Economía

La caída de las ventas de las grandes empresas abandona el doble dígito

En la evolución de las cifras de las grandes empresas que dio a conocer ayer la Agencia Tributaria hay una parte buena y otra algo peor. Entre la información más favorable, que la caída interanual de sus ventas se relaja:tras descensos de dos dígitos entre marzo y junio (incluso de un 32,6% en abril y del 23,3% en mayo), en julio el retroceso se limitó a un 7,1% respecto al mismo periodo de 2019. El de julio fue el primer mes en que la actividad no se vio afectada por el estado de alarma, que se levantó el 21 de junio.

Las ventas interiores se comportaron algo mejor que las exportaciones: así, las primeras bajaron un 6,6% respecto al mismo mes de 2019; mientras que las segundas cayeron un 8,8%. Aunque en las exportaciones hay que diferenciar entre las que tienen como destino a otros países de la Unión Europea, que limitaron su retroceso al 1,4% en julio, frente al resto de ventas al exterior, que aún cayeron un 16,2%.

Entre las ventas efectuadas dentro de España, las que registraron un peor comportamiento fueron las destinadas al consumo, con una caída del 8,5%, superior a la del mes de junio, cuando bajaron un 8,1%. Pero las compras de bienes de capital pasaron a terreno positivo, al crecer un 0,3%, gracias a la aportación de los bienes de equipo y software, cuyas ventas fueron un 3,5% superiores a las de julio del año pasado.

Hay una parte algo menos favorable, que puede entrar dentro de lo normal, y es que el ritmo de mejora va perdiendo fuerza: en comparación con las de junio, las ventas rebotaron un 7,1%, frente a las subidas de un 12,9% de junio y del 13,8% en mayo en comparación a sus respectivos meses previos. Además, en este 2020, hasta julio, la caída de las ventas es de un 12,5% respecto a los niveles del mismo periodo de 2019.

En cuanto al empleo de las grandes empresas, el número de asalariados era en julio de 2020 un 6,2% inferior al del mismo mes del año anterior, lo que compara bien con el descenso del 8,9% interanual que mostraba junio. La recuperación del empleo es paralela, por tanto, a la que registran las ventas. Aunque los ERTE favorecen que la reducción de puestos de trabajo en el acumulado del año se limite a un 5,5%, menos de la mitad que la de la facturación.

La reducción del número de trabajadores en ERTE también ha hecho posible que, por segundo mes consecutivo, la retribución media haya subido un 0,2%. Aunque esta cifra está muy por debajo de los meses pre-pandemia: en febrero, el incremento interanual fue de un 0,9%.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía