Economía

La economía alemana cae un 9,7% en el segundo trimestre, menos de lo previsto

Las empresas alemanas miran de nuevo con más optimismo al futuro, pese a la pandemia de coronavirus que afecta tanto a la producción como a las exportaciones germanas, fundamentales para la economía del país. El índice de confianza empresarial del Instituto «ifo» ha aumentado este mes de agosto hasta los 92,6 puntos, frente a los 90,5 del pasado julio, superando incluso en medio punto las previsiones de los analistas económicos, que esperaban como mucho una subida hasta los 92,1 puntos. «La economía alemana se encuentra en fase de recuperación», subrayó hoy Clemens Fuest, presidente del «ifo», el Instituto Leibnitz de Estudios Económicos de la Universidad de Múnich. Los 9.000 directivos de todos los sectores económicos alemanes que mensualmente responden a la encuesta del citado instituto consideran que sus perspectivas de negocio y su situación empresarial están mejorando, destacó Fuest, quien comentó que el citado índice sube ya por cuarto mes consecutivo. El índice de confianza empresarial toco fondo en abril pasado, en el momento de las mayores restricciones para combatir la epidemia de Covid-19, cuando cayó hasta los 74,3 puntos, un bajón sin precedentes y de carácter histórico.

«Hay mucha esperanza en la economía alemana de que la recuperación continúe», señaló a su vez Klaus Wohlrabe, analista del «ifo», quien advirtió, sin embargo, de que esa recuperación es frágil. «Todavía no hemos alcanzado los niveles previos a la crisis. La segunda oleada de infecciones de coronavirus indica que aún no la hemos superado», dijo Wohlrabe. Alexander Krüger, economista jefe del banco Lampe, se mostró más pesimista al destacar que, pese a la mejoría, la mala valoración del clima de negocios actual es una advertencia coyuntural, ya que «mantiene elevada la preocupación de que se produzca una fuerte ola de insolvencias». Así, una buena parte de las empresas industriales consultadas por el «ifo» consideran mala su situación económica en estos momentos. Aunque este no es el caso de la industria manufacturera, que mira con optimismo al futuro. «Las carteras de pedidos vuelven a llenarse», señalaron en el instituto muniqués.

La recuperación económica se está produciendo tras un inédito descalabro coyuntural la pasada primavera. El producto interior bruto de Alemania se contrajo en el segundo trimestre de 2020 en comparación con el primero un 9,7%, según anunció este martes el Instituto Federal de Estadística (Destatis). La contracción ha sido, sin embargo, menor de lo calculado inicialmente por la institución pública con sede en Wiesbaden, que hace unas semanas hablaba de una caída del PIB del 10,1% para el segundo semestre de 2020. Se trata de la mayor contracción de la economía alemana desde que los cálculos trimestrales comenzaran a realizarse en 1970. Las medidas para afrontar la pandemia paralizaron amplios sectores de la economía alemana. Comercios, hoteles y restaurantes tuvieron que cerrar sus puertas, así como muchas fábricas, recintos feriales, centros de conferencias y locales musicales. Y retrocedieron apreciablemente el comercio exterior, las inversiones de las empresas y el consumo privado.

Si se consigue controlar y contener una segunda ola de infecciones de Covid-19, los analistas económicos esperan que la coyuntura mejore en la segunda mitad del año y el PIB pueda incluso aumentar ligeramente. La recesión por el coronavirus ha provocado además un gran agujero en los presupuestos públicos. El estado federal, los 16 estados federados, los ayuntamientos y la seguridad social registraron en el primer semestre de este año un déficit de 51.600 millones de euros, señalaron desde Destatis en base a datos provisionales. En el mismo semestre de 2019 se había obtenido un superávit de 46.500 millones de euros. El déficit acumulado en la primera mitad del año supone el 3,2% del PIB alemán. Los expertos de Wiesbaden destacaron que por primera vez desde 2010 los ingresos públicos retrocedieron en 2020 en la comparación interanual. Después de ocho años seguidos de superávits presupuestarios en Alemania, el Bundesbank, el banco central germano, calcula que en 2020 este país cerrará su balance con un déficit que rondará el 7%. «Los ingresos fiscales se hunden mientras el gasto público no solo continúa, sino que en parte, como en el caso del seguro de desempleo, aumenta con fuerza debido a la crisis», señalaron desde la central del Bundesbank en Fráncfort.

Ir al artículo fuente

¿Cuál es tu reacción?

Emocionado
0
Feliz
0
Enamorado
0
No estoy seguro
0
Gracioso
0

You may also like

Los comentarios están cerrados.

Más en:Economía