Política

JxCat echa a cinco consejeros municipales en Barcelona por permanecer fieles al PDECat

Elsa Artadi envió este viernes, poco antes de la una de la tarde, un mensaje de Whatsapp a cinco consejeros municipales del grupo de Junts per Catalunya en Barcelona. La jefa de filas de los posconvergentes en el consistorio les informaba de que a la vista “de las decisiones tomadas”, había que actualizar los chats de Whatsapp de JxCat. Y les avisaba por si querían hacer “un mensaje de despedida a los compañeros”.  Se consumaba una nueva baja forzosa en la pugna con el PDECat.

Poco después de que Artadi enviara el mensaje, cinco concejales de distrito que han preferido mantenerse fieles al PDECat y no abrazar la opción de JxCat abandonaron el chat de los consejeros municipales que lograron plaza tras las elecciones del 2019. Y así se consumó oficiosamente -las destituciones serán oficiales el lunes- la salida de los cinco representantes. Tres son de Gràcia, Sílvia Manzano, Sílvia Mayor y Xavier Farrés; una de Sant Andreu, Anna Satorra, y una de Sarrià, Montse Martín. Han perdido la plaza por no pasarse al bando de Carles Puigdemont en la pugna entre opciones posconvergentes, resumiendo la situación.

“El proyecto de Joaquim Forn”

Aunque no es exactamente eso lo que Artadi les reprochó el jueves al final de la tarde a los tres consejeros de Gràcia, que fueron citados en la plaza de Sant Jaume para ser informados de su destitución, en una reunión en la que también estaba Ferran Mascarell, concejal adscrito a ese distrito. Artadi les dijo que el de JxCat era “el proyecto de Joaquim Forn”, por el cabeza de lista de la candidatura, en prisión por la causa del Procés. Y les comunicó que al no participar de este, por querer seguir en el PDECat, perdían su plaza.
En la reunión con Satorra, además de Artadi también estaba Neus Munté, concejal adscrita a Sant Andreu. No fue posible el encuentro con Martín, por estar la consejera fuera de la ciudad. Fuentes de JxCat explican que el concejal adscrito a Sarrià Jordi Martí Galbís le comunicó su destitución. 

“Es cierto que lo esperábamos”, dice Sílvia Manzano, una de las consejeras destituidas, que es presidenta del PDECat de Gràcia desde hace una semana. “Pero pensábamos que si el proyecto por Barcelona era el mismo podíamos trabajar juntos”, añade. Su sensación, afirma, es que en este tema pesa muy poco la ciudad y más otros intereses políticos. “Le dijimos a Artadi que nos quedamos en el PDECat porque creemos en nuestros principios. Mucha gente se ha ido porque su trabajo depende de este. Nosotros ya tenemos nuestros empleos”. Manzano es charcutera en el mercado de Lesseps.

“Purga” en “viernes 13”

El presidente del PDECat en Barcelona, Genís Boadella, ha denunciado las expulsiones aludiendo a la fecha de hoy: “Junts per Catalunya nos ha obsequiado con una nueva versión de la película ‘Viernes 13. El terror, el miedo político, la purga, se aplican en Barcelona”. Boadella ha comparado el episodio con la “purga política” que el PDECat apreció en la destitución de Àngels Chacón como ‘consellera’ de Empresa.

La expulsión de consejeros municipales no es una decisión que se tome a menudo. Por ejemplo, Junts per Catalunya optó por no echar a Joan Figuerola Borràs, consejero municipal en Sarrià-Sant Gervasi, después de que trascendiera que vivió 27 años en un edificio de titularidad municipal sin pagar el alquiler y sin avisar de que el consistorio no lo estaba reclamando. De hecho, Figuerola volvió a optar al cargo. No logró los votos para repetir.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Política