Mundo

Indultos bolivarianos

La historia, en ocasiones, se repite demasiado pronto. La de Venezuela es un permanente «déjà vu». La liberación de presos del régimen es el conejo que Nicolás Maduro se saca de la boina bolivariana, cada vez que la presión externa le sopla en el cogote. También, como ahora, cuando, según sus cálculos, le sirve para alcanzar un objetivo mayor: «blanquear» las elecciones negras de diciembre.

Este semana, más de cien presos políticos recibieron el indulto del presidente más zoquete y con más suerte (para permanecer en el poder) del continente. El año pasado, apenas fueron treinta y pico los elegidos pero la repercusión siempre es mundial. En cierto modo, aunque se conozcan sus cartas marcadas, la jugada le favorece. Logra que se alcen las voces que hablan de diálogo, consenso, paz, esperanza y democracia en una Venezuela podrida de corrupción y carente de derechos para los ciudadanos. Se trata, sencillamente, de un movimiento para convencer a los de afuera (a los de adentro ya los dividió) que las urnas de diciembre estarán limpias, serán justas y, naturalmente, transparentes. Todo mentira.

Los tiranos siglo XXI, como Maduro y su tropa, simulan de este modo ser demócratas. Con la ayuda de otros, en especial cubanos y españoles, perfeccionan la técnica del ordeno, mando y ejecuto. Cometen las mismas aberraciones de sus colegas del siglo XX pero las esconden mejor y justifican como actos en defensa de la soberanía. La coartada más común para los asesinatos es llamarlos suicidios o «accidentes» en discursos eternos, de muchas palabras y contenidos falsos, pero la retórica es parte del plan. Importa y mucho.

Recibir un «indulto» de un sujeto como Nicolás Maduro debe resultar humillante pero el orgullo, no así el pensamiento ni las ideas, es mejor tragárselo si se intercambia por algo parecido a cierta libertad. La vida es una sola y el cementerio, no lo olvidemos, está lleno de héroes. Ojalá el próximo «perdón» del dictador incluya al resto de los presos políticos (356 según el Foro Penal) y a Leopoldo López pero esto, como las elecciones limpias, hoy por hoy es imposible.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo