Mundo

Irán detiene a un famoso músico por cantar con mujeres

Pocas semanas después de conceder una entrevista a la BBC para anunciar su nuevo trabajo discográfico, el músico y compositor iraní Mahdi Rajabian ha sido detenido y acusado de «fomentar la prostitución» por incluir en su grabación voces femeninas. La doctrina del régimen clerical islamista de Irán prohíbe a las mujeres no solo mostrar en público su cabello sino también la voz.

Fue el propio Rajabian el que esta semana denunció a la emisora británica su detención y puesta en libertad bajo fianza hasta el día en que se celebre la vista contra él. Mahdi Rajabian, de 31 años, que ha pasado por la cárcel ya en dos ocasiones anteriores por su trabajo musical, fue detenido por la Policía hace dos semanas en la ciudad de Sari, en el norte de Irán. El magistrado le acusó formalmente de contravenir las normas del régimen con su música –que presuntamente «critica al régimen, lo sagrado, y fomenta la prostitución» por incluir voces femeninas–, aunque dos semanas después el juez le concedió la fianza por presión de los familiares. Rajabian tiene prohibida toda actividad musical hasta que se celebre el juicio.

Irán, que lleva meses desplegando una actividad de seducción diplomática con Europa para sortear las sanciones de la Administración Trump, no ha suavizado ni un ápice las aristas de su política de derechos humanos. La detención de Rajabian se enmarca en la campaña de represión interna contra disidentes civiles, que exigen al régimen de los ayatolás libertad de expresión e igualdad entre hombres y mujeres.

Desde el triunfo de la revolución jomeinista en 1979, la música ha sido uno de los enemigos declarados del nuevo sistema islamista. Una de las primeras medidas del ayatolá Jomeini al llegar al poder fue prohibir la música en la radio y la TV, alegando que convertía «el cerebro humano en algo inactivo y frívolo». Desde entonces, solo se retransmite música religiosa o revolucionaria, aunque desde el año 2000 ha proliferado gracias a internet todo tipo de música en locales cerrados frecuentados por los jóvenes.

El argumento jomeinista contra la voz femenina en la música es solo similar al «empírico» utilizado para el cabello. En 1981, el presidente Bani Sadr reafirmó no solo la prescripción de portar el velo para toda mujer –tal como establece la tradición islámica desde Mahoma– sino sus «fundamentos científicos». Según Sadr, está empíricamente demostrado que el cabello de la mujer emite unos rayos que excitan los deseos sexuales del hombre y le incitan a pecar.

Respecto a la música, Irán permite a las mujeres cantar solo si lo hacen en coro y ante un auditorio femenino, y con autorización oficial. Está terminantemente prohibido cantar para un público masculino.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo