Mundo

Indignación en Francia por las pintadas negacionistas en un pueblo víctima de la barbarie nazi

El pueblo de Oradour-sur-Glane, situado en el centro de Francia, se mantiene tal y como quedó tras la masacre llevada a cabo por los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Los ocupantes alemanes, a las órdenes de Heinz Barth, mataron a los 642 habitantes del lugar, entre ellos a 247 niños. Las víctimas fueron fusiladas, ahogadas y quemadas vivas en la iglesia local por las SS de la división blindada «Das eich».

Aún hoy el pueblo se mantiene en estado de ruina, tal y como quedó tras aquel funesto 10 de junio de 1944, en recuerdo de aquel horror. De ahí que las pintadas negacionistas que aparecieron este viernes en esas ruinas hayan causado una profunda indignación en todo el país. La palabra «mártir» había sido sustituida por la palabra «mentiroso» y se había añadido el nombre de un conocido revisionista.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”fr” dir=”ltr”>Rien ne pourra faire oublier la mémoire de nos 642 martyrs d&#39;Oradour-sur-Glane.</p>&mdash; Emmanuel Macron (@EmmanuelMacron) <a href=”https://twitter.com/EmmanuelMacron/status/1297181563210391553?ref_src=twsrc%5Etfw”>August 22, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

«Nada podrá hacer que nos olvidemos de las víctimas de Oradour-sur-Glane», ha asegurado en Twitter el presidente francés, Emmanuel Macron, que ha tildado el acto de «incalificable» y, en un comunicado desde el Elíseo, ha prometido hacer todo lo posible por encontrar a los responsables.

El ministro del Interior, Gérald Darmanin, se refirió también en las redes sociales a estas «inscripciones negacionistas» que tratan de «escupir en la memoria de nuestros mártires».

La pintada, en el centro de la memoria del pueblo

AFP
Oradour-sur-Glane es uno de los lugares más respetados del país por lo que representa la memoria de la barbarie nazi. Allí, las tropas alemanas ordenaron reunir a todos los hombres en diversas granjas donde los fusilaron, para posteriormente agrupar a mujeres y niños en la iglesia del pueblo antes de incendiarla.

Varios autores revisionistas consideran que la ‘leyenda’ de Oradour fue inventada tras la guerra, pero es la primera vez que el lugar aparece mancillado, recuerda Efe.

La localidad, en agosto de 1944

AFP
La mayor parte de la clase política del país ha condenado los actos con firmeza, incluida la líder ultraderechista Marine Le Pen, que asegura que «es hora de apretar las tuercas para acabar con este recrudecimiento de actos que dañan profundamente».

Su padre, fundador del partido que ella heredó, ha sido condenado en varias ocasiones por la justicia francesa por haber negado el holocausto.

La Fiscalía de Limoges ha abierto una investigación.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo