La Autoridad Fiscal cuestiona los Presupuestos ante la evolución de la pandemia

La presidenta de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), Cristina Herrero, ha advertido este jueves ante el Congreso de que las previsiones que maneja el Gobierno para sus Presupuestos Generales del Estado de 2021 solamente encajan en el escenario más optimista. Pero que, vista la evolución de la pandemia y la economía en las últimas semanas, esas perspectivas se aproximarán a las previsiones más negativas. Herrero ha señalado que las previsiones sobre las que se configuran las cuentas públicas «descansan en supuestos que, desgraciadamente, parecen más lejanos».

Este escenario más positivo vendría «avalado por el comportamiento del tercer trimestre de la economía» tras la desescalada, pasaría por una situación sanitaria «más o menos controlada», con una reducción de las restricciones y «cierta campaña de Navidad», así como la aparición de un tratamiento o vacuna este mismo año para la contención del virus. El escenario central que maneja la AIReF contempla un desplome del PIB para este año 2020 del 11,2% y una recuperación entre el 3,8% y el 7,3%, con un escenario central del 5,5%, «claramente insuficiente para recuperar las pérdidas del ejercicio anterior». El Ejecutivo preveía en las cuentas públicas una subida del PIB superior al 7% para 2021.

Sin embargo, estos supuestos no contemplan el impacto del plan de recuperación que prepara el Gobierno, que aún presenta «incógnitas», ha señalado –«No se conocen proyectos ni medidas concretas»– y que, en todo caso, Herrero le concede la posibilidad de elevar en 2,7 puntos porcentuales el crecimiento de la economía el próximo año. En ese caso, la economía podría aumentar hasta el 10% en 2021, con un contexto central del 8,2% que, ha señalado, seguiría encontrándose dos puntos por debajo de las formulaciones elaboradas por el Ejecutivo.

Se trata del segundo jarro de agua fría que recibe el Ministerio de Hacienda en el Congreso, donde la semana pasada presentó el proyecto de Presupuestos. Ayer mismo, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, atacaba todos los frentes de los Presupuestos para 2021. Sobre todo porque están asentados sobre unas perspectivas que no se ciñen a la realidad actual. «La intensidad de la recuperación ha ido perdiendo impulso» por el repunte de los contagios y las medidas restrictivas. Sus perspectivas apuntan ahora al peor escenario previsto, con un retroceso del PIB superior al 12,6% para 2020. Hernández de Cos atisba un «cierto estancamiento» del empleo, al recuperarse cada vez de forma más lenta.

Con toda esta realidad, anticipa que «los riesgos están sesgados a la baja y el nivel de incertidumbre es muy alto». De hecho, ha indicado que «no se pueden descartar impactos muy acusados y abruptos» en los próximos meses. Prevé que el Ejecutivo deberá aplicar «medidas adicionales» como los ERTE y otro tipo de apoyos, extendiéndose en el tiempo, pero más «focalizados».

El gobernador también se mostró opuesto a dos de las grandes medidas incluidas en esas cuentas públicas: la revalorización de las pensiones y la subida del sueldo de los funcionarios en un 0,9% en ambos casos, como había anunciado el Gobierno. El supervisor avisa de que existen «riesgos de desviación» en todas las previsiones incluidas en las cuentas públicas del próximo año. Y que la recuperación no será lo suficientemente fuerte como para poner en marcha estas medidas que afectan a 12 millones de ciudadanos (más de nueve millones de pensionistas y otros 2,5 millones de funcionarios).

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

Los comentarios están cerrados.