Mundo

La diputada acusada de matar al marido con ayuda de sus hijos mantiene en vilo a Brasil

La diputada y pastora evangélica brasileña Flordelis de Souza está libre, respaldada por la inmunidad parlamentaria, pese a haber sido acusada de homicidio triplemente calificado. Flordelis habría mandado matar al marido, Anderson de Carmo, también pastor, que fue su hijo adoptivo, y responsable con ella por los 55 niños y adolescentes que adoptaron en una celebrada obra de caridad, una historia que fue parar al cine.

El crimen ocurrió hace un año, en la ciudad de Niteroi, vecina a Río de Janeiro, pero el llanto de Flordelis, la madre ejemplar de tantos hijos, admirada por su generosidad y filantropía, despistó a los investigadores y a la mayoría de las personas que la admiraban.

Flordelis, que era aliada política del presidente
Jair Bolsonaro
, era una personalidad querida y reconocida, inspiración incluso de una película con su nombre, que tenía en el elenco a famosos actores de las telenovelas de Globo, ahora avergonzados por haber representado su historia. El director de la película, Marco Antonio Ferraz, declaró que está arrepentido por esa producción. Los actores, admiradores de la pastora, habían donado sus honorarios a la obra social de Flordelis.

Nacida en una favela de Río de Janeiro, Flordelis se volvió famosa al adoptar tantos niños. Llegó a tener 100 viviendo con ella. En 1993 se casó con Anderson, que había adoptado adolescente y que también fue enamorado de su hija Simone, ahora una de las acusadas de asesinarlo. En 2018, Flordelis fue electa diputada federal, como la mujer más votada del estado de Río de Janeiro, con más de 196.000 votos. Sus discos de música gospel ya vendieron más de 100.000 copias.

Un año de investigaciones
La Policía, que la semana pasada detuvo a seis de sus hijos y a la nieta de Flordelis, no pudo darle voz de prisión a la diputada, protegida por el cargo, una situación que ha expuesto la distorsión de la norma del legislativo, que sólo permite encarcelar a congresistas in fraganti o después que proceso transite en todas las instancias judiciales.

Ahora se sabe que Flordelis trató de matar al marido a lo largo de meses, con el apoyo de algunos de sus hijos, los más cercanos, colocándole dosis de arsénico en los alimentos, que lo dejaban mal y lo llevaban al hospital, sin que la causa fuese identificada. Según la policía de Río de Janeiro, el suministro de veneno comenzó en mayo de 2018.

Al sobrevivir al envenenamiento, Flordelis habría convencido a siete de sus hijos, que lo mataron en junio del año pasado, con más de 30 tiros varios de ellos en los testículos, en el garaje de su casa, haciendo con que pareciese un robo.

La sospecha de los investigadores es que el autor material fue el hijastro de Anderson, Flávio dos Santos Rodrigues, y el arma podría haber sido comprada por uno de sus hijos adoptivos, Lucas César dos Santos. Además de la diputada y sus hijos, la nieta de la pareja, un expolicía militar y su esposa, también habrían participado del crimen.

Un día después del crimen, el 17 de junio de 2019, Flávio dos Santos, hijo biológico de la pastora fue detenido en el funeral de su padrastro, bajo acusación de violencia doméstica, pero quedó preso cuando se encontró el arma del crimen en su habitación, en la casa donde vivía con la pareja. El mismo día, fue arrestado Lucas dos Santos Souza, hijo adoptivo de la pareja, acusado de comprar la pistola usada en el crimen.

Congresistas avergonzados
El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, declaró que se respetará el derecho de defensa de la diputada, «aunque sea un caso muy serio y muy vergonzoso para todos». Según Maia, el Congreso tiene prisa para darle solución al caso de Flordelis, respetando los plazos legales para retirarle la inmunidad parlamentaria, caso no consiga defenderse.

Flordelis ahora es acusada de mandar matar al marido por motivo torpe, cruel, sin posibilidad de defensa, intento de homicidio, asociación criminal, uso de documento falso y falsedad ideológica. La pastora habría contado con el apoyo de cinco de sus hijos, entre ellos, tres biológicos, de una relación anterior.

En una rueda de prensa, el fiscal Sérgio Luiz Lopes Pereira, afirmó que Flordelis le dijo a uno de sus hijos que no podía divorciarse de Anderson, para no «violentar el nombre de Dios». La diputada niega todas las acusaciones. Su abogado Anderson Rollemberg asegura que el resultado de la investigación es un «gran error».

Los motivos, según la Policía, serían que Anderson, 16 años más joven que la diputada, había tomado el control financiero de Flordelis, que antes de la relación de pareja había sido su madre adoptiva. Anderson manejaba todos los ingresos de las actividades de Flordelis como diputada, pastora y cantante gospel, y ella y sus hijos no concordaban con la situación.
Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Mundo