Economía

Iberia renegocia con Globalia el precio de compra de Air Europa

La compra de Air Europa se anunció en noviembre del año pasado, cuando el virus era muy remoto, y luego, con la incidencia de la covid-19, el mundo ha cambiado radicalmente, ha constatado el hasta este martes presidente de IAG, Antonio Vázquez, que, con todo, ha ratificado el carácter estratégico de la adquisición.

Por la importancia del turismo, por la potente conexión con America Latina y por el potencial refuerzo del ‘hub’ de Madrid, la operación sigue siendo estratégica, ha insistido Vázquez, porque aporta beneficios tanto estratégicos como financieros. Pero el alto ejecutivo ha anunciado que Iberia está renegociando con Globalia los términos del acuerdo para la compra de Air Europa, sobre todo en lo que se refiere al precio y a las condiciones financieras de la aerolínea, respecto a la que ayer trascendió que ha pedido un rescate al Estado por valor de 400 millones de euros. Todo ello, para adaptar el acuerdo a una «situación covid», la mayor crisis a la que se enfrenta el sector de la aviación, como ha calificado el consejero delegado del grupo, Willie Walsh, que también se despide este martes, en su última junta general de accionistas. La actual debacle es mayor, ha reconocido Walsh, que la sufrida el 11-S o en la crisis financiera de 2008.

Vázquez ha precisado que el objetivo es que la operación de compra de Air Europa pueda cerrarse entre esta segunda mitad del año 2019 y principios de 2020, si bien la transacción aún está pendiente de aprobación por las autoridades regulatorias. Ha asegurado que cada vez que IAG ha comprado un activo ha tratado de hacerlo crecer, por el bien del activo en particular y también del grupo en su conjunto.

Vázquez ha desligado esta adquisición que negocia de la ampliación de capital por valor de 2.750 millones de euros cuya aprobación se sometía a la junta de accionistas de este martes. «Son dos proyectos completamente separados», ha aclarado Váquez, en relación a la compra de Air Europa y la ampliación de capital: los 2.750 millones de euros no son para hacer frente a la operación, ha insistido. Y ha añadido que es Iberia en particular la que se encuentra en conversaciones con Globalia, mientras que la ampliación de capital es para hacer frente a las necesidades de todo el grupo. De acuerdo con Vázquez la finalidad de la emisión de nuevas acciones busca que IAG emerja con más resiliencia y más fortaleza de la crisis.

El primer accionista del grupo, Qatar Airways ha garantizado que acudirá a la ampliación, que se realizará con derecho de suscripción preferente. Y el resto de la operación está garantizada por Golman Sachs, Deutsche Bank y Morgan Stanley.

Walsh ha admitido que la demanda de pasajeros no volverá a los niveles de 2019 «al menos» hasta 2023 o 2024, una estimación que se encuentra en línea con las previsiones de IATA. Además, se ha referido a que entre el resultado del grupo en el segundo trimestre de este año y el del ejercicio pasado hay una diferencia que asciende a los 2.400 millones de euros. «La mayor parte de los aviones ha estado en tierra. La mayor parte de la flota aún está inutilizada, aunque la demanda ha subido con el levantamiento de las restricciones a los movimientos», ha constatado Walsh, que ha precisado que la mayor parte de los vuelos ahora se limitan a los internos en España y algunos a nivel europeo, mientras que los de larga distancia continúan parados.

Walsh ha lamentado que las cuarentenas «han tenido un impacto colosal en un sector ya en dificultades», si bien se ha observado que hay una demanda latente de usuarios, que se ha visto limitada por las decisiones de los Gobiernos. Walsh ha emplazado a las autoridades europeas a sustituir las cuarentenas por test y a extender corredores aéreos seguros entre Europa y Estados Unidos.

El grupo de aerolíneas se prepara para volver a la actividad de una manera muy disciplinada, con un aumento de capacidad muy definido para la demanda real, según ha manifestado Walsh que, además, ha explicado que el grupo se encuentra inmerso en procesos de consulta para reducir el tamaño y la base de costes de todas sus aerolíneas.

Tanto Walsh como Váquez han defendido que IAG se encontraba en una situación financiera muy sólida antes de la crisis provocada por la covid, y que las medidas emprendidas en términos de liquidez, reducción de costes y la garantía de que se cuenta con el tamaño y la estructura adecuada para después de la pandemia harán posible afrontar el futuro con solidez.

A Walsh y a Vázquez les sustituyen Luis Gallego y Javier Ferrán, respectivamente.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía