosas y más ausentes en España. Además, cree que es esencial abordar las reformas pendientes y usar recursos para compensar a los potenciales perdedores de ellas. Así, ha asegurado que éste «es el gran momento de las políticas activas de empleo, de poner en marcha un plan de empleo juvenil y de abordar una reforma de los servicios públicos de empleo». Asimismo, ha urgido a buscar la manera de que los diferentes niveles de la administración ejecuten los fondos de forma rápida.

Doménech ha añadido que el país tiene que hacer reformas para resolver problemas enquistados, como la elevada tasa de paro: recortarla diez puntos en la próxima década para acercarla a los niveles de los países de nuestro entorno europeo supondría comenzar los años treinta con diez puntos más de PIB, ha asegurado el economista de BBVA Research. Es un elemento que Doménech urge que se incorpore al Plan Presupuestario y al diseño de la senda de estabilidad fiscal, junto a medidas de racionalización del gasto («que no es disminución, que puede ser aumento, pero mejorando su eficiencia», ha matizado), y de los ingresos, entre los que ha destacado la importancia central de la fiscalidad medioambiental, «una de las mejores palancas para hacer frente al riesgo que supone el cambio climático». «Pero hay que decirles a los agentes económicos, a las personas, cuál es el plan previsto de subida de la fiscalidad medioambiental», ha señalado Doménech.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía